Las palabras de Alpidio


Alpidio Alonso

Alpidio Alonso en el VIII Congreso de la UJC

La lectura de un artículo publicado en el diario Granma me ha hecho volver sobre estas palabras de la intervención del poeta Alpidio Alonso en el VIII Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, efectuado en diciembre de 2004.

No abogamos aquí por el aburrimiento, ni el elitismo, y mucho menos venimos a alentar el síndrome de la prohibición. Todo lo contrario. Nuestro llamado va dirigido a no descuidar un flanco tan importante en nuestro trabajo de relación con nuestros jóvenes, y a generar opciones diversas, de distinta naturaleza, pero sin hacer concesiones en la calidad. Este, que desde una mirada superficial, pareciera un tema ajeno y sin mucha importancia, tiene no solo un eje económico y financiero imprescindible, sino también otro, de carácter ideológico, que no podemos soslayar ni subestimar.

Necesitamos de una diversidad cultural, donde, sin dar bandazos, la calidad no siga siendo lo alternativo: la canción inteligente, la nueva trova y la nueva canción en general, que constituyen cosecha pura del trabajo cultural en el período revolucionario, están prácticamente desaparecidas de nuestros medios y casi sin espacio para su disfrute en otros lugares; y aún, en la difusión de la música bailable por la radio y la TV, uno siente que ha habido un retroceso.

Cuba cuenta, como pocos países, con una música que la distingue y que le gusta a nuestra gente. Hay en ella una invaluable fuerza de alegría, de convocatoria, de cohesión y de reafirmación identitaria. Aprovechemos esa patria profunda de nuestra música y de nuestra cultura, en función de lo que realmente queremos para nuestros jóvenes.

La alegría, el verdadero disfrute, el goce y la plenitud espiritual, la verdadera fiesta de la libertad, solo pueden ser patrimonio del socialismo. Solo el socialismo puede aspirar a esto, porque solo el socialismo se centra en el hombre, en desarrollar y potenciar lo mejor de él; solo al socialismo le importa realmente transformar, mejorar, educar al hombre. (Enlace para leer el texto completo de esta intervención)

Artículo relacionado:

4 pensamientos en “Las palabras de Alpidio

  1. me parece muy inteligente, especialmente hoy cuando la sociedad pisa algunos terrenos no conocidos, hacer mucho incapie en la cultura y luchar contra toda la mediocridad y vulgaridad, porque sobre bases culturales equivocadas y patrones consumistas de un capitalismo que idealizan algunos jovenes y que obviamente no conocen, dificilmente se enraice y luego sostenga el “arbol de la vida” que se esta sembrando hoy, mucho menos que de frutos

    hace mucho ya que es comun ver en video clips y programas musicales patrones de conducta, patrones machistas, patrones de modas, gestualidad, modo de expresion, denigracion del idioma, etc. y vemos convertirse estos en “signos” de buena vida y buen gusto. tremenda confusion porque hasta aqui en “la yuma” andar vestido asi es de pesimo mal gusto. yo no entiendo de que alcantarilla capitalista sacan esa imagineria confundida

    tengo un sobrinito en la habana de 16 anos, y cuando voy a verlo parece un diablo, y todavia me dice ” tio asere, esa es la talla alla en los mayamis……” y yo le respondo : tu mira a ver si un dia te me apareces vestido asi, que yo no tengo ni quiero problemas con la policia, estas vestido como un delincuente de Liberty City.

    Viva El Unicorno Azul !
    Abajo El Chupi Chupi !

