Telefónica: el lado sombrío de una transnacional


Omar Pérez Salomón

En la III Cumbre Empresarial Unión Europea-América Latina y el Caribe, celebrada en mayo pasado, el presidente de Telefónica de España, César Alierta, dijo que su empresa ha invertido 100 mil millones de euros en América Latina; sin embargo, no menciona la cantidad extraída de este continente y tampoco su propia participación en el selecto Club de Bilderberg.

Pura hipocresía cuando expresa que “esta operadora de Telecomunicaciones contribuye al desarrollo económico, social y cultural de los países en que está presente, mejorando la calidad de vida y fomentando la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos”. Más bien debería decirse que Telefónica simboliza el intento de reconquista española en América Latina, donde tiene participación accionaria en varios países de Sur y Centroamérica, con beneficios de varios miles de millones de euros anualmente.

En medio de la crisis que sacude a España, Telefónica busca resguardo en Latinoamérica, produciéndose una transferencia neta de recursos hacia el vetusto colonizador y una descapitalización incesante de los países de la tierra de Bolívar, los cuales ayudan a soportar, en no poca medida, la crisis española.

Esta transnacional de las telecomunicaciones se ha visto involucrada en despidos de trabajadores de sus filiales, con el pretexto de la fuerte crisis económica, prácticas monopolísticas y de apoyo a gobiernos impopulares, incrementos de tarifas, implicación en  espionaje -telefónico como es el caso de Perú- y utilización de tecnologías obsoletas procedentes, en su mayor parte, de la metrópoli.

Según el sitio Móvilsur, la adquisición del 50% de la firma brasileña Vivo impulsó los resultados de la compañía española y ha sentado las bases para que Latinoamérica siga aumentando su peso en el grupo en los próximos años.

De su participación en el Club Bilderberg se conoce muy poco; pero la asistencia de su presidente como invitado en la cita del 2010 en el  poblado de Sitges, en Barcelona, España, no deja dudas de que Telefónica forma parte del “poder en las sombras”, fenómeno definido por el Coordinador de Izquierda Unida, Cayo Lara, de la siguiente forma: “Estamos en el mundo al revés; las democracias controladas, tuteladas y presionadas por las dictaduras de los poderes financieros”.

En la cita hispana, el Presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañó unas horas a los participantes, hablándoles sobre los planes anticrisis de España y tratando de generar confianza en los mercados y en los inversores internacionales. De seguro los temas discutidos giraron en torno a cómo salvar al enfermo sistema capitalista y continuar enriqueciéndose en detrimento de los países subdesarrollados. Y en este objetivo, Telefónica afina sus métodos para extender sus tentáculos sobre los países de Bolívar y Martí.

Artículos relacionados en La pupila insomne:

About these ads

Acerca de Iroel Sánchez

(Santa Clara, Cuba, 1964) . Editor del blog "La pupila insomne".
Esta entrada fue publicada en España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s