Obama y el ilusionismo


Néstor García Iturbe

El Premio Nobel de la Paz pronunció un discurso sobre África y Medio Oriente el día 19 de mayo del presente año.

Lo que dijo en ese discurso nos hizo recordar los discursos de George W. Bush, George H. Bush, Ronald Reagan y hasta Richard Nixon (perdón, Richard Nixon no vamos a incluirlo en esta lista pues sus discursos eran de corte imperial, pero más inteligentes, por algo le decían “Triky Dick”).

Como dijimos en un artículo anterior, ya Obama está actuando como presidente de Estados Unidos. Su retórica nos hace pensar y es posible que él también lo piense, que Estados Unidos es una potencia de tal magnitud, que pudiéramos ahorrarnos la Organización de Naciones Unidas para resolver los problemas del mundo. Estados Unidos sabe cómo hacerlo y no escuchará consejos ni opiniones disidentes, lo hará a su forma y estilo.

Pienso seriamente que este discurso nos muestra una posición desesperada por parte de la clase gobernante estadounidense, se han dado cuenta de la crisis de poder que se les avecina y la desesperada situación económica en que se encuentran Estados Unidos y sus principales aliados.

En el discurso el señor Obama , refiriéndose a la región de África y Medio Oriente, plantea que “Dos líderes han dejado el poder. Es posible que los sigan otros “. Claro está que Obama no quiso poner nerviosos a sus aliados Europeos, esos de la OTAN que se entretienen bombardeando a la población civil de Libia, pero objetivamente cuando se habla de líderes que pueden caer debe incluir a Europa y si le preguntamos a muchos estadounidenses que continúan viviendo bajo la línea de la pobreza, señor Obama, lo incluirían a usted también.

Haciendo alarde de su falta de respeto por los principios establecidos en el Derecho Internacional y de un forma de actuar propia de un gánster de Chicago, ciudad en que recibió su educación, planteo, “Tras años de guerra contra Al Qaida y sus afiliados, le hemos asestado un gran golpe a Al Qaida al eliminar a su líder, Osama bin Laden.”

Este artículo reproduce exactamente la traducción del discurso, de acuerdo con lo publicado por La Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Cuando se refiere a la suerte que corrió Osama bin Laden, utiliza el término “eliminar”. En ningún momento plantea “ajusticiar” que implicaría cierta relación con un acto promovido por la justicia, tampoco plantean “ejecutar” que es lo que por lo regular se utiliza cuando una persona es juzgada y condenada a muerte. (Recuerden que Osama nunca fue juzgado n i condenado por los actos que se le atribuyen).

“Eliminar” es un término propio de Al Capone, la familia Giancana, o de su protegido Luis Posada Carriles, que pudiera ver un próspero futuro en esa forma de actuar del Premio Nobel de la Paz.

Para colmo del descaro y la desfachatez, Osama, que diga Obama, critica a Osama por considerar que “la violencia contra hombres, mujeres y niños era la única vía al cambio”. ¡El conocerá la cifra de mujeres y niños que han muerto en Iraq, Afganistán, Pakistán y Libia, por no mencionar otros países fuera de la región a la que se está refiriendo Mr. President, como consecuencia de los actos de terrorismo de estado y guerra fratricida llevada a cabo por Estados Unidos!

Para hacerles el cuento corto, paso a la parte financiera del discurso.

Obama pretende que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, dos organismos totalmente controlados por Estados Unidos, presenten un plan en la próxima reunión del G-8 para que le ayuden a financiar sus experimentos en Túnez y Egipto.

Según el discurso, plantea condonarle a Egipto 1,000 millones de dólares de la deuda y darle además otros 1,000 millones en calidad de préstamo. En cuanto a Túnez plantea abrir el campo a los capitales estadounidenses para que aprovechen esta oportunidad e inviertan 2,000 millones de dólares en aquel país, como el ave de carroña que se traga al animal moribundo.

Obama está tratando de resolver la crisis de poder en esos países y a la vez aliviar la crisis económica que le está tocando a la puerta, buscar una salida que proporcione empleos y utilidades a los grandes consorcios.

Claro está que todo será en base al dólar, ese papelito verde que no tiene respaldo y que prácticamente todo el mundo acepta como bueno. Lo que está buscando Obama es que todo el que acepte como pago esos miles de millones de dólares que quiere enviar al norte de África, lo ayude a financiar la nueva aventura.

Mr. President terminó con una propuesta de paz para el conflicto Palestino-Israelí. Entiendo que eso también es alerta, pues es posible que Estados Unidos se haya dado cuenta que la posición de Israel, su aliado más importante en la región, no aguanta más. Es por eso que se trata de buscar una solución rápida al conflicto para evitar que el imperio tenga que poner sus efectivos en una guerra para que los palestinos no se traguen a Israel.

Para finalizar el discurso, el señor Obama dijo una frase que considero vale la pena resaltar. “Estados Unidos de Norteamérica se fundó en base al principio de que los pueblos deben gobernarse a sí mismos.”

Eso fue cuando Estados Unidos se fundaron, después vino la expansión territorial donde le robaron a México una importante parte de su territorio, las invasiones de Marines en América Latina y otros continentes, el financiamiento y organización de golpes de estado en decenas de países para implantar un gobierno que pudieran dominar, las guerras intervencionistas para apropiarse de los recursos naturales de otros países e imponer gobiernos impopulares, pero que obedecen al mandato yanqui.

El señor Obama quiere pasar de haber sido el fracasado artífice del cambio, al ilusionista mundial, el nuevo Haudini.

Un pensamiento en “Obama y el ilusionismo

  1. Nestor, cualquiera que lea esto pudiera llegar a pensar que la vida de los hombres, mujeres y niños de Iraq, Afganistán, Pakistán o Libia tienen el mismo valor que la de los de EEUU o Europa. No seas injusto, el señor Obama se refería a las vidas que tienen valor. Los que nacen y viven en los países antes mencionados deben agradecer a los países desarrollados que se rebajen a llamarlos seres humanos, ¿además quieren ahora que se les valore igual? ¿Qué tu quieres? ¿Qué tengan el mismo valor los CIVILES muertos en esas guerras que los muertos en las torres gemelas? Haz fila, después de los nipones de Hiroshima y Nagasaki (que no son los primeros) marcaron los Vietnamitas, la gente de Allende, los nicas, los Angolanos, los seguidores de Mandela, los hijos de las madres de la plaza de mayo, hay un chorro de chilenos … ¿sigo la lista?.
    (Dejé afuera a los cubanos para que no dijeran que nos creemos importantes)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.