Raúl en despedida al Papa: “Hemos encontrado muchas y profundas coincidencias”


Raúl Castro

Raúl Castro recibe a Benedicto XVI en el Palacio de la Revolución el martes 27 de marzo de 2012. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Santidad:

Desde su arribo a tierra cubana, nuestro pueblo le acogió, y hoy le despide, con sentimientos de respeto y afecto.

Su visita ha transcurrido en un ambiente de mutua comprensión. Su encuentro con los cubanos le ha dado la oportunidad de conocernos mejor y constatar la justeza de nuestros propósitos.

Cuba ha tenido como su principal objetivo la dignidad plena del ser humano. Somos conscientes de que ésta no solo se construye sobre bases materiales, sino también sobre valores espirituales, como la generosidad, la solidaridad, el sentimiento de justicia, el altruismo, el respeto mutuo, la honradez y el apego a la verdad.

Hacer el bien común fue un principio que aprendimos del padre Félix Varela. Luego, José Martí escribió que “ser cultos es la única manera de ser libres” y nos convocó a “conquistar toda la justicia”.

Conferimos suprema importancia a la familia, favorecemos todo lo que la enaltece y privilegiamos el papel de los padres en la educación de los hijos. Cuidamos de la niñez como nuestra mayor esperanza y alentamos a la juventud, sin ningún paternalismo, a la participación libre y creadora en las realizaciones de nuestra sociedad.

Reconocemos la contribución patriótica de la emigración cubana, desde el aporte decisivo a nuestra independencia de los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso y todos los que fueron sostén de los anhelos de José Martí, hasta los que se oponen hoy a quienes atacan a Cuba y manipulan el tema migratorio con fines políticos. Hemos realizado prolongados esfuerzos hacia la normalización plena de las relaciones de Cuba con su emigración que siente amor por la Patria y por sus familias y persistiremos en ellos por la voluntad común de nuestra Nación.

Es este un pueblo justo que se enorgullece de las virtudes de sus cinco hijos condenados por luchar contra el flagelo del terrorismo y defender la verdad, que los acompaña en cada minuto de su inmerecido encierro y comparte los sentimientos de sus familias que sufren.

Satisface a nuestro país estar entre los que más han hecho por la vida, la libertad y la dignidad humana.

Compartimos la certeza de que sólo la movilización de la conciencia de los pueblos, el respeto mutuo, el diálogo y la cooperación permitirán al mundo hallar soluciones a los más graves problemas.

Santidad:

Hemos encontrado muchas y profundas coincidencias, aunque, como es natural, no pensemos lo mismo sobre todas las cuestiones.

El pueblo cubano, abnegado e instruido, ha escuchado con profunda atención cada una de las palabras que Su Santidad le ha ofrecido.

Por su decisión de visitarnos, por sus afectuosos sentimientos hacia los cubanos, que siempre recordaremos, le expreso, en nombre de Cuba y en el mío propio, nuestra profunda gratitud y aprecio. (Tomado de Cubadebate)

Muchas gracias.

10 pensamientos en “Raúl en despedida al Papa: “Hemos encontrado muchas y profundas coincidencias”

  1. La Diplomacia es un arte, y al Camarada Raúl Castro le podemos colocar sus 15/20, los otros 5 que le faltan se los quito, por que todo el mundo conoce su trayectoria de hombre revolucionario y de armas tomar, pero como dice el dicho ” a como vaya viviendo vamos viendo” A Benedicto que se vaya con su cuento a otro lado, no hay dinero en Cuba para regalarale a nadie, por muy Papa que él se crea.
    http://omaraqui2000.blogspot.com
    http://omaraquino2010sistemas.blogspot.com

  2. A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS…
    PERO CERTERAS

    ¡Diez puntos para Raúl!… “A Dios rogando, pero con el mazo dando”

    En Cuba no hubo milagros de la Divinidad. Todo lo que su pueblo logró fue merced a sacrificio, vocación de lucha y dignidad.

    Y lo que no obtuvo, se debe claramente a la agresión impiadosa del más siniestro imperio de la historia humana, en el que Benedetto no encontró, al parecer, culpa alguna.

    Escuchamos sutiles admoniciones al socialismo, allí en la Plaza; silencio cómplice hacia el feroz enemigo.

    Advertencias encubiertas a las ovejas “descarriadas” y olvidos sugestivos hacia el lobo hambriento que las acosa. Curioso.

    Pidió “cambios” en Cuba, pero no se los solicitó a los agresores y a toda la caterva de miserables que fogonean desde Miami, desde Madrid y otras metrópolis, la pobreza y la marginación del noble pueblo cubano.

    Súplicas y sometimiento hacia el Altísimo, pero, hasta ahora, que se sepa, tan maravillosa concepción -el Dios universal, administrador de la felicidad humana-, no se ha hecho presente en todo el continente; tampoco en el mundo.

    De haber sido así, no habrían padecido millones y millones de inocentes en los cinco continentes los desmanes, crímenes y brutalidades que se han contemplado a lo largo de la historia humana en dos milenios, por no hablar de todos los anteriores.

    ¿Dónde estaba el Salvador a la hora de la inmolación de los habitantes inocentes de Hiroshima y Nagasaki?

    ¿Estaba distraído cuando los bombardeos con el “agente naranja” y el napalm de los yanquees en Viertnam?

    ¿Por qué no protegió a los pobres iraquíes, a los libios, a los afganos asesinados por los marines?

    ¿Cuál es la causa por la que no les tendió una salvadora salida a los 30.000 asesinados en Argentina o a los de Chile, Panamá, Paraguay, Nicaragua, Haití, Venezuela, México, Perú, Uruguay?…

    Misterios insondables de la “divinidad”.

    No fue la intervención “divina” la que liberó pueblos de los colonialistas. Tampoco de los dictadores al estilo