Daniel Ellsberg en Harvard: “existe en los EE.UU. la infraestructura de un estado policial”


Joanne Wong
Daniel Ellsber en la Harvard Law School

Daniel Ellsber en la Harvard Law School

Daniel Ellsberg, el ex analista militar responsable de la filtración de los Papeles del Pentágono en 1971, se dirigió a una audiencia de la Escuela de Derecho de Harvard el 24 de marzo en un debate sobre Wikileaks, la organización que publica documentos clasificados aportados por denunciantes en todo el mundo.

El Profesor de la Escuela de Leyes de Harvard Charles Nesson, que fue uno de los abogados de la defensa de Daniel Ellsberg en 1971, tuvo a su cargo la presentación de Ellsberg.

Alguna vez llamado “el hombre más peligroso de América”, Ellsberg, quien cumplirá 80 años el 7 de abril, participó en un diálogo con Scott Horton, profesor de la Columbia Law School, acerca de por qué los estados guardan secretos y las consecuencias de este secreto.

Horton  inició el debate haciendo referencia a un cable filtrado de diciembre de 2008, en la que la embajada de Estados Unidos en Japón mostraba proféticamente su preocupación por el peligro potencial de un grupo de reactores nucleares, cerca de Tokio en el caso de actividad sísmica grave. Cuando se le preguntó por qué las autoridades estadounidenses habían guardado en secreto el cable, Ellsberg dijo que los gobiernos hacen todo lo posible para ocultar información que podría conducir a la rendición de cuentas, la vergüenza o la culpa.

“Evitar la culpa es una especie principio número uno en una burocracia o un político”, dijo Ellsberg. “Así que en este caso, casi nada es más secreto que una advertencia del gobierno de que una política determinada que se va a llevar a cabo podría ser peligrosa, o penal, (o) imprudente.”

Afirmó que, de hecho, la mayoría de las decisiones del gobierno de EE.UU. de mantener en secreto la información, se dirigen a ocultar los secretos, no a otras naciones, sino al Congreso, los tribunales públicos y los ciudadanos, que son “los que tienen los votos y votan los presupuestos, y podrían posiblemente procesarlos,  por lo que la culpa es de temer.”

Aunque alguna información, como datos sobre los arsenales nucleares, la inteligencia de comunicaciones, y las identidades secretas de los agentes de la CIA de hecho debería seguir siendo clasificada, dijo Ellsberg, secretos sobre las acciones del gobierno que afectan a la opinión pública y su seguridad no deben mantenerse.

El trabajo de los denunciantes potencialmente puede acortar las guerras y evitar las atrocidades, y aunque los retos de la divulgación de información no autorizada son increíblemente altos, añadió, es sorprendente que tan pocas personas hayan estado dispuestas a asumir los riesgos inherentes a denunciar la corrupción.

Frente a las consecuencias de las acciones de Wikileaks, Horton afirmó que la fuga masiva de documentos ayudó a desencadenar las revoluciones recientes en Túnez y Egipto, así como a mostrar el trabajo de diplomáticos de EE.UU. en el extranjero para socavar los sistemas de justicia en España y Alemania.

“Yo diría que no hay un solo caso donde se aprecie que estas revelaciones han amenazado la seguridad de un diplomático o socavado cualquier legítimo interés de EE.UU. o un interés de seguridad”, dijo. Y añadió, “pero se ha contribuido a un poco de justicia.”

Ellsberg agregó que las consecuencias de mantener en secreto dichos tratos, por el contrario, representan una amenaza genuina a la seguridad pública. Su mayor preocupación se deriva de lo que Wikileaks reveló como operaciones norteamericanas ofensivas terrestres en Pakistán, un país con un rápido crecimiento de su arsenal nuclear y potencialmente aliado con grupos militantes islámicos.

“Estamos ahora desestabilizando un gobierno que pudiera poner armas nucleares en manos de al-Qaeda …”, dijo. “Este es la política más imprudente e irresponsable que se pueda imaginar.”

En lo que describió como un clima político que promueve “la opacidad del gobierno”, pero “la transparencia total de la población”, advirtió Ellsberg que ahora existe en los EE.UU. la infraestructura de un estado policial, que amenaza con disminuir la soberanía del público y hace más fácil entrar en “guerras irresponsables” como Vietnam e Irak.

“El reto no puede ser mayor. Así que como abogados, espero que ustedes defiendan  los principios de un país que hasta ahora no ha hecho ilegal contar los secretos de Estado que el público necesitaba oír. “

(Tomado de Harvard Law School) Traducción: La pupila insomne

Artículos relacionados:

2 pensamientos en “Daniel Ellsberg en Harvard: “existe en los EE.UU. la infraestructura de un estado policial”

  1. Muy bueno, gracias por la traducción.

    Entre dos (o más?) discursos transcurre la política norteamericana, y el haz lo que digo no lo que hago ya se convierte en rutina. Hasta cuándo?

  2. profeticamente?….circula por internet un video de un periodista estadounidense donde cuenta que en una entrevista con el ministro de economia japones se entera de que Japon estaba obligado a entregar la economia a un grupo de oligarcas estadounidenses….por que sino Japon sufriria terremotos muy ceraca de centrales nucleares…esto fue entre el 2007 o el 2008 y el terremoto llego….como? o es haarp o son explociones nucleares submarinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.