Desempleo en EE.UU.: ¿A Happy new year?


Néstor García Iturbe

Con el comienzo del año 2011 muchos estadounidenses se preguntan si la frase “Happy New Year” se convertirá en realidad o continuarán viviendo con las limitaciones sufridas en la mayor parte del 2010.

Algunos factores objetivos que se mantienen vigentes en la sociedad estadounidense no permiten augurar un radical cambio en la situación de los más necesitados, aquellos que hace rato viven por debajo de la línea de la pobreza y que aspiran a conseguir un empleo que cada día se encuentra más distante.

El problema es que existen posibilidades de que la situación actual, que muchos están sufriendo, pudiera empeorar. Algunos datos estadísticos e informaciones a los que hemos tenido acceso nos permiten pensar en esa posibilidad.

El problema del desempleo es uno de los que pudiera no solo mantenerse, sino también incrementarse.  Fundamentamos nuestra consideración en que según datos ofrecidos por el Economic Policy Institute, un tanque pensante washingtoniano, en el año 2010 las empresas estadounidenses crearon 1,4 millones de puestos de trabajo en otros países, mientras que solamente crearon 1 millón en su propio país. Esto se justifica por la búsqueda de mano de obra barata, que aumenta las utilidades de la empresa, pero traslada puestos de trabajo a otros países, por lo que se incrementa el desempleo.

Si el problema del desempleo es grave en las ciudades, de acuerdo con el Buró del Censo de Estados Unidos, es aún más grave en las zonas rurales, donde ha crecido en el último año debido a la grave crisis económica que atraviesa el país.

Según los datos estadísticos, una de cada seis personas  de las zonas rurales se encuentran viviendo por debajo de la línea de la pobreza, lo que significa el 17,26 por ciento de la población rural, mientras que este mismo dato en relación con la población urbana arroja el 13,9 por ciento.

Como una consecuencia adicional del desempleo, el número de personas que  carecen de seguro médico se ha incrementado, llegando a finales del año 2010 a más de 50 millones. El desempleado no solamente pierde el empleo, sino también pierde el seguro médico que sufraga su empleador. Si consigue un empleo temporal, sigue sin seguro médico, pues los empleadores no están obligados a pagar el seguro médico a los empleados temporales. Al estar desempleado no tiene recursos para pagar el seguro con su dinero.

Se calcula en un informe de la Kaiser Foundation que debido al desempleo una quinta parte de las personas en edad laboral se encuentran sin seguro médico. Dentro de las personas desempleadas entre 19 y 29 años cerca de una tercera parte carece de seguro médico.

Estos factores que hemos expuesto no son precisamente los que pudieran proporcionar un feliz año a los estadounidenses.

Continuaremos nuestro análisis…

Artículos relacionados:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .