Ahora las revueltas en Londres son de la policía


Carmen Serna

El premier británico David Cameron

Los disturbios que ha vivido Reino unido no llegaron en el mejor momento para la policía británica y han abierto una brecha hasta en la coalición de Gobierno que los conservadores tienen con los liberales por el determinismo del primer ministro, David Cameron, de imponer medidas mucho más duras y restrictivas, tocando hasta el sistema de prestaciones sociales. Algunas de estas nuevas decisiones podrían anunciarse mañana.

Tras la dimisión del jefe de Scotland Yard por el escándalo de las escuchas de ‘News of the World’, Cameron ha entrado en una guerra de declaraciones y hasta de reestructuración con la policía británica. Mientras la tranquilidad parece volver a instalarse en las calles, la revuelta está ahora entre quienes han trabajado hasta 18 horas al día para conseguir la calma y la chispa ha sido la contratación de un ‘superpolicía’ de Los Ángeles para importar lo que en los años 90, el alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, llamó ‘tolerancia cero’ frente a los vándalos y los saqueadores.

En la primera entrevista que Cameron ha concedido tras las revueltas ha explicado que no se ha hablado suficiente de “tolerancia cero pero el mensaje está llegando“, desde el otro lado del charco. En un intento por rebajar tensiones con los agentes, ha querido matizar sus críticas a la actuación policial, de la que dijo que fue lenta y suave en los primeros momentos, para asegurar que la situación obligó “a cambiar las tácticas de actuación y eso siempre es dícil de reconocer”.

Sin embargo, el presidente de la Asociación de jefes de Policía, Hugh Orde, ha advertido de que la llegada de un policía de EEUU va a provocar muchos enfados entre los agentes. “No estoy seguro de que quiera aprender sobre cómo tratar a las bandas de un área de Estados Unidos que cuenta con 400. Me parece que si tienes 400 bandas delictivas es que no han sido muy eficaces [en su trabajo]”, sentenció Orde respecto al fichaje estrella de Cameron.

Pero las críticas no se han quedado ahí, el agente, un experto en el trabajo de calle ya que durante años fue el máximo responsable policial en Irlanda del norte, ha insistido en que la violencia en EEUU es muy diferente a la de Europa. “Lo que le he sugerido a la ministra del Interior es un enfoque más sensible, mirando más a la forma de actuar en Europa que, como nostros, están obligados por las normas europeas. Sé que no vamos a hacer bien las cosas todo el tiempo pero es triste que se necesite una situación como ésta para hacer frente a algunos de los ataques más negativos sobre la labor policial, que son totalmente injustificados”.

Muchos ya apuntan a que detrás de esta pelea está la pugna entre Cameron y Orde por ver quién será el nuevo jefe de Scotland Yard. Parece ser que el primer ministro estaría apoyando a Sara Thorton, responsable de Thames Valley, pero parte de la cúpula policial ve con mejores ojos al propio Orde. El problema con esta guerra abierta es que ahora Cameron tendría mucho más difícil imponer a su candidata puesto que, tras esta polémica, se tomaría la decisión como un castigo por la actuación de los agentes durante las revueltas.

Frente a los políticos, Orde sigue recibiendo apoyos de otros jefes de policía. El responsable de los agentes en West Midlands, Chris Sims, ha hecho pública una nota en la que asegura que sigue trabajando “para elaborar una respuesta policial que sea compatible con las buenas prácticas disponibles, pero que no sea servil con los eslóganes vacíos que se han adoptado”, en referencia a la ‘tolerancia cero’.

“Los valores de la policía local han sido la piedra angular que ha permitido preservar el sentido común colectivo”, añade Sims.

En el otro lado del ‘ring’

Pero la polícia no es el único ‘enemigo’ en casa que le está surgiendo a Cameron tras apostar por un plan más radical frente las revueltas. Algunos liberales, socios de gobierno, ya han advertido de que no se pueden admitir “actuaciones reflejas” como la retirada de las prestaciones a las familias de los delincuentes. Un debate que, pese a que el líder del Partido Liberal, Nick Clegg, ha querido restar importancia, empieza a confrontar ya a diputados de este partido con algunos conservadores.

En la entrevista de ‘The Sunday Telegraph’, Cameron ha asegurado que es el momento de “remangarse las mangas y, sin vergüenza ,preguntarse por si somos un ‘estado niñera'”, en referencia al funcionamiento de los ‘benefits’.

“Lees historias en los periódicos y sólo te dan ganas de llorar cuando escuchas cómo algunos padres describen la forma en que no pueden controlar a sus hijos y que, de todos modos, dicen que ése no es realmente su trabajo”, insistiendo de nuevo en la pérdida del “role masculino” en muchas familias británicas.

Pese a todo, el líder británico ha reconocido que hay “100.000 familias profundamente desestructuradas y con problemas” y ha advertido de que el país está invirtiendo “cientos de milones de libras” en ellos y que la situación tiene que cambiar.

“La gente que robó una televisión no se quejaba sobre la reforma educativa o sobre las tasas… ellos querían una televisión y no estaban preparado para ahorrar y conseguirla como gente normal”, siguió en su línea. (Tomado de elmundo.es)

Artículos relacionados:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .