Desde España: El cemento de lo diverso


Javier Couso Permuy

Uno de los mayores pecados de la izquierda real, a mi juicio, es la imposibilidad de gestionar el disenso o la discrepancia, ese fenómeno asociado a la acción humana que, de hecho, constituye un poderoso factor para evitar el acomodo y además permite, en los diferentes ámbitos de la vida, la evolución.

Todas y cada unas de las corrientes políticas de la izquierda en general, con casi ninguna excepción, tienden a construir un discurso homogéneo que muchas veces se convierte en dogma u ortodoxia inamovible. A la vez, en la gestión del poder, se tiende al tribalismo o a la familia como elemento de pertenencia que condiciona todas las acciones dentro de una organización.

Las gentes de izquierda aspiramos a transformar la sociedad y pensamos que nuestras propuestas tendrán la capacidad, al menos, de mejorar la vida humana, convertida hoy en día en un mero producto más dentro del mercado global del capitalismo.

Pero es curioso, y sobre todo desmoralizador, que no apliquemos nuestra forma de sociedad en los espacios de militancia. Burocracia, autoritarismo, doble moral, mesianismo, … son algunos de los grandes pecados que cometemos a diario a pesar de la teórica intención de contrición eternamente renovada.

Hoy en día, y en medio de cambios vertiginosos, el respeto a la sana discrepancia brilla por su ausencia en el espectro amplio de la nebulosa que conforma la izquierda. Y no constituye un problema menor, pues conduce a la parálisis o a la transformación de elementos vivos en sectas que persiguen la heterodoxia como una herejía a la que se debe combatir de manera inquisitorial.

Es cierto que el disenso, para ser sano y constructivo, debe tratar de construir un debate enriquecedor, plural e incluyente. Estar al servicio de la organización, colectivo, sindicato o partido y nunca ser la excusa que esconda la búsqueda de la ruptura.

Dejando aparte actitudes que buscan el enfrentamiento o la imposición, que nuestro ámbito de lucha no sea capaz de tolerar e integrar los pensamientos que chocan con las asumidas, inconscientemente o no, líneas oficiales de la mayoría, convierten toda teoría emancipadora en una realidad opresiva que en ningún caso, si llegase a ser hegemónica, traería el mejoramiento humano.

Tenemos muchos ejemplos en la historia de la imposición férrea de líneas dogmáticas, casi nunca elegidas a través de una verdadera democracia interna, y que han llevado a terribles y dolorosas perversiones donde, bajo una retórica de libertad de pensamiento, se aplastaba todo pensamiento diferente a la línea oficial.

Estos tics que contradicen cualquier pensamiento racional y que nos retrotraen a la forma en que se cohesionan las sectas, a parte de convertir organizaciones que deberían estar vivas en entes fosilizados, son la causa de la actual atomización de la izquierda.

Ideas cerradas, inmovilistas, que descansan sobre dogmas inmutables, construyen formas de pensamiento en torno a una verdad superior que los demás no tienen, convirtiendo el exterior en amenaza equivocada y el interior en un castillo protegido por murallas de cohesión dogmática.

Parece que dé miedo escuchar lo diferente, poner en cuestión nuestras verdades, revisar el argumentario oficial. Preferimos estigmatizar directamente. Al enemigo no se le escucha, se le vence. No se le respeta, se le ataca. No vaya a ser que nos convenza y nos saque de nuestra torre de marfil, de la seguridad del no pensar.

Sé de lo que hablo, no es un ejercicio de teorización sobre cuestiones desconocidas. Abracé, y aún abrazo algunas veces, esta forma de relación sectaria. Es como una armadura que te alinéa con los elegidos y te permite caminar entre la minoría, soportando una sociedad que no marcha por donde querrías.

Pero sé que es el camino equivocado, que nos hace más pequeños.

Nos encontramos en medio del triunfo del pensamiento neoliberal, asumido como hegemónico por una parte importante de la población. Trabajadoras y trabajadores que asumen el discurso de los mismos que los esclavizan. Es la vieja asunción de la autoridad clara y precisa frente a la minoría que además de ser minoría, lo es porque se fragmenta en base a cualquier diferencia.

Si queremos crecer, pero además crecer con garantías de crear algo que valga la pena y que dé espacio a las diferentes sensibilidades, tendremos que desterrar esas prácticas que se han asentado en el alma de la izquierda.

Generosidad con nuestra gente. Apertura al disenso constructivo. Respeto a la diferencia de planteamientos.

