Solicitud de orientaciones


Familiares y amigos del reportero gráfico Luis Carlos Santiago, del Diario de Juárez, durante el funeral del joven de 21 años asesinado a balazos

Familiares y amigos del fotreportero asesinado a balazos Luis Carlos Santiago, del Diario de Juárez, durante el funeral

El pasado 19 de septiembre, dos días después del asesinato a balazos de su fotógrafo Luis Carlos Santiago, El Diario de Ciudad Juárez, en México, publicó un editorial en el que pide a las bandas del crimen organizado en esa localidad, “nos expliquen qué es lo que quieren de nosotros, qué es lo que pretenden que publiquemos o dejemos de publicar para saber a qué atenernos.

El rotativo se dirigió así a los grupos delictivos porque “las autoridades de facto en esta ciudad, porque los mandos instituidos legalmente no han podido hacer nada para impedir que nuestros compañeros sigan cayendo, a pesar de que reiteradamente se los hemos exigido. Es por ello que, frente a esta realidad inobjetable, nos dirigimos a ustedes para preguntarles, porque lo menos que queremos es que otro más de nuestros colegas vuelva a ser víctima de sus disparos”.

En el atentado contra el joven reportero gráfico Santiago también resultó gravemente herido otro fotógrafo, Carlos Sánchez. Los hechos ocurrieron alrededor de las tres de la tarde en el estacionamiento de la plaza comercial Futurama Río Grande Mall, a una cuadra de las instalaciones del rotativo, una de las zonas supuestamente más vigiladas por policías federales y militares.

Santiago no fue la primera víctima de este cotidiano en el clima de violencia cotidiana de la fronteriza ciudad. En 2008, un grupo de sicarios mató a Armando Rodríguez, El Choco, cuando salía de su casa para llevar a sus hijas a la escuela. El homicidio de Rodríguez, quien cubría la fuente policíaca, permanece impune a pesar de que las autoridades afirman que los responsables y el autor material están identificados.

Frente a tales agravios, el periódico lanzó ese editorial cuyo contenido conmocionó al país,  que en una de sus partes argumentaba: “todo el gremio periodístico de esta frontera ha sufrido las consecuencias de esta guerra en la que ustedes y el gobierno federal se hallan. El Diario ha sido, sin duda, el medio más lastimado hasta el momento, porque ninguno ha resentido la muerte de dos de sus colaboradores, como nosotros…Ya no queremos más muertos. Ya no queremos más heridos ni tampoco más intimidaciones. Es imposible ejercer nuestra función en estas condiciones. Indíquenos, por tanto, qué esperan de nosotros como medio”. (Con información de La Jornada)

Artículos relacionados en La pupila insomne:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .