Vargas Llosa, motivos para un premio


Iroel Sánchez

 

Vargas Llosa en los años 60

Vargas llosa en los años 60

Al leer Conversación en La Catedral, de las primeras novelas de Mario Vargas Llosa, uno queda impactado para siempre por la capacidad de su autor para exponer los misterios de la condición humana e insertarlos en la realidad latinoamericana de los años sesenta.

Pero no es al escritor de un libro como ese –publicado cuando su creador aún era un simpatizante de la Revolución Cubana, y considerado por muchos su obra maestra- al que se ha reconocido con el Premio Nobel. El lauro llega luego de sus amables crónicas sobre la invasión norteamericana a Iraq, publicadas primero en el cotidiano español El País y agrupadas luego en el volumen Diario de Iraq, y de obras recientes de ficción como la novela Travesuras de la niña mala, en la que el talento del autor no logra ocultar la intención de hacer una caricatura con la protesta social europea y los movimientos latinoamericanos de liberación nacional de los mismos años sesenta. Travesuras… cuenta una historia de amor imposible ambientada entre Europa y América que llega hasta tener escenas en Japón, y sale a la luz en el año 2006, precisamente en medio del ascenso al poder de gobiernos latinoamericanos que se declaran herederos de los movimientos de los sesenta.

Sin embargo, es con otro de sus libros del siglo XXI con  el que el narrador ha querido prestar el mejor servicio a la ideología dominante, como ha descrito con agudeza la novelista española Belén Gopegui, en un ensayo titulado Literatura y política bajo el capitalismo, publicado en diciembre de 2005:

Hablemos de un libro que se ha convertido en un estandarte de lo que sí debe hacerse, La fiesta del chivo de Vargas Llosa. A diferencia de lo sucedido con frecuencia en la época descrita por Francis Stonors Saunders en La guerra fría cultural, en estos momentos el capitalismo no necesita tanto explicitar sus demandas pero, si lo necesitara, habría formulado el encargo más o menos así: “Conviene que quien en su día defendió la literatura como una forma de insurrección permanente, y hoy está claramente al servicio del llamado neoliberalismo, escriba una novela sobre una dictadura latinoamericana. Conviene que se trate de una dictadura antigua, sobre la que ya se hayan cerrado teóricamente las heridas. Conviene distanciar esa dictadura de los Estados Unidos lo más posible aunque sin incurrir en mentiras gruesas puesto que hay hechos que ya son de dominio público.

Prestaría un gran servicio, desde el punto de vista de la escala de valores dominante, convirtiendo cualquier acto de resistencia en fruto de la inquina o la venganza personal. Se le sugiere, puesto que al fin y al cabo no le llevará mucho trabajo, haga de un personaje cercano a Trujillo un simpatizante de Fidel Castro. Alguien particularmente abyecto, por ejemplo el jefe de la policía política, el máximo torturador. Si la verdad histórica dice que ese hombre formó parte de una operación encubierta de la CIA contra Fidel Castro no la mencione, en este caso no es demasiado conocida.

No olvide la rentabilidad de sobrecargar su novela con violaciones, impotencia, miedo a ser acusado de “mariconería”, esto es, el cuerpo y en especial el sexo llevados a sus extremos más patéticos, morbo, a fin de cuentas, aun cuando recubierto de algún adjetivo barroco que permita a los lectores de clase media sentirse distintos y mejores que los lectores de novelas seriadas, y permita a la crítica traducir la palabra morbo por cosas como una penetrante mirada sobre el mal o una bajada a los infiernos. La economía, la política, la inteligencia, el interés, la capacidad de elegir, los argumentos que se emplean a la hora de ejercer esa capacidad, los trabajadores, los revolucionarios, los movimientos populares, todo esto debe estar ausente de su novela. Se trata de simplificar la condición humana hasta reducirla a dos o tres pasiones y traumas incontrolables.

