Tristezas y cabralidades


Víctor Casaus

Facundo Cabral

El asesinato de Facundo Cabral ha producido una conmoción inmensa por la irracionalidad del hecho y por las características de la víctima: un autor de obra personalísima y sostenida a lo largo de décadas en la que conviven el amor y el humor, la crudeza y la ternura. Su vocación libertaria convirtió a Facundo Cabral en un compañero en el viaje interminado (interminable) hacia la utopía.

Por eso en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, territorio donde han estado presentes durante estos años todas las generaciones y tendencias de la nueva trova cubana, hemos condenado la brutalidad y la irracionalidad de ese crimen de lesa cultura, de lesa humanidad, de lesa imaginación.

En lo personal, si eso existe, también he compartido la sorpresa, la angustia, la rabia y la conmoción que ha ocasionado el asesinato de este artista a tiempo completo. Disfruté y reflexioné a partir de sus canciones desde muy temprano. Llegaron entonces en casetes pasados de mano, en copias de copias que los poetas o los trovadores amigos habían obtenido de igual manera. Como en el caso de Les Luthiers, conocimos la importancia de la belleza y de la inteligencia de sus obras sin haber visto aún el rostro de su creador.

Rigoberta Menchú ha dicho que a Facundo Cabral lo ha matado el fascismo. En el país donde se cometió el crimen se investiga para aclarar los hechos. Se dice que el ataque criminal no estaba dirigido precisamente al cantautor. En todo caso, la bestialidad del procedimiento asesino, la impunidad con que fue perpetrado y el balance terrible de su cuerpo balaceado, le otorgan a este acontecimiento trágico la fuerza y la significación de una metáfora de nuestro tiempo.

En un mundo donde la vida ha perdido todo valor en muchas de sus regiones el asesinato de Facundo Cabral se nos muestra como una triste metáfora de nuestra época. La belleza y la inteligencia arrasadas por la violencia y la barbarie. Facundo Cabral cantó también, desde su pasión libertaria, contra esa forma de barbarie. Él y sus canciones representaban –y representan– la vida. Por eso, en realidad Facundo Cabral era y es de aquí y de allá, del territorio de la búsqueda de la justicia. Y por ello seguirá, incluso después de los fusiles de asalto que lo emboscaron, en el camino común hacia la utopía. Ahí seguimos, ahora entre tristezas y cabralidades, tarareando sus canciones memorables y admirando y compartiendo su pasión libertaria.

Artículos relacionados:

4 pensamientos en “Tristezas y cabralidades

  1. Saludos a todos mis camaradas y hermanos de la VERDAD: La gran pérdida de uno de los grandes hombres de nuestra América Hispana, deja al mundo un hondo y profundo sentir de dolor, a la misma vez de odio y repudio a los fascistas que son bestias inracionales. Ya había enviado mis condolencias, pero esto no termina, Facundo Cabral entra por el “Portal de la Inmortalidad” como tantos otros asesinados por los enemigos de los pueblos explotados, muy pronto rendirán cuentas por tales actos genocidas. Por la historia han pasado grandes imperios, solo recordados por sus infamias; deseo de todo corazón que sigamos por la huella de Facundo Cabral y de todos los grandes hombres de nuestra Hermoso y gran Continente del Sur.

    Un saludo de solidaridad con todos mis hermanos y hermanas fieles creyentes en el socialismo,

    Joaquín Rozas el VASCO

  2. Facundo: No morirá porque sus sabias y pacíficas palabras retumban y seguirán retumbando en los más recónditos rincones llevando su mensaje de amor y solidaridad a los humildes y oprimidos.

    Hasta siempre cantor del pueblo!

  3. Como guatemalteco, me duele. me duele primero por la muerte, que pudo ser casi en cualquier parte de este planeta, y porque estaba con la persona incorrecta, en el momento y el lugar incorrecto (un “empresario sospechoso” en un país sospechoso), la sistemática desatención de la persona humana, la intencional debilidad estatal, la estructural e histórica forma de uso de la violencia institucional, el sistema económico, político y social de sobre explotación, marginalidad social entre otras causas; ha hecho un clima propicio para esta clase de crímenes.
    El amaba venir a Guatemala (lo mencionaba frecuentemente), en especial por la milenaria cultura maya, y el paisaje. Inicialmente como muchos guatemaltecos, sentimos una culpa solidaria o cómplice por su muerte, y no se si estamos ex culpándonos al decir que la trans nacionalización del capital criminal de producción, transporte, consumo de armas y droga, en el reino del mercado. Son mas responsables de lo que nos hemos venido construyendo y no tanto el pueblo que lo amaba y sigue amando.

  4. al morir as nacido para la eternidad,eres parte de nuestros profetas que nos guiaron aqui en el sur hacia un socialismo y un humanismo propio de nuestras utopias. Viviras por siempre juto al che, marti,mercedes sosa……………

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .