La oligarquía mexicana y el trabajo de Sísifo


Iroel Sánchez
Sísifo en el Averno, por Franz von Stuck

Sísifo en el Averno, por Franz von Stuck

Cuenta la mitología griega que Sísifo, por avaro y mentiroso, fue  condenado en el Hades a subir eternamente una enorme piedra hasta la cima de una montaña. En un ciclo infinito, la mole terminaba resbalando cuando el hombre estaba a punto de culminar su tarea, llevando al castigado Sísifo a recomenzar su interminable esfuerzo desde el punto más bajo.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, acaba de quejarse ante algunos de los coordinadores parlamentarios mexicanos de que “Estados Unidos no ha hecho un esfuerzo significativo en reducir las adicciones –por más buena voluntad que pueda tener el presidente Obama– y tampoco para controlar la venta de armamento, lo que provoca lo mismo un conflicto en un país pobre de África, que lucro con la situación que se vive en México, porque para ellos es negocio venderles armas a los criminales”.

Grave ha de ser la situación cuando un representante de la élite mexicana, tan cuidadosa de sus relaciones con el poderoso vecino, lanza semejante acusación. Asesorado en su estrategia contra el narcotráfico por personajes como Joaquín Villalobos, el inquilino de Los Pinos intenta una tarea al estilo de la asignada a Sísifo. Al pretender ignorar las causas estructurales, profundamente enlazadas con las transformaciones operadas en México  en su alianza con Estados Unidos y su viaje entusiasta al neoliberalismo, resulta imposible enfrentar exitosamente un problema que cuesta al pueblo mexicano -sexenio tras sexenio- tanto o más que una guerra civil.

Si el gobierno de Felipe Calderón hubiera estudiado con un poco de humildad el acercamiento detallado que hiciera recientemente Fidel a los libros de Andrés Manuel López Obrador y Daniel Estulin – La mafia que se adueñó de México y el 2012y Los secretos del Club Bilderberg, respectivamente- estaría en mejores condiciones de comprender un fenómeno tan complejo. Se enteraría, por ejemplo, de que lejos de combatir las adicciones, los círculos de poder norteamericanos han estimulado entre los sectores jóvenes de ese país el consumo de drogas y la enajenación consumista desde los años sesenta, con el objetivo de desmovilizarlos políticamente.

Pero la ignorancia –que lleva a Calderón a pedir peras al olmo- no exime de responsabilidad. Fue la oligarquía mexicana la que decidió entregar el país a Estados Unidos y para hacerlo han acudido sin escrúpulos a la mentira y el fraude. En un ciclo perverso, con la misma inutilidad que Sísifo, han empujado sucesivamente las fracasadas políticas de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón. Cada intento cobra al pueblo mexicano miles de vidas jóvenes y enormes recursos materiales que no hacen sino reproducir la violencia, multiplicar las víctimas y alejar aún más la solución.

Ya es hora de que la pesada mole deje de aplastar en su caída la tranquilidad de tantas familias mexicanas y que los Sísifos de turno abandonen su inútil esfuerzo. Sólo una transformación radical de la sociedad mexicana puede enfrentar exitosamente un fenómeno tan complejo. El análisis de López Obrador y la profecía de Fidel de que “mucho más pronto que lo que él imagina, todo cambiará en México”, alimentan la  esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.