¿Crisis financiera o eterno retorno?


Eduardo Mora Basart

El 27 de marzo del 2009, en una reunión con la élite de la bancocracia estadounidense, Barack Obama en tono lapidario subrayó: “mi administración es lo único que queda entre ustedes y la horca…ayúdenme a ayudarles”. Jacob Hacker y Paul Pierson en su obra “Winner Take All Politics”  aseguran: “los dirigentes públicos de Estados Unidos han reescrito las reglas de la política americana y de su economía, para beneficiar a los pocos a costa de los muchos”.

Como exponen Hacker y Pierson, en el último medio siglo las contribuciones  se han desplazado de la corporación a los individuos y de ricos a pobres. La tasa federal sobre la renta de los estadounidenses con mayores fortunas cayó de un 91% hasta un 35 %. Los más desposeídos sostienen los desmanes del sistema, mientras las élites de poder de espaldas a los contribuyentes y sin  el más mínimo escrúpulo, realizan préstamos secretos a través de la Reserva Federal (FED) a grandes corporaciones europeas, asiáticas, y a bancos como Citibank, Morgan Stanley, Merrill Lynch y el Bank of America, como  reveló una auditoría –la primera en casi un siglo – realizada por la Oficina Gubernamental de Rendición de Cuentas (Government Accountability Office), cuyo saldo develó un déficit de 16 billones desde diciembre del 2007 hasta julio del 2010.

Los modelos del Bank of América – Merrill Lynch proyectan que Estados Unidos tiene un 35 % de probabilidades de entrar en una nueva  recesión el próximo año.  La magra cifra de crecimiento económico  de un 2,7 % prevista para este 2011 es imposible de  alcanzar. El propio Obama aseguró que  sería de un 1,7% – según muchos economistas debe ser muy  inferior- y rondaría el 2,6 % en el 2012. Wall Street cerró esta semana con una caída del 5 %, mientras las bolsas asiáticas sufrieron el mayor descalabro desde marzo del 2009, condicionado sobre todo por el temor a una nueva recesión global motivada por la crisis de la deuda que impacta a Europa.

En el orden estadístico estas son algunas de las principales proyecciones   macroeconómicas de ese país en el período 2010 – 2016.

2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016
PIB REAL 2.9 1.7 2.6 3.7 4 3.9 3.7
INFLACIÓN 1.6 2.8 1.8 1.9 2 2 2.1
TASA DESEMPLEO 9.6 8.8 8.3 7.7 6.9 6.3 5.7

La tasa de desempleo  es alarmante. Súmese que el cómputo excluye más de la tercera parte de los negros e hispanos de las grandes ciudades, quienes no salen en busca de trabajo, y a los llamados cuentapropistas, en condición de subempleados. Según estadísticas, Obama enfrentará las presidenciales del 2012 con una tasa de desempleo de alrededor del 9% -la más alto de una campaña desde 1940.

El empuje  republicano en las  elecciones de medio término – 2010 – situó a los demócratas a la defensiva, al obtener los primeros 62 sillas en la Cámara de Representantes y 6 en el Senado –el cual pretenden dominar en el 2012. Los golpes republicanos se han hecho sentir. Existen ejemplo harto elocuentes, como la reacción republicana al proyecto demócrata para generar empleo y crecimiento -447 000 millones de USD. El republicano John Boehner – presidente de la Cámara de Representantes – de inmediato hizo público un comunicado sobre la oposición de su partido a que el plan se financiara elevando los impuestos. Pueden evocarse también las presiones a la propuesta demócrata para enfrentar la inminente mora de pagos generada por el déficit, lideradas por el Tea Party durante semanas de lucha política en el Congreso

En cuanto al alza del techo de la deuda, los republicanos accedieron a  aprobar 2,1 billones de dólares, pero condicionada a no obstruir el gasto militar, ni elevar  los impuestos a los ricos. El presupuesto bélico en el 2011 fue de 708 mil millones de dólares – un 3,4 % más que el pasado año – y en el 2012 se vaticina que rondará los 671 mil millones.  Sólo en la agresión a Libia se han gastado 750 millones de dólares. El jefe de la Fuerza Aérea estadounidense Michael Donley, reconoció que los bombardeos tienen un costo de 4 millones de dólares diarios.

El presidente estadounidense realizó ingentes ajustes en su gabinete para enfrentar el desempleo y el déficit. Nombró a Gene Sperling como director del Consejo Nacional Económico (NEC) y principal asesor económico – ocupó ese cargo en el segundo mandato de Clinton –   quien es especialista en el manejo del déficit fiscal. Ahora situó a Alan Kruegel  como jefe del equipo de asesores económicos. Una de sus tesis fue incluida en el proyecto demócrata para generar empleo y crecimiento que propone una partida de 45.000 millones para la modernización de colegios y el desarrollo de infraestructuras de transporte.

Al intervenir en el Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado el 21 de septiembre de 2010, Kruegel había señalado: “uno de cada cinco trabajos perdidos desde 2007 es del sector de la construcción” y “la industria de la construcción ha perdido cerca del 25% del total de su nómina”. En cuanto al déficit, Kruegel propone implementar un impuesto sobre el consumo, lo cual se convertiría en un desincentivo – él plantea que ese no será el comportamiento –  en momentos en que el Índice de Confianza del Consumidor en  Estados Unidos sufrió  – según Conference Board –  una caída de un 59,2 en julio hasta un 44,5 en agosto – la mayor desde la última recesión -, y  aún sufre el negativo impacto  por el colapso del mercado inmobiliario. Un estudio de la Universidad de Michigan dado a conocer esta semana, plantea que las expectativas del Índice de Confianza al Consumidor muestra  la cifra más alta desde 1980. Sin embargo, la contracción de la demanda agregada es resultado de una crisis cuya explosión se generó en el sector financiero, pero tiene sus bases  en la disminución de los salarios como consecuencia de la contracción inversionista en el sector productivo, la disminución de los salarios, el desempleo, las altas tasas de inflación y el  refugio en el crédito como mecanismo para equilibrar la falta de liquidez, una sintomatología acentuada por la implantación de políticas neoliberales desde la década de los setentas del pasado siglo.

Algunos especialistas en macroeconomía como Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, Oliver Blanchard (FMI), Greg Mankiw (Harvard) y Paul Krugman (Princeton y Nobel de Economía) proponen  generar una inflación que desplace el costo de la crisis de deudores a acreedores, una medida de corte keynesiano encaminada a la disminución de la tasa de desempleo como mecanismo para activar la economía –ver curva de Phillips. Krugman subraya que “Obama no debe confundir sus objetivos, en una etapa de recuperación económica, la estabilización de la demanda agregada, es fundamental, mucho más que la lucha contra el déficit”.

Las  sobredosis financieras inyectadas a los puntos neurálgicos de la crisis se disipan, en un sistema que ha fracturado la cadena (capacidad de gasto – demanda – producción – empleo – ingresos – capacidad de gasto). El capitalismo está sumido en una crisis de dimensión estructural, que hace difícil corregir los errores introducidos por la mano invisible del mercado sin traicionar la esencia liberal del sistema,  y donde una depresión continua de  la actividad crediticia  podría hacer estallar de nuevo la burbuja financiera, encerrándose en un círculo tóxico contracción del crédito – depresión económica.

 Artículos relacionados:

3 pensamientos en “¿Crisis financiera o eterno retorno?

  1. el comentario es muy revelador de lo que esta pasando no solo en estados unidos sino en el mundo mora son fans a ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .