Las profecías incumplidas


Iroel Sánchez

El 17 de enero de 2007 el diario español El País editorializaba sobre la situación en Cuba. Refiriéndose a Fidel con estas palabras: “Todos esperan que fallezca, aunque políticamente ya ha fallecido”, el cotidiano ibérico  lanzaba su profecía acerca de lo que ocurriría en la isla antillana: “Antes o después tendrá que ser un proceso que conduzca a una transición económica, social y democrática”.

Luego de vivir los sucesos de estos días, que pudiéramos resumir en dos líneas fundamentales: la intensa actividad política del líder histórico de la Revolución, y los pronunciamientos de la dirección del gobierno revolucionario –en el acto del 26 de julio y en la sesión del parlamento- ratificando el rumbo socialista de los cambios “estructurales y de concepto” para actualizar el modelo económico cubano, cualquiera pensaría que el  oráculo de Madrid se encuentra en una posición algo incómoda porque Fidel, como Yayabo, “está en la calle”, y la “transición” precisamente por ser social y democrática no es para donde ellos decían. En justicia, se puede alegar en su defensa que los de El País – aunque destacan por su repugnante y manipulador entusiasmo funerario (“todos esperan”) que pinta a los cubanos como una especie de masa necrofílica-  no son los únicos equivocados en la adivinación y si ellos, y prácticamente todos sus colegas, han errado tan de medio a medio, no lo han hecho para tratar de predecirnos el engañoso futuro que quieren para nosotros sino para empujarnos hacia él.

Cartel del filme Macbeth, de Roman Polanski

El País, junto al coro de la llamada gran prensa occidental, ha repetido hasta  el cansancio una serie de pronósticos que -como la profecía hecha a Macbeth- debían presionar desde fuera, y, sobre todo, provocar, desde dentro de Cuba, el ambiente para su autocumplimiento. Así, decretaron el fallecimiento político de Fidel; anticiparon la aplicación de fórmulas capitalistas para encauzar la economía cubana, la apertura de espacios para una contrarrevolución fabricada desde el exterior y la lucha de tendencias dentro de la dirección revolucionaria, no porque tengan alguna evidencia sobre ello, sino porque  es lo que sus patrones desean que suceda y con tal de construir esas corrientes de opinión sacan de contexto las declaraciones de un reconocido intelectual, las colocan junto a un connotado contrarrevolucionario y amplifican el editorial de una revista sin lectores, para dictar al socialismo una sentencia mucho más ajustada al capitalismo  -sufrido más que disfrutado por la mayoría absoluta de los ciudadanos de este  mundo- que a la realidad cubana: “No hay discurso ni ideología que pueda defender o justificar fórmulas económicas y sociales cuya ineficacia ha sido largamente demostrada e innecesariamente padecida”. Preguntémosle por la ineficacia “largamente demostrada e innecesariamente padecida” a los que mueren sin conocer un vaso de leche mientras se botan millones de litros para mantener los precios, o a los que en el país más rico del mundo no tienen garantía de seguro médico. Cercar al socialismo, agredirlo, obligarlo a gastar enormes recursos en su defensa y después acusarlo de ineficaz es la materia prima con que la política imperialista alimenta su maquinaria de propaganda para desacreditar las alternativas y vender al capitalismo como la única vida posible, y ahí están los corresponsales extranjeros en Cuba para dar testimonio.

Pero por fortuna no sólo ellos dan testimonio, hace pocas semanas se exhibió en Cuba el inquietante filme The ghost writer de Roman Polanski. A diferencia de las historias hollywoodenses, donde la verdad siempre triunfa y el “cuarto poder” impone su “ética” a través de un periodista audaz y triunfador, en “El escritor” la verdad queda sepultada y el redactor paga con su vida el intento de contarla.  Coincidentemente, a Polanski le debemos la que es quizás la mejor versión cinematográfica de “Macbeth”. “El escritor” y “Macbeth”: la búsqueda de la verdad y la profecía autocumplida, dos de los eternos temas shakesperianos, y seguramente también dos buenas reflexiones para algunos de los corresponsales extranjeros acreditados en La Habana; que las disfruten en lo que los cubanos nos dedicamos a resolver nuestros problemas, para nada sencillos, como erróneamente pudieron parecerle a algún lector de los editoriales madrileños hace tres años y medio.