El autor debe por último extremar sus críticas a Trujillo, que ya está muerto y bien muerto, para recuperar algo de la legitimidad que ha perdido en los últimos años sobre todo con respecto al público de América Latina. Se espera poder presentar al autor, un ideólogo del neoliberalismo, como crítico de un agente de los Estados Unidos; esto, unido a una gran campaña de promoción en América Latina, le conferirá nueva legitimidad, la que subyace en frases del tipo: “aunque no estamos siempre de acuerdo con sus artículos, como escritor es grande y llega hasta el fondo de las miserias humanas y de las dictaduras más crueles”.

Pero cómo llegó el autor de obras como La ciudad y los perros y Conversación en la catedral a convertirse en un eficaz manipulador al servicio de las peores causas. Quizá existan algunos indicios en la carta que el uruguayo Emir Rodríguez Monegal enviara al peruano Jorge Luis Recavarren, el 30 de Junio de 1967, sobre el futuro otorgamiento del premio Rómulo Gallegos a Mario Vargas Llosa, escribe Rodríguez Monegal: “como es casi seguro que le den el premio Rómulo Gallegos a Mario, él va a ir a Venezuela al Congreso de Caracas que se reúne a principios de agosto y al cual yo voy a ir también. Estoy casi seguro que si le dan el premio R.G. y si Mario acepta, los cubanos le van a escribir una de esas famosas cartas abiertas como la que le escribieron a Neruda. Este es mi cálculo y por eso te pido que no provoques ninguna colisión entre Mario y nosotros. En este juego, querido Jorge Luis, no hay más remedio que tener paciencia”. Emir Rodríguez Monegal era el director de la revista Mundo Nuevo, que  según una documentada investigación de la argentina María Eugenia Mudrovcic fue una creación de la CIA para restar influencia a revistas latinoamericanas de izquierda como Siempre, Marcha y sobre todo Casa de las Américas. Se trataba de la primera edición del Premio Rómulo Gallegos, organizada por el gobierno pronorteamericano de Raúl Leoni en Venezuela, y -como anunciara el director de la revista financiada por la CIA- el lauro terminó en manos de Vargas Llosa. A partir de ahí,  comenzó el distanciamiento con Cuba, una acumulación creciente de reconocimientos y la correspondiente difusión internacional de sus pronunciamientos políticos.

Resulta entonces lógico que personajes como José María Aznar y Carlos Alberto Montaner, y periódicos como el diario madrileño El País y El Nuevo Herald de Miami  no hayan ocultado su felicidad por la decisión de la Academia Sueca. Aunque Montaner tenga una causa pendiente por terrorismo en Cuba como agente de la CIA, El Nuevo Herald haya sido premiado desde El País con el Premio Ortega y Gasset, Aznar esté totalmente identificado con las políticas norteamericanas, Vargas Llosa sea articulista de plantilla del diario madrileño y autor estrella de la Editorial Alfaguara –ambos propiedad del grupo mediático PRISA- no es aceptado decir que voceros oficiales del capitalismo elogian al nuevo Premio Nobel de Literatura que también lo es, pero no hay otra manera de describir la verdad de lo que está sucediendo.

Si el Nobel se está convirtiendo en un instrumento oficial del sistema para dar legitimidad a sus voceros – qué son sino Barack Obama, Vargas Llosa y un “disidente” chino-, la “prensa libre” no puede denunciarlo, sino etiquetar como “oficial” a quien sí lo hace. Así ha actuado  la agencia española EFE al reseñar el texto del periodista cubano Manuel Henríquez Lagarde “El Premio Nobel se vuelve disidente”, en su blog Cambios en Cuba, rebotado por los portales de Internet Cubasí y Cubadebate. No debe sorprendernos, es la misma prensa que no se ha podido enterar en cuarenta años de la historia “no oficial” del Rómulo Gallegos, la CIA y Mundo Nuevo.