  2. En una parte de su intervención Alpidio Alonso dice:
    “¿por qué, a esta altura de la Revolución educacional y cultural del país, es creciente el número de personas que consumen novelitas de Corín Tellado o entran en el circuito clandestino de alquileres de antenas y cables que a la vista de todos han ido proliferando, extendiendo el consumo de películas, novelas mexicanas y programas made in Miami del peor gusto? ”

    Evidentemente existe un vacio que se está llenado con esos productos de mala calidad. Los sectores viculados a la cultura cubana tienen suficiente experiencia para producir obras de calidad, seguramente lo que falle son los recursos económicos, pero ahi debe entrar el ingenio y la exeriencia. Es llamativo el hecho que se haya repuesto la serie “En silencio tenía que ser”, producida hace 30 años. ¿Acaso ahora no hay quien produzca una buena telenovela?. ¿Hay ahora menos recursos económicos y medios que entonces?.
    Saludos

  3. Excelentes palabras del querido Alpidio, y excelentes comentarios… creo que el país tiene talento suficiente para producir bajo cualquier circunstancia económica, porque nuestros artistas no van -aunque ojo, no viven del aire- tras la paga si no tras demostrar su valia y ganar en la consideración de un pueblo que lo admira… si muchos de los actores que hoy se desempeñan en otras tierras hubieran tenido un mayor desempeño, estoy segura que estarian creando aca… y no hablo de los resentidos que puedan existir, si no de los que regresan cada vez a la tierra que los vio nacer a compartir con los suyos sus logros y sueños… no fue agradable oir cierta vez en una entrevista a Isabel Santos quejarse de no tener ningun ofrecimiento de trabajo en esos momentos… y no hablamos de una actriz menor, si no de una de las glorias de nuestra cultura nacional. Y esto que digo ha sido demostrado en la mayoría de las últimas telenovelas que se han televisado, con errores normales pero con muchos aciertos, reflejando nuestra realidad sin edulcoramientos, sin aquellas casas de lujo o bohios con jarros brillantes de aluminio…. Realmente, quien con ojos de buen catador se sienta ante una telenovela de las que trasmiten esos famosos canales magicos o se “empuja” uno de esos shows al uso en que lo normal es llevar a infelices y caerse a gaznatones ante las camaras… tiene que tener buen estómago para que “contrimás” ¡¡les gusten!!

  4. Rosa, tu como haces para ponerle siempre la tapa al pomo ?

    espero algun dia entonces volver a dibujar mis ideas sobre la habana y retomar viejos sueños y proyectos que nunca se realizaron, cuando uno tiene “algo” que entregar, que decir o que hacer y uno ama la ciudad o el pais donde supone que estas ideas y proyectos deben encontrar espacio (pero no lo encuentran), uno siente que esta gritando en medio de un desierto.

    trabaje bien duro e hice lo mejor que podia hacer con mis manos y mis ilusiones, entonces tenia una jefa que entraba a la oficina a comentar algo, y nos hablaba mirando por la ventana, para no mirar los dibujos, proyectos e ideas que estaban sobre las mesas de todo el equipo. parece una anecdota aislada y no por esa me di la media vuelta. pero sirve para explicar lo importante que es dar valor al esfuerzo de los que trabajan por amor. eso es dificil o casi imposible, siempre que un mediocre profesional pero confiable politicamente tome el control, y en mi modesta experiencia: abundan.

    de repente la vida se pone decubito supino o decubito prono….y todo lo que esta dentro de uno comienza a entregarse en casa ajena, y ves que si, que tu trabajo funciona que no eras tu quien no podia. el hecho es que empiezas a funcionar y cada cosa que entregas y cada cosa que te arrancas o te arrancan es un pedazo de ti que no cayo en tu tierra.

    las satisfacciones profesionales que sembramos en otras tierras alimentan nuestro ego y alimentan nuestro bolsillo, pero empobrecen nuestro espiritu.

    discuti mucho en la Universidad cuando comenzo el “escalafon integral” la fiesta de la mediocridad, que vio primero la oportunidad de afectar a los que tenian las maximas calificaciones y preparacion, lo cual se logra con esfuerzo, y luego, que ingenuidad. pensaron todos que tal vez sin grandes exitos academicos pero con participacion en festivales de aficionados, juegos deportivos, jornadas en la agricultura, etc, podian escalar algunos pasos haicia arriba. obviamente el problema es que todo el mundo penso lo mismo y todo el mundo no puede subir, porque para que uno suba 5 puntos, 5 tienen que bajar un punto. fue una experiencia deprimente entre companeros.

    premiar el talento y el sacrificio academico es dificil si son juzgados por la mediocridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.