3 pensamientos en “Las profecías incumplidas

  1. Lo de los medios de comunicacion masivos no es nada nuevo, el problema es que el comun de las personas no busca distintas opiniones y fuentes, el massmedia triunfa para mal de todos.
    Aunque simpatice con el regimen cubano, no lo comparto al 100% y lo veo muy criticable, pere criticable siempre desde una vision, digamos, no capitalista si no una critica socialista. Realmente pienso que en 50 años podian haber avanzado mucho mas en el socialismo.
    Los massmedia y las “democracias” occidentales no hacen mas que ser unos hipocritas interesados al hablar de Cuba.
    Lo que siempre, hasta desde pequeño, me he preguntado, es por qué un pais tan pequeño les molesta tanto?!

  2. Cuba representa la piedra en el zapato para el imperio, el problema principal de cuba se llama EUA, el segundo es la necesidad de hacer cambios en su economía, el intentar una economía MIXTA, planificada y bajo control en todas las empresas estratégicas que deben estar bajo control del estado, las que utiliza el capitalismo para controlar y mediatizar a los pueblos “La TV” cuyo uso debe balancearse entre educativo, informativo, y “entretenimiento”, los maestros de pre-primaria, primaria, secundaria y preparatoria en los paises capitalistas se quejan de la enorme competencia de los medios que desinforman y hacen perder el tiempo a los jóvenes y provoca la NORME INCIDENCIA DE SOBREPESO Y GORDURA U OBESIDAD MÓRBIDA que padecen EUA y su vecino México, especialmente preocupante la infantil y juvenil, y si hacemos un estudio de sobrepeso y obesidad desde el abandono de la economía mixta por un capitalismo salvaje que prometió mucho y no cumplió nada, donde se permitió todo “dejar hacer-dejar pasar”- LA DESREGULACIÓN SOCIAL que en México desemboca en la Guerra de Calderón o guerra del Narco que lleva ya entre 27000 y 30000 muertos, siguiendo una política suicida que ante el retiro del gobierno según Milton Friedman el narco protegía el país de las mafias siciliana, coreana, china, rusa etc, el gobierno pelele de Calderón ha llegado al grado de dejar actuar a las agencias norteamericanas en territorio mexicano, lo que llevará a enfrentamientos directos entre las mafias mexicanas y los gringos, sólo que a la agudización de la crisis y el desmantelamiento de sindicatos antíguos y combativos como los de mineros y electricistas se espera una agudización de la guerra sucia y de intervención norteamericana, sólo que ahora los gringos no tienen a donde correr, es ridículo que 1500 soldados de la guardia nacional puedan controlar 3000 km de frontera común y en la guerra civil que se avecina en México, la intervención de EUA, sólo llevará una violencia extrema dentro de EUA y ahí de nada sirven sus bombas nucleares ni sus aviones furtivos o los aviones sin piloto, si empieza la lucha en MÉXICO entre mexicanos, asunto doméstico de hace 200 años y los gringos se meten como creo lo harán, aquí no les van a servir sus técnicas usadas en otras partes, puesto que México es en su mayoría mestizo y está mejor adaptado y es mucho mas resistente, violento y vengativo que el gringo, la mitad indígena del mexicano lleva allí más de unos 11000 años y las ruinas y altares de sacrificios demuestran su disposición genética a la violencia extrema y sacrificios humanos, ya hay quien está preparando salzas para sazonar gringo en barbacoa o en birria, mientras más manden mas comida para el hambriento.
    Cuba no tiene problemas apreciables de sobrepeso y obesidad mórbida como EUA y México, con un estudio profundo se dmuestra que el bien más importante “LA SALUD” ESTÁ INFINITAMENTE MEJOR EN CUBA QUE EN EL IMPERIO, LO MISMO DE LA CULTURA. Sólo requiere cambios económicos como acercarse a una economía mixta sin abandonar los principios.

  3. Por que en vez de una “economia mixta” no se concluye la tarea que empezo hace 50 años? La revolucion!! Entregar el poder al pueblo, las tierras y los medios de produccion, ese deberia ser el objetivo y no la estatificacion de la economia si no se podria acabar en un capitalismo de estado, algo tampoco nada deseable, creo yo. Lo que debe ser el objetivo de todo movimiento socialista, la acracia! que parece que se ha olvidado que el fin ultimo del comunismo es la desaparicion del estado!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.