Decir que no


Mario Benedetti

cómo desalienta
verte bajar tu esperanza
saberte lejos de ti mismo

oírte
primero despacito
decir que sí
decir sí quiero
comunicarlo luego al mundo

Decir que no

Ya lo sabemos
es difícil
decir que no
decir no quiero

ver que el dinero forma un cerco
alrededor de tu esperanza
sentir que otros
los peores
entran a saco por tu sueño

ya lo sabemos
es difícil
decir que no
decir no quiero

no obstante
cómo desalienta
verte bajar tu esperanza
saberte lejos de ti mismo

oírte
primero despacito
decir que sí
decir sí quiero
comunicarlo luego al mundo
con un orgullo enajenado

y ver que un día
pobre diablo
ya para siempre pordiosero
poquito a poco
abres la mano

y nunca más
puedes cerrarla.

6 pensamientos en “Decir que no

  1. Adelante Cuba, no hay lugar para el desaliento. Los cambiachaquetas quedan en el camino, como lo que son, simples seres atomizados, aquellos que lo único que les interesa son las libertades individuales, las libertades de los inconscientes.

  2. “Mirame con tus ojos de ahora no vaya ser que el tiempo nos vuelva otro”.
    ¿Desaliento? Desaliento ninguno, las personas pasan, algunos deciden morirse antes de su hora, se creen vivos, cadáveres exquisitos.Los proyectos continuan, y el cubano es tan lindo que haremos todo lo posible para que nadie, incluso aquellos desagradecidos que fueron algo gracias a él., traten con sus actos o palabras de desacreditarlo

  3. Es dificil decir que NO y no solo al dinero, sino tambien al PODER, siempre es dificil cuando ese NO implica un desafio y el valor de enfrentar consecuencias adversas. Por otro lado, el que este libre de pecados que lance la primera piedra, acaso no es dificil decir que NO en una reunion donde se decide el destino de un hombre o de la Patria? Creo que si muchos o al menos algunos hubieramos dicho que NO cuando tocaba decirlo, quizas hoy este poema no hubiera tenido que que ser traido a colacion buscando una lectura entre lineas, y otros muchos males que nos acechan se hubieran evitado. Nada, que en esta vida no hay nada absoluto. De todas formas, gracias, es un profundo y hermoso poema y al que le sirva el sayo, pues ya sabe que hacer…

  4. Que triste la decepcion. Como decepciona oir, a quien hasta hace poco se admiraba, decir tantas inmadureces personales, tanta ignorancia reflejada en tan pocas palabras, tanta cobardia politica. Y luego sumarle el espectaculo de las pezuñas al aire, el lenguaje soez de alguien que ya se esta transformando en otra cosa peor, camino a ser alimaña. Ya temeroso de todo lo que lleva luz, el rencor personal enquistado en el alma hecho soberbia y odio. Duele saber que se quito de la frente la estrella y bajandose del yugo, se lo echo encima.

    No puedo evitar recordar a Paulo FG en Miami: vertical, sencillo, diafano. Directo como un puño: “Fidel para mi es como un padre”. Dicho en la misma guarida de los lobos y luego pararse e irse y en la frente la estrella le luce como un sol que aterra al cotarro estupefacto en su estiercol. Luego dar su concierto. Paulo FG, quizas no tan poeta como el otro, de letras no tan politicas, menos mimado como intelectual pero sin dudas mas hombre. Y digo hombre (sin desmerecer al otro genero, solo porque ambos lo son) en el sentido cabal de quien siente que en su dignidad le va la vida.

  5. Felicidades. Es difícil decir que no para los débiles, o mejor para los flojos, sobre todo, a las “maracas” que están allí donde está el dinero o el pase para un pensado futuro que no llegará de esclava genuflexión ante el poderoso que nos desprecia y aprecia a los vendedores de su alma al diablo. Y no llegará porque a diferencia de lo que piensan aquellos a los que la niebla monetaria y el miedo a embarrarse de nuestra gente de aquí y de allá, de los buenos, de los sencillos, de los que lo dicen todo directo y sin ambajes, no les permite andar por los barrios de Cuba y saber de verdad qué es el pueblo, hay millones que defienden nuestro proyecto social que hay que mejorarlo pero no perderlo. Pobre de los diablos, pseudointelectuales solariegos y chancleteros, se quedarán con las ganas. Silvio, nos vemos en tu próxima cantata en un barrio habanero, para aplaudir tu arte y tu persistencia en la consecuencia. Tú eres un hombre en todo el inmenso sentido que esa palabra tiene cuando se sabe serlo, allá los que no pueden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .