A Juicio en Cuba norteamericano Alan Gross


Alan Gross

Alan Gross en Afganistán

El periódico Granma anuncia el juicio en La Habana al ciudadano de Estados Unidos Alan Gross. La edición en Internet del diario cubano publica una nota con el siguiente contenido:

“Después de un exhaustivo proceso de investigación, el Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana recibió de la Fiscalía el expediente de fase preparatoria No 59/2009, en el cual se acusa al ciudadano estadounidense Alan Phillip Gross del delito de “Actos Contra la Independencia o la Integridad Territorial del Estado”. De acuerdo con el Artículo 91 del Código Penal de Cuba, la Fiscalía solicita una sanción de 20 años de privación de libertad. La fecha del juicio será fijada en breve. Esta información fue trasladada por vía diplomática al Gobierno de los Estados Unidos, al que también se le notificó que sus representantes consulares, los familiares del señor Gross, así como los abogados de su familia podrán participar en el juicio.”

 

Un pensamiento en “A Juicio en Cuba norteamericano Alan Gross

  1. No es la primera ocasión en que el departamento de Estado utiliza como
    infiltrados a sus ciudadanos con disfraz de buenos samaritanos, algunas
    ocasiones son los humildes misioneros evangélicos, los distribuidores
    de Biblias y los médicos quienes aparecen como “tontos útiles”, o bien
    trabajan con previo acuerdo y un jugoso contrato. El señor Alan Gross
    no es caso único.
    En todos los países subdesarrollados aparecen muchos individuos
    como promotores de salud pública, agrónomos, editores, educadores
    y hasta copian a los “médicos descalzos” chinos. Generalmente son
    subsidiados por la Agencia Internacional¨Para el Desarrollo (AID,
    siglas en español), o tratan de crear fundaciones con las cuales
    pueden obtener información clasificada.
    En la década de los 80, uno de tantos agentes se presentó en nuestra
    humilde oficina en la Ciudad de México para pedirnos ayuda y crear
    en América Latina los “Comités Sajarov”, el físico soviético a quien
    la prensa occidental presentaba como “un mártir del comunismo”,
    mencionado en las memorias de Margareth Thatcher como símbolo
    de la resistencia (páginas 401 y 421 de la obra citada) donde se refirió
    a la Unión Soviética como “una cárcel de naciones”. Título original,
    “The Downing Street Years”, segunda edición en español, 1994,
    Madrid, España.
    Rechazamos el ofrecimiento de aquel agente de la AID que daba
    un fondo de cinco millones de dólares para promover al señor
    Sajarov como un sufrido científico acorralado en la URSS. Al con-
    trario de aquella propuesta, dimos a conocer los planes de los
    agentes disfrazados de filántropos. Quizás gracias a eso no
    hubo en América Latina los supuestos “Comités Sajarov”,
    pero sí en la actual Unidad Europea se entrega el “Premio
    Sajarov” a los suspuestos luchadores por la libertad…
    como en su momento llamó la CIA a los mujhaydines
    afganos.
    Este premio le fue negado a la activista Taslima Nasreen
    por presiones del ex subdirector de Le’Figaro, pero si
    la extrema derecha francesa no tenía empacho en negar
    su anticomunismo militante, el ex primer ministro
    demócrata cristiano Giulio Andreotti, también registra
    en sus memorias (éstas son siempre aleccionadoras)
    de qué manera el entonces presidente Gerald Ford le dejó ver
    “si había sido clara su oposición a que los comunistas
    estuvieran en el gobierno”, p. 110, “Los Estados Unidos
    vistos de cerca”, por Giulio Andreotti, Editorial Nueva
    Imagen, primera edición 1990, México.
    Esa obsesión de la alta, pequeña y mediana burguesía
    por destruir todo proyecto liberador, los lleva a buscar
    a individuos sin escrúpulos para servir como punta de lanza
    de la propagana negra en contra de los países socialistas,
    y siempre los encontrarán.
    Recuérdese que Karol Wojtyla cooperó a la pefección con Ronald
    Reagan en sus campañas anticomunistas, y fue capaz de visitar y
    “perdonar” a su agresor el “Lobo gris” Mehmmet Alí
    Aghca, pero jamás menciono al búlgaro Antonov…
    quien sí era inocente, pero fue mezclado en el
    affaire por los servicios secretos italianos, la mafia
    y la CIA.
    En México no estamos exentos de acoger a ese tipo de
    lacras, por eso es bueno el intercambio de información
    para saber quién es quién. El caso del señor Gross podría
    ser aprovechado por los enemigos de Cuba, para en algún momento
    revivir las campañas de desprestigio en contra del único país que
    a 90 millas del imperio ha sido capaz de contenerlo.
    Manténgannos informados sobre el proceso que se
    sigue a este infiltrado, para darlo a conocer a nuestros
    lectores, porque al ejercer el oficio peirodístico en un
    país como México (considerado ahora uno de los más
    peligrosos), repetimos lo que decía Koos Koster el
    periodista holandés asesinado en El Salvador por
    la soldadesca en 1980. “Tratamos de hacer un
    periodismo libre en países no libres”.
    Gracias por todo compañeros:
    Fraternalmente: Antonio Cantú Puente
    Jefe de información y Redacción de
    Ahí Semanal, en Aguascalientes, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .