Fabricando un líder y tratando de mostrar…otra cosa (+video)


Iroel Sánchez
Raúl Capote, el agente Daniel durante la filmación del documental. Foto: Ismael Francisco

Raúl Capote, el agente Daniel durante la filmación del documental. Foto: Ismael Francisco

Dicen que a los periodistas no les gusta ser noticia pero esta vez, por lo menos a los de la agencia Reuters, les va a costar un poco de trabajo evitarlo. El más reciente capítulo de la serie Las razones de Cuba, titulado “Fabricando un líder”,  mostró cómo el ex corresponsal jefe de Reuters en Cuba, Anthony Boadle, fue el enlace entre el supuesto agente de la CIA Raúl Antonio Capote -a quien esa agencia bautizó como Pablo– y el oficial de la inteligencia norteamericana, Mark Sullivan.

Pero la trama, denunciada en el citado material, abarca mucho más y tiene uno de sus puntos culminantes cuando, en abril de 2008, el primer secretario político-económico de la representación diplomática en La Habana, James Benson, visitó en su casa a Capote para entregarle un equipo conocido como BGAN, que permite la conexión de banda ancha a Internet por vía satelital, sin posibilidad de rastreo. Con ese equipo,  el agente Pablo debía enviar de manera cifrada la información que desde Estados Unidos se le solicitaba sobre la sociedad cubana. Numerosos diplomáticos norteamericanos en la Isla, el corresponsal jefe de Reuters en La Habana y varios enviados desde Estados Unidos a nombre de ONGs que funcionan como fachadas de la agencia de inteligencia estadounidense, contactaban e intercambiaban con Pablo en sedes diplomáticas occidentales en Cuba y también en su vivienda. La sala de la casa de Capote fue la escenografía de las filmaciones, reveladas por Las razones de Cuba, donde vimos entrar y salir a los enviados de la CIA.

La editorial Plaza Mayor, con sede en San Juan, Puerto Rico,  le publicó a Raúl Antonio Capote la novela El adversario y se refiere a él como “narrador y crítico literario” que “ha publicado los libros de cuentos Para divagar mientras llueve, y Juego de Iluminaciones (premio Calendario de la Asociación Hermanos Saíz de Jóvenes Creadores en 1996), y la novela El caballero ilustrado, con la que obtuviera su mayor reconocimiento como escritor con una amplia aceptación de crítica y público”. Precisamente a Capote –que había sido vicepresidente de una asociación de jóvenes creadores en la provincia cubana de Cienfuegos- se le encargó por la CIA la creación de una Agencia Literaria y una Fundación para la Libertad como vías para intentar  influir en escritores, artistas, docentes y estudiantes cubanos.

Pero ya sabemos que, más que el arte y la literatura, a los estadounidenses les interesa la acción. A quien en realidad era el agente Daniel, de los Órganos de la Seguridad Cubana, se le pidió por un diplomático norteamericano redactar la proclama para un “levantamiento popular” en Centro Habana, en Agosto de 2006. El documento fue impreso y distribuido desde la Sección de Intereses de EE.UU. en Cuba, según se mostró en imágenes del mismo material. El objetivo era aprovechar lo que creían era una coyuntura favorable, creada por la repentina enfermedad del líder cubano, Fidel Castro. El documental también mostró a Darsi Ferrer, el  valiente luchador por la libertad que encabezaría la protesta, refugiándose con su familia en la residencia de un diplomático norteamericano la víspera del supuesto día D.

Con respecto al BGAN, inmediatamente después de la detención del “contratista” Alan Gross, Marc Wachtenheim, colaborador de la CIA  -quien hasta 2010 dirigiera el programa Cuba en la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD)- le pidió a Capote en un chat de Skipe, que también se muestra en el documental: “Nunca lo uses más (…) Si te lo encuentran, se complicarían las cosas para ti, para nosotros, y para alguien más que está preso

Pido a los lectores disculpas por usar tantas veces el verbo mostrar. Es que es muy exacto cuando uno quiere decir que algo ha sido evidenciado mediante imágenes. Pero si usted quiere ponerlo en duda, entonces le antepone el verbo tratar. Fue lo que sucedió cuando hace dos semanas, en el mismo espacio que ahora transmitió el capítulo “Fabricando un líder”, se divulgó el documental “Ciberguerra”; la agencia Reuters dijo entonces que “Las Razones de Cuba, ha tratado de mostrar que Estados Unidos usa nuevas tecnologías para tratar de subvertir al Gobierno cubano.” Quizás esta vez Reuters diga que “Las razones de Cuba, ha tratado de mostrar que Estados Unidos organiza levantamientos, realiza espionaje con nuevas tecnologías, y usa nuestros empleados para tratar de subvertir  al gobierno cubano”. Pienso que tal vez sería bueno releer ahora los despachos de Anthony Boadle desde la Habana para ver qué trataban de mostrar mientras el entonces corresponsal jefe de Reuters trabajaba en Cuba al servicio de la CIA.

Artículos relacionados:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s