¿Para quién trabajan los “asesores”? (Parte I)


Iroel Sánchez

Joaquín Villalobos

Dos veces surgió la palabra “asesor” en la conversación que sostuviera Fidel con periodistas venezolanos, el domingo 8 de agosto. Los nombres de Joaquín Villalobos y Felipe González, ex Comandante de la guerrilla salvadoreña y ex Secretario General del Partido Socialista Obrero Español, respectivamente, fueron los que afloraron lateralmente durante el diálogo. Y no podía ser de otro modo, dado que el objetivo central de dicha entrevista era continuar movilizando a la opinión pública ante los peligros de que se desate una guerra nuclear.

Sobre el salvadoreño, afirmó el líder histórico de la Revolución Cubana: “Me acordaba mucho de Tarek William Saab, de allá de Anzoátegui, que venía, que estuvo en Paquistán, que visitó nuestra brigada, y había leído con indignación cómo se quejaba de que los yanquis le habían enviado a Villalobos, que estudió en la Universidad de Oxford, era el revolucionario. Todo eso se asocia con la muerte de un poeta, un gran poeta allá, que cuando lo acusaban de eso a uno le parecía calumnias, mentiras de las tantas que dicen”, para añadir más adelante: “no era poco mi asombro cuando vi que le estaban enviando a Venezuela, a la Revolución Venezolana, a un gobernador de uno de los estados más ricos de Venezuela, un asesor para que le dijera cómo había que gobernar”.

En su libro autobiográfico –recién publicado en Cuba- Con sueños se escribe la vida, el actual vicepresidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén (Comandante Leonel del FMLN) se refiere con dolor al asesinato del poeta Roque Dalton, el 10 de mayo de 1975. Cuenta Sánchez Cerén: “El gran poeta tenía la visión no militarista de construir un gran movimiento popular y fue de los que impulsó en el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) la necesidad de levantar un frente de masas, de este modo chocaba con quienes defendían la necesidad de un enfoque militarista dentro del ERP. En las FPL (Fuerzas Populares de Liberación Farabundo Martí) se valoraba que fue el grupo dirigido por Joaquín Villalobos el que se enfrentó con el pensamiento de Roque y eso llevó a que  dentro del ERP consideraran incorrecta y desviada la posición del poeta, y como todos aquellos que no compartían la visión militarista fue objeto de persecución y asesinato […] no podíamos comprender ni concebir que las diferencias de ideas se resolvieran por la vía de ajusticiar a aquellas personas que pensaban de otra manera”. Uno de los hijos de Roque Dalton, en recientes declaraciones a un periódico mexicano afirma que “Joaquín Villalobos no es solamente el asesino de mi padre, sino quien levantó la mano a la hora de decidir su asesinato y participó en la ejecución del mismo”.

Terminada la guerra en su país, lejos de laborar en la reconstrucción, Villalobos recibió una beca en Oxford –como menciona Fidel- y con  ese aval es hoy “experto en la solución de conflictos internacionales” y ha asesorado a gobiernos de derecha en México, Colombia y El Salvador en “temas de seguridad”. De acuerdo con su trayectoria de asesino y cómplice de la represión a los movimientos populares, el ex guerrillero aparece habitualmente en el diario español El País, atacando los procesos revolucionarios en América Latina, especialmente a Cuba y Venezuela. Su opinión, publicada en ese periódico, sobre el golpe militar en Honduras es una joya: “El Gobierno de facto representa a una sociedad asustada, no es ni una dictadura real, ni una dictadura potencial.”

El centro de la intriga que Villalobos tejió contra el autor de Taberna y otros lugares, se basaba en acusarlo de ser agente de la CIA. Al cabo de treinta y cinco años, pocos han contribuido  mejor a los objetivos de la agencia norteamericana en América Latina que el extremista de 1975. El fracasado intento de insertarlo en una posición relevante dentro de un país aliado estratégico de Cuba, como Venezuela, no hace sino transparentar ese curriculum.

Por otra parte, el asesorado de Felipe González era nada menos que Mijáil Gorbachov, presidente de la Unión Soviética. González fue mejor recibido en la URSS que Villalobos en la Venezuela bolivariana: “y decía Gorbachov en una de las cartas que lo había visitado Felipe González; bueno, me pintaba a Felipe como el non plus ultra de los socialistas. Yo lo siento mucho, pero yo no pienso así. Y decía:¨ Viene a asesorarnos sobre lo que debemos hacer.¨”, recuerda Fidel.

Leer parte II

2 pensamientos en “¿Para quién trabajan los “asesores”? (Parte I)

  1. Pingback: Felipe González Márquez, puede haber sido reclutado por La CIA en su juventud | Escandalera

  2. Pingback: Per chi lavorano i consiglieri? (Parte I) | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s