El terrorismo contra Cuba abre sede en Madrid pero no hay noticia


Anibal Garzón

Nacy Pavón muestra uno de sus pies amputado como consecuencia del ataque terrorista ejecutado por ALPHA 66 al poblado de pescadores de Boca de Samá, en el municipio de Banes, Holguín.

¿Qué pasaría si ETA, una organización considerada como terrorista según la legislación española, inaugurara una sede en La Habana o Caracas? Escándalo mundial, seguramente. Pero cuando una organización es etiquetada de terrorista por el gobierno de Cuba y está inaugurando una sede legalmente en la capital de Madrid se forma una ocultación política y un silencio de los medios de comunicación internacionales.

El 18 de Mayo[1] nació en Madrid una nueva sede de la organización terrorista anticastrista ALPHA 66, donde mantiene su oficina central en Miami. ALPHA 66 tiene 50 años de historia y fue conformada por cubanos contrarios a la Revolución Cubana justo después de su derrota en el intento de invasión en la Batalla de Playa Girón dado que el ejército liderado por Fidel Castro los neutralizó. Después de esta improductiva estrategia bélica de ocupación planificada por los Estados Unidos, se hizo un cambio táctico y la Central de Inteligencia Americana (CIA) Sigue leyendo

La indignación llega a Wall Street


Jorge Ángel Hernández Pérez

Llamado de Occupy Wall Street http://www.occupywallst.org

Se anuncia para este 17 de setiembre la ocupación del bajo Manhattan y Wall Street por meses por parte de unos 20 000 indignados que se sumen al Movimiento Occupy Wall Street. Estos se consideran parte del 99% que se niega a seguir tolerando la avaricia y corrupción del 1% que se apropia las riquezas. Su lema, que demanda una economía que se ponga al servicio de las personas, se extiende a la regulación de los mercados financieros, la limitación de su influencia sobre la vida política, la creación de una Banca Pública y un reparto equitativo y justo de la riqueza. Se declaran además seguidores de la táctica de ocupación de espacios públicos para la reclamación política, como sus hermanos y hermanas de Egipto, España, Grecia e Islandia. En pos de “restaurar la democracia” en EEUU.

Sigue leyendo