El cemento de lo diverso construye cimientos de bella y poderosa unidad de acción. (Publicado en Hablando república)

4 pensamientos en “Desde España: El cemento de lo diverso

  1. Es factible escuchar, dejar, analizar y fomentar, El imperio no espera, avanza incluso entre los hombres de poca fe y los tranforma en sus iterlocutores, son fàciles por no tener claro y preciso lo que es el centralismo democrático. Duro en la discrepancias internas pero unidos en la aplicación de sus avances politicos e ideologicos. Lo maravilloso y satisfactorio para un revolucionario es haber cumplido con enterza y fe lo que el partido de izquierda asume como programa de trabajo. El que dice ser de izquierda y rehuye tratar las discrepancias, es sin duda uno de los voceros del imperio que tiene miedo a ser desenmascarado por las bases. !!ojo la mayoria¡¡ no todos de esos personajes ,son los que venden las causas noble de la revoluciòn, por cuando se està en el proceso de revoluciòn social y nacional (democrata burguesa) Se fomenta respetar al enemigo,el imperio cuando toma el poder con sus lacayos no respeta a nadie ante por lo contrario saben quienes verdaderamente deben asesinar y callar. Chile fue y es ejemplo. Recordemos al Che en su frase al im…………………….. Me gustaria intercambiar criterios.

  2. Felicito a Javier por su post, es cierto que la izquierda mayoritaria ha sido sectaria y represora con quienes no piensen igual y cuando hemos sido democráticos dentro de las instituciones llamadas de izquierda nos reprimen y censuran.Esa es la triste historia de la izquierda hegemónica del siglo XX.
    Esto es particularmente sensato en el post de Javier:” Ideas cerradas, inmovilistas, que descansan sobre dogmas inmutables, construyen formas de pensamiento en torno a una verdad superior que los demás no tienen, convirtiendo el exterior en amenaza equivocada y el interior en un castillo protegido por murallas de cohesión dogmática.Parece que dé miedo escuchar lo diferente, poner en cuestión nuestras verdades, revisar el argumentario oficial. Preferimos estigmatizar directamente. Al enemigo no se le escucha, se le vence. No se le respeta, se le ataca. No vaya a ser que nos convenza y nos saque de nuestra torre de marfil, de la seguridad del no pensar”
    Mientras no dejemos de ser sectarios y sigamos obedeciendo a mesías, le quitamos todo el prestigio a la izquierda como corriente de pensamiento y acción.
    Felicito a Iroel por colgar este post, porque el lenguaje y el pensamiento de él suele ser de confrontación, sectario, y de criminalización hacia todo el que no piense como él.

  3. Gracias, Marlene, en nombre de Javier y mío. Tengo el honor de contar a Javier entre mis amigos y que sea además un colaborador de la Pupila, para cuyo primer aniversario escribió: “Por eso felicito a la Pupila insomne de Iroel Sánchez, porque no es sólo un lugar para ver Cuba desde el periodismo y la literatura, es también una herramienta para junto a Cuba ver el mundo, celebrando la verdad y combatiendo la mentira.” https://lapupilainsomne.wordpress.com/2011/07/22/una-herramienta-para-junto-a-cuba-ver-el-mundo-2/
    Si como “confrontación, sectario, y de criminalización hacia todo el que no piense como él” te refieres a mi opinión sobre las provocaciones organizadas por el gobierno de EU en Cuba contra la que te expresaste con toda libertad aquí https://lapupilainsomne.wordpress.com/2012/03/03/la-otan-se-organiza-en-la-habana/ te puedo aesegurar que la diversidad y la aurtocrítica a la que llama Javier -y suscribo- es para la lucha por mejorar el mundo y el enfrentamiento al imperialismo y a quienes le sirven, lo que puedes comprobar leyendo sus textos en La pupila insomne https://lapupilainsomne.wordpress.com/tag/javier-couso/.

  4. Si, la izquierda tiene esos y muchos otros pecados, hasta incluso el de haber olvidado su propia naturaleza. Mi sentimiento hacia ella es la de que ha regresado para jubilar a sus héroes de la guerra cxivil. Sus actuaciones no pasan de ser meras comparsas del referente que parece justificarles y en el que se escudan desde la transición, el PSOE, una creación de la CIA. Sus acciones no han pasado de un españolismo trasnochado, y cuando lo han creido oportuno han dado palo a su izquierda para congratularse con la oligarquía financiera y terrateniente, con quien han conteporizado descaradamente para mantener la ‘sagrada unidad de España, antes ROJA que ROTA’, en un concepto chovinista, excluyente de las distintas lenguas representantes de las distintas nacionalidades, reducidas manu militari a expresarse en español, condenandolas por pequeño burguesas para amedrentar por contrarrevolucionarios justamente a quines se propongan romper el círculo vicioso del españolismo criminal que campa a sus anchas por todo el estado. Si, han evolucionado hacia la política del sofá y las subvenciones, el buen vivir i la mala leche del que se cree con la verdad absoluta i de que el socialismo en una especie de niño Jesus en pañales y español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .