Ernesto Sábato: Cuando la tinta es fiel a la sangre


Ernesto Sábato

Acaba de  fallecer , a los 99 años de edad, Ernesto Sábato. En su casa de Santos Lugares, ha terminado la vida de un gran escritor que adquirió una una nueva dimensión cuando, luego de la dictadura militar argentina, estuvo al frente de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas.

“Nunca me he considerado un escritor profesional, de los que publican una novela al año. Por el contrario, a menudo, en la tarde quemaba lo que había escrito a la mañana“, dijo de sí mismo el autor de libros como “Sobre héroes y tumbas”.

A propósito de su fallecimiento, compartimos con los lectores de La Pupila insomne las palabras que Sábato escribiera para el disco Descartes, de Silvio Rodríguez, que constituyen también una hermosa y radical definición de sí mismo.

Refiriéndose al mundo de su tiempo, José Martí dijo que era semejante a ¨una ala rota¨. Las calamidades que en este siglo han provocado las luchas del poder, nos han devuelto la tristeza de esa imagen. Por eso mismo debemos valorar la obra de aquellos hombres que procuran mantener intacto nuestro vuelo.

Cuando discursos ambiguos, contradictorios, parecen haber profanado el sentido – o como dice Silvio: ¿Qué le ha faltado a la verdad / para quererla disfrazar? – el poeta restituye el valor de las grandes palabras; y a su vez, da testimonio del sufrimiento de los hombres, de sus incertidumbres, de su angustia ante la muerte, de sus precarias pero siempre renovadas esperanzas. Como dijo Camus: “el mundo en que vivo me repugna, pero me siento solidario con los hombres que sufren en él”. Y uno de los atributos esenciales de Silvio Rodríguez es, precisamente, su solidaridad en la lucha y en la belleza. Por eso, el ligero quiebre de su voz, pareciera nacer desde el mismo desgarro de las historias que canta. Porque la canción de Silvio, que ha sido ovacionada en grandes escenarios, pertenece , también, a las plazas de los pueblos, a las universidades, a las fábricas y a las cárceles.

Vivimos en medio de una gran confusión. Una época de lamentables claudicaciones, en que el economicismo pretende ponerle precio a lo humano. Por eso Silvio se pregunta: “¿Qué necesita un ser humano / para no apartarse de sí?… Y tú, en función de relucir / dejas la magia humana / y vas a interpretar otro papel”.

En una canción anterior creo hallar algo que nos identifica: el anhelo de “seguir jugando a lo perdido”. De recuperar los valores que aquel estoico Guevara, volviendo sobre la montura de su Rocinante, defendió con la vida; luchando por esas palabras que se escriben con mayúsculas: Patria, Libertad, Justicia; por esa Comunión que tanto deseaba, por aquel vínculo entrañable de hombres libres.

Ahora que el gesto heroico parece perimido, Silvio propone, una vez más, partir “en busca de un sueño / hermoso y rebelde”… “a caballo borrando ignominias, miserias y hambre”. Porque el poeta puede, y debe, volver a hablarnos de la utopía; ya que es capaz de ver por encima de la aparente fatalidad de la historia.

Por su calidad humana, Silvio Rodríguez pertenece a esa raza de hombres que, en palabras de Camus, “superan los obstáculos gracias al verbo y a la rebeldía”.  Y su poesía, tiene el alto valor que adquiere la tinta cuando es fiel a la sangre.

Ernesto Sábato, Santos Lugares, 10 de marzo de 1998

2 pensamientos en “Ernesto Sábato: Cuando la tinta es fiel a la sangre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .