Obama matiza el “yes, we can” pero las corporaciones no


Obama durante na pausa comercial en en el programa "Daily Show with Jon Stewart" Foto AP

Obama durante una pausa comercial en en el programa "Daily Show with Jon Stewart" Foto: AP

Al participar en el programa Daily Show, del humorista Jon Stewart, el presidente norteamericano Barack Obama ha matizado su célebre “yes, we can”. “Lo que diría ahora es ¨yes we can¨, pero los cambios no van a llegar de la noche al día”, ha afirmado Obama al acudir al show televisivo en busca del voto joven, de cara a las congresionales del 2 de noviembre. Sin embargo, algunos cambios sí han llegado pero en dirección contraria a lo que prometiera el actual presidente. Así lo prueban algunos hechos dados a conocer recientemente.

Este año habrá sueldos record en Wall Street y también se alcanzará la cifra más alta de viviendas embargadas. Pero  quizá lo más  relevante son las noticias publicadas por el sitio Democracy now sobre los gastos electorales, que también hablan de nuevas marcas:

“Un nuevo informe indica que los gastos en las elecciones de 2010 batirán el récord alcanzado en las últimas elecciones parlamentarias en aproximadamente mil millones de dólares. Según el Centro de Política Receptiva (CRP, por sus siglas en inglés), el gasto total podría alcanzar hasta los 4.000 millones de dólares este año. El informe también afirma que los grupos de derecha están invirtiendo más del doble en publicidad que las organizaciones liberales. Hablamos con el presidente de Common Cause y ex congresista de Pensilvania, Bob Edgar. Common Cause es un grupo de presión ciudadano sin fines de lucro que intenta promover un gobierno responsable y transparente.”

El mismo medio profundiza en las causas de la nueva marca:

“Parte del motivo del récord histórico en el gasto electoral de este año es el dictamen de la Corte Suprema en el caso conocido como “Citizens United contra la Comisión Federal Electoral”. Por 5 votos contra 4, el tribunal dictaminó que las corporaciones también son beneficiarias de los derechos garantizados en la Primera Enmienda y que el gobierno no puede imponer restricciones a su expresión política, lo que abrió la vía a que empresas y otros grupos que representan a intereses especiales gasten una cantidad ilimitada de dinero en las elecciones.”

Resulta que tras dos años del “gobierno del cambio”, las corporaciones gobiernan más y mejor. No sólo no han llegado los cambios prometidos sino que se han creado las condiciones para que cada vez sea más difícil impedir que los ricos sean cada vez más ricos y controlen aún más el sistema político del país norteño.

Artículos relacionados en La pupila insomne:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .