“Radio Martí”: la impotencia de la potencia


Omar Pérez Salomón

Uno de los proyectos de ley que más preparación, análisis y discusión ha tenido en la Cámara y Senado norteamericano es sin dudas el presentando a principio de los años 80 del siglo pasado, que contemplaba la creación, financiamiento y operación por parte del gobierno de Estados Unidos, de una estación de radio destinada a transmitir exclusivamente hacia Cuba.

El propio presidente Ronald Reagan firmó la orden ejecutiva 12 323, el 22 de septiembre de 1981, mediante la cual creaba la “Comisión Presidencial para la Radiodifusión hacia Cuba”, la que tendría como objetivo analizar la creación de un nuevo “servicio radial” dirigido específicamente a Cuba. Habría que destacar que uno de sus miembros era Jorge Mas Canosa, presidente de la organización contrarrevolucionaria y terrorista, Fundación Cubano Americana.

Los proyectos de ley presentados fueron tratados por varios subcomités y comités de ambas cámaras durante todo el año 1982, los cuales convocaron a numerosas audiencias públicas en las que declararon expertos en programación radial, relaciones políticas internacionales, ingeniería, integrantes de las distintas asociaciones de radiodifusores, junto a funcionarios de la administración norteamericana.

En mayo de 1985, luego de un torcido camino de formales disputas legislativas, tiene lugar el advenimiento de la emisora anticubana con el nombre del apóstol de la independencia de Cuba, materializándose una nueva agresión a la soberanía del espacio radioeléctrico cubano.

Pensaron que estas transmisiones tendrían la misma efectividad que las realizadas por Radio Europa Libre y Radio Libertad a los países de Europa del Este, en el sentido de favorecer la subversión político ideológico para destruir la Revolución Cubana.

Luego de casi 27 años de fracasadas transmisiones de la mal llamada Radio Martí hacia la mayor de las Antillas, por parte de cinco administraciones norteamericanas, se pone de manifiesto la impotencia de la potencia más poderosa del planeta, para cumplir sus objetivos imperiales con relación a Cuba. Es tanta la soberbia, que desconocen las reiteradas llamadas de atención  realizadas al gobierno de Washington por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo de la ONU.

Por estos días, la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones, que se celebra en Ginebra, ha reafirmado que Estados Unidos viola las normas a las que está sujeta por invadir el territorio cubano con frecuencias radioeléctricas enviadas desde aeronaves, que interfieren canales de televisión y frecuencias de radio en ondas medias y FM que se encuentran en servicio en la isla.

El despliegue de aviones para las trasmisiones ilegales constituye una de las acciones más provocativas y peligrosas. Una medida como esta solo se ha tomado anteriormente durante situaciones de guerra, como Viet Nam e Irak, y significa una clara violación de la soberanía cubana.

Las transmisiones de “Radio y TV Martí” desde una aeronave comienzan en agosto de 2004 y llegan a nuestros días, gastando una cifra considerable de dinero de los contribuyentes norteamericanos.  Cada emisión contra Cuba  cuesta más de 100 000 dólares. Tales emisiones son sufragadas con un presupuesto aprobado por el Congreso estadounidense, que este año fiscal prevé más de 30 millones de dólares.

A lo largo de más de cinco décadas, las sanciones y restricciones económicas contra Cuba han estado acompañadas de operaciones diversionistas e iniciativas para crear, financiar y dirigir una quinta columna contra el orden constitucional cubano.

La emisión de señales de radio y televisión hacia Cuba desde territorio norteamericano, que hoy alcanza más de 2 000 horas semanales de programación anticubana, incluidas alocuciones que convocan actos terroristas, ha sido una verdadera guerra en los órdenes técnico, diplomático y de inteligencia, donde la potencia imperial ha llevado la peor parte, pues se  neutraliza cada día la señal de la televisión enemiga en sus distintas variantes y se mantiene en un bajo perfil la recepción de la RM.

Quizás por eso la actual administración de Barack Obama se empecina en incrementar estas transmisiones, a pesar de las acusaciones de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones.

Artículos relacionados:

8 pensamientos en ““Radio Martí”: la impotencia de la potencia

  1. Es creído extensamente pero no demostrado que Radio y TV Marti son mecanismos utilizados por el anti-Castro cubanos de distribuir sobornos para otras actividades extralegales. Nadie cree que el propósito original de estas transmisiones es servido en gran parte a causa de la señal que atasca por el gobierno cubano. Con viajes aumentado a Cuba por miembros de la familia cubanos que viven en Miami, no hay necesidad para una transmisión de radio de traer supuestamente noticias. Por último, el 30 millones de dólares pasaron cada año siendo una cantidad tan pequeña por estándares de contabilidad de EEUU que va en gran parte inadvertido.

    Radio y TV Marti, como el embargo misma, es reliquias de Guerra Fría cuya utilidad es expirada pero es mantenidos por una minoría diminuta pero poderosa de cubanos que comparten el mismo intransience pero ideologías polares con sus hermanos cubanos en la isla.

  2. Sr. Moses, no diga disparates con respecto al Uruguay. Ud. habla sin ton ni son de lo que no sabe. En Uruguay, no nos estamos muriendo de hambre como Ud. indica, y en todo caso, desde que la izquierda asumió en nuestro país, es que se muestra guarismos que nos han puesto a nivel internacional como país de referencia. En todo caso, fue cuando los totalitarios eeuu andaban dando clases de traición y golpismo a militares uruguayos, como a muchos en el cono sur, e instauraron una dictadura que fue continental. Solo Venezuela no tenía dictadura en los 70s. Así que, en todo caso, cállese la boca y lea algo. Su ignorancia con respecto a lo que hace e hizo su “amado eeuu” hace para con el resto del orbe, lo deslegitima para venir a pretender dar cátedra a los demás. En todo caso, si quiere enterarse de algunos datos, le recomiendo dos libros uruguayos:
    La historia reciente: publicación de la UDELAR, nuestra máxima casa de estudio, universidad pública, donde se relatan y rescatan hechos previos a los 70’s y posteriores. Tanto desde el punto de vista humano como de la historia económica, tanto regional como continental. Ahí podrá ver las fotos que los mismos gorilas milicos les sacaron a los niños secuestrados como botín de guerra.

    Alto el fuego, de los periodistas Nelson Caula y Alberto Silva, con datos muy certeros y análisis, con respecto a los años de plomo.

    Y en cuanto a su ridícula postura de tratar como “minucias “, el dinero que eeuu dispone para atentar contra otra nación, en este caso, Cuba, y no tener Ud. un mínimo de raciocinio y vergüenza para ver a felonía que eso significa, lo descalifica sin más. Es Ud. un farsante y fariseo.

  3. Como diría Iroel, este es otro “equidistante” que como Moses pretende igualar agresores y agredidos

  4. Radio Marti es la mas flamante ingerencia externa de la radiodifucion en el mundo moderno contra un pais.
    A la ves es malgastar el dinero del contribuyente norteamericano, si nuestro dinero se va a la basura.
    Creo que ese dinero se deveria invertir en la creacion de empleos en USA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .