Twitter, Facebook y el Centro de Fuentes Públicas de la CIA


Néstor García Iturbe

Los medios modernos de comunicación son una bendición para el espionaje de la etapa actual. La CIA quisiera que cada persona en el mundo tuviera una cuenta en Facebook o en Twitter para poder ampliar la caracterización y el conocimiento de la misma.

¿Qué es lo que estos instrumentos le proporcionan a la tenebrosa agencia?

Sigue leyendo

La rebelión llega a Harvard


Álvaro Clarke

Escudo de la Universidad de Harvard

Un grupo de estudiantes del curso del profesor Gregory Mankiw, ex asesor del ex presidente George W. Bush, tomó la decisión de retirarse de la cátedra de Introducción a la Economía, en la Universidad de Harvard, con el fin de “expresar nuestro descontento con el sesgo inherente a este curso. Estamos profundamente preocupados por la forma en que este sesgo afecta a los estudiantes, a la Universidad, y nuestra sociedad en general.”… “nos estamos retirando de su clase este día, tanto para protestar por la falta de discusión de la teoría económica básica, como para dar nuestro apoyo a un movimiento que está cambiando el discurso Sigue leyendo

Las ideas, las armas de hoy


Omar Pérez Salomón

Fidel visitando el Palacio Central de Computación de los Joven Club

Cuando leía el artículo  “Con Fidel al teléfono”, publicado el domingo 20 de noviembre en el periódico Juventud Rebelde, enseguida me vino a la mente  lo expresado por el líder de la Revolución cubana Fidel Castro, en la Inauguración del XVIII Festival Internacional de Ballet de La Habana, el 19 de octubre de 2002, “Mientras en el mundo se escuchan los tambores de guerra o se dilapidan recursos para fabricar armas cada vez más sofisticadas y destructivas, en Cuba Sigue leyendo

Silvio Rodríguez emociona a Buenos Aires


Karina Micheletto

Silvio Rodríguez en Argentina

Fueron tres horas y media de concierto, en un marco de fiesta colectiva, a lo largo de una noche cálida que fue invitando a más, tema tras tema. Había pasado la 1 de la mañana del día siguiente y Silvio Rodríguez seguía regalando bises, solo o con sus músicos, asomándose una y otra vez el escenario, ante la incredulidad, el agradecimiento y la definitiva felicidad de las 14.000 personas que colmaron la cancha de Ferro. Les sacó fotos, los saludó, los aplaudió, les dijo gracias de muchas formas y les dejó sus versiones actuales de un nutrido ramillete extra de canciones, incluidas las de épocas de la trova, como “Ojalá” o “Playa Girón”, los himnos de los ’80 ya universales, Sigue leyendo