Artículos relacionados en La pupila insomne:

7 pensamientos en “Vargas Llosa, motivos para un premio

  1. y no se sospecha que a pablo neruda, sartre y márquez les otorgaron dicho premio por razones ideològicas? tambièn hubieron felices excepciones, como el caso de beckett, omisiones imperdonables como fueron borges o cortázar y lo sigue siendo milán kundera. ahora bien, es preciso ser tan melindroso, paranoico y mezquino en este caso. como decía mi abuela: trabajen y no envidien

  2. Esos que dices, como también Saramago y Nadine Gordimer, a los que no mencionas, son precisamente las coartadas para poder premiar después a alguien como Vargas Llosa. Ellos prefabrican el argumento precisamente que tú expones, o sea que lo que dices es totalmente previsible y actúas de acuerdo al guión que han elaborado quienes deciden los premios.

    Lo que mejor interpreto de este artículo no es que le falte talento literario a Vargas Llosa, sino que no es reaccionario sólo por sus artículos de periodismo puesto que su literatura se ha resentido al ponerla al servicio de esa reacción y que eso es lo que premian ahora con el Nobel. Está también lo del Rómulo Gallegos que prueba que hace mucho tiempo comenzaron a seducirlo para que se convirtiera en la voz al servicio de los que invadieron Iraq y torturan en Guantánamo.

  3. Saludos compañeros socialistas: El artículo es muy interesante, pregunto: ¿Porque Vargas Llosa realizó un cambio tan radical, desde los años sesenta y en la actualidad es un peón del imperio? “El hombre que crea su propio criterio ideológico y nunca reniega de su sangre hispana, sigue siendo el mismo hombre” En el caso del escritor Vargas Llosa NUNCA fue lo que trató de ser”. El mundo “INREAL” está lleno de penurias y de injusticias, y cualquier ratón recibe un galardón como el Premio Nobel, ¿como podemos inmaginar a un personaje tan siniestro como el señor Obama recibiendo tan digno premio? No colocaría en dudas que muy pronto el asno de Aznar reciba dicho premio, como tambien el genocida Franco(ausente y jugando en el inframundo de Hades con uno de los ANTICRISTOS)

    Solidaridad con la VERDAD y la JUSTICIA,

    Joaquín Rozas EL VASCO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. El ingrediente poco tecnico y alejado de las razones que deberian observarse por los estudiosos al otorgar un premio de renombre como el Nobel de literatura, como lo es el de un desembozado Macartismo es algo que no deja de escandalizar, por que mas alla de las subjetividades en materia de belleza estan los patrones artisticos que demandan ser observados y que han sido soslayados por parciales erigidos en jueces que evidentemente responden a una cultura decadente, la cultura burguesa, hacen que año a año sigan engrosando un nutrido listado de omisiones que terminan por perder la fe en un premio que se desnaturaliza año tras año.

  5. Vargas Llosa, galardonado en México con el premio Carlos Fuentes:
    http://www.hispantv.com/detail/2012/11/22/202572/detail.aspx?id=202572

    Y ahora en México le obsequian otro premiecito de $250,000 dólares al escriba del diablo…

    Un hombre que otorgó sus dotes expresivas para dar una sola palabra de apoyo al genocidio contra los iraquíes no merece ni siquiera ser recordado. Y ahora nos dicen que quien escribió un libro para apoyar al imperialismo, es premiado con un galardón que lleva el nombre de uno de nuestros más apreciados escritores… No estamos de acuerdo. No merece ni el premio ni el dinero. No importa cuán ágil sea su pluma, lo que importa es su moral. Arte sin ética es como la publicidad: belleza vacía, peor: belleza que llama a la maldad. ¡Largo de México, escribano de Satanás! ¡Fuera de la patria de los mártires!

  6. Pingback: Vargas Llosa, motivos para un premio | Querido Diario Dos Punto Cero

  7. Pingback: Vargas Llosa, motivos para un premio – Periodismo Electrónico Chihuahua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.