Libia, mucho más que petróleo


Purificación González de la Blanca

Niño libio, víctima de los bombardeos de la OTAN

Lo que está sucediendo en Libia es la réplica, punto por punto, de la guerra de Irak. Si aquella no era una guerra autorizada por la ONU, esta tampoco lo es, ya que la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad, impuesta a contrapelo e ignorando la posición de países de tanto peso como Alemania, Rusia, Brasil, China o India, se adoptó solo para abrir un pasillo aéreo con la finalidad de proteger a la población civil de unos supuestos bombardeos (de los que no existe una sola foto, ni una sola prueba). Las condiciones que establecía estaban cumplidas a finales de abril.

Esa Resolución no autorizaba a orquestar una oposición que no existía, ni a entrenar a los mercenarios rebeldes, ni a desplegar ‘asesores’ por el territorio, ni a bombardear a una población que iban a proteger, ni a promover un golpe de estado, ni a arrasar el país, ni a asesinar a los tres nietos de Gadafi (de edades comprendidas entre 4 meses y 3 años de edad, junto con el padre de uno de estos pobres críos), ni tampoco a asesinar a Gadafi, como pretenden. Son los libios quienes deben decidir su futuro, no Obama, ni Cameron, ni Sarkozy, ni Zapatero…El Tribunal Penal Internacional continúa missing.

¿Por qué han atacado a Libia? Me remito a ‘Claves para entender la Guerra en Libia: ¿Petróleo o Bancos Centrales?’, de Elen Brown, presidenta del Public Banking Institute. Se refiere a una entrevista al General Wesley Clark -en Democracy Now– en la que éste explica que sobre diez días después del 11-S, otro general le dijo que iban a atacar Irak. No sabía por qué. Más tarde le revelaría que el plan era atacar a 7 países: Irak, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán. ¿Qué tienen estos 7 países en común? Que ninguno de ellos es miembro del Banco de Compensaciones Internacionales, es decir: están fuera del alcance del Banco Central y de los movimientos relacionados con el dólar, una moneda devaluada, que ha arrastrado en su caída a toda la economía mundial. ¿Pero quien decide los ataques?

La Reserva Federal Norteamericana, un club privado, integrado por los verdaderos amos del planeta: Los Rothschild, Rockefeller, Morgan, Warburg, Moses Israel Seif, Lazard, Lehman Brothers, Godman Sach, etc. La RF es propietaria de la CIA, el Pentágono, el FMI.y maneja a la ONU y a la OTAN. Su objetivo es el asalto a los bancos centrales de esos países y hacerse con sus reservas de oro. Comenzaron por Irak, ahora le sigue Libia y van a por el resto ya mencionado, sin desdeñar el petróleo u otros recursos.

Distintos analistas comentan que Irak había empezado a aceptar euros, en lugar de dólares en pago por su petróleo, lo que desató las iras de EE UU. Con matices, era lo que Libia estaba planteando a nivel del continente africano. En este contexto no pasa desapercibido que los mercenarios rebeldes, antes de empezar la contienda, legalizaran un Banco central en Libia. Y es que el objetivo de la Reserva Federal de EE UU en esta guerra, petróleo aparte, como ya hemos comentado, es hacerse con las importantes reservas de oro de Libia, estimadas en 144 toneladas de oro, para respaldar al dólar.

Libia era un polo de prosperidad, con la mayor renta per cápita de toda África y el mayor índice de desarrollo humano, según el PNUD de la ONU: niños escolarizados, esperanza de vida (75 años), reparto de las rentas del petróleo (reducidas últimamente por imposición del FMI), tratamientos médicos gratuitos, dote de 60.000 dinares (50.000 dólares) a las parejas que se casan, préstamos sin interés, pensiones, pleno empleo, etc. (¿A quien no le agradaría un régimen así?, se pregunta Elen Brown). En Libia hacían buenos negocios bastantes empresas españolas -como Repsol, Dragados o ACS-, que se han visto obligadas a marcharse. En un país de 4 millones de habitantes había 3 millones de extranjeros trabajando (1.500.000 egipcios, 800.000 tunecinos, etc,), que ahora huyen de los bombardeos de la OTAN, junto con los libios, y perecen en el mar tratando de llegar a Europa.

En unos meses, Libia ha pasado de ser un país próspero a un infierno: empresarios asesinados, hospitales y guarderías infantiles bombardeados, explosiones por doquier, actividad económica paralizada, etc. Pero lo último que quedaba por conocer ha sido la creación -con dinero de nuestros bolsillos- de los Escuadrones de la Muerte, unas patrullas a las que se refiere la noticia publicada en distintos medios de que ‘la Brigada 17 de febrero despierta inquietud’. En un foro de internet relataban una entrevista concedida a un canal de televisión por un mercenario rebelde, apresado y amnistiado en Misratah, en donde comentó algunas de las atrocidades que vienen cometiendo, sin temor a ser llevado ante los tribunales ya que cuenta con el apoyo occidental. Los rebeldes le pagaban hasta 10.000 LYD por cada persona asesinada, en función del rango. ‘Por las noches llegaba un coche y recogía las cabezas’. Contó que también les pagaban por violaciones a mujeres, deteniéndose en un caso concreto en que ‘cogieron a dos hermanas y, frente a sus familiares, las violó todo el grupo de rebeldes, y luego les cortaron los pechos hasta que perdieron el conocimiento’. Se animaban a hacer estas barbaridades todos porque así cobraban también todos. Contó que una vez mataron a 52 militares libios y se llevaron a 22 vivos hasta un matadero de animales, los degollaron y les cortaron las cabezas. Y también contó que no había visto ningún bombardeo (de Gadafi) sobre población civil.

Magnífica la labor de los Cruzados de Occidente (que tanto aplauden, por cierto, a Arabia Saudí o a los Emiratos Árabes, en donde todavía mantienen la esclavitud). Hay que felicitarlos porque, reproduciendo el itinerario que marcaron en Iraq, el terror, que es su modus operandi, va en aumento cada día que pasa.

¿Qué hicieron los libios para merecer esto? Solo manifestarse libre y modestamente. Los manifestantes libios que vi en televisión, en su momento, pedían vivienda y no llegaban ni a 300, pero nos contaron que pedían democracia y que eran miles. Nos dicen que por eso los bombardean. ¿No es eso lo que piden los cientos de miles de manifestantes que llenan las plazas de España durante las últimas semanas?

¿Vendrá también aquí la OTAN, con sus misiles de uranio enriquecido y sus bombas de racimo a traernos esa democracia que tan insistentemente demandamos? Quizás nos salve el que estemos inmersos en la crisis del dólar. (Tomado de La voz digital)

Artículos relacionados:

3 pensamientos en “Libia, mucho más que petróleo

  1. DE LA AMBICION DE ESTOS SEÑORES DE LA GUERRA SOLO NOS SALVARA DIOS,
    AUNQUE AVECES NOS PONE APREGUNTARNOS SI EL ESTA CONCIENTE DE LO QUE ELLOS HACEN CON LOS NIÑOS DE LIBIA, DE PALESTINA, DE IRAK Y DE OTROS MUCHOS PAISES DONDE LA MAFIA PODEROSA, DE EE.UU Y DE LA UE, HACEN LO QUE LES DA LA GANA,

  2. Es una d las primeras veces q entro en esta web y sinceramente no sé qué pensar, me considero una persona autocrítica, incrédula y totalmente racional, es verdad que los intereses económicos y juegos de poder existen desde que el mundo es mundo, pero algunas veces las conspiranoias estas de unos son los buenos y otros los malos… me decepcionan un poco por qué se ve el plumero de una forma descarada, es verdad q Libia no es el peor de los paises del norte de äfrica, pero también es verdad q está gobernado por un déspota de sobra conocido en todol el mundo por su demencia senil y la de sus hijos, no creo q la primavera árabe fuera un reclamo de un puñado de 20 personas que querían pintar sus casas, por amigos, una dictadura autocrática por mucho q se quiera disfrazar de república federal o del pueblo, es símbolo de injusticias y desigualdades con los más débiles, y weno no creo q los mercenarios contratados por gaddafi fuerna unos angelitos tampoco, pero partiendo d este punto sí puedo compartir ideas como q nadie se mueve a no ser q sea por su propio interes.

  3. yo creo que un pais merece que se reswpete su form a de gobierno, sea cual sea, siempre y cuando de bienestar a todos sus habitantes y eso era lo que pasaba en libia, con el mas alto indice de vida con 75 años, educacion, salud, y economia,porque uno dos o unos cuantos paises quieren intervenir en las poñliticas internas, de un pais que es libre totalmente y no necesita la ingerencia de ninguno para gobernarce, es que tenemos que depender de ellos, porque, cda pueblo tiene el derecho de elegir a quien los gobierne, sin la intervencion absoluta de nadie. los seres humanos somos y seremos libres, ahora y siempre viva libia y que su pueblo, siga luchando por esa libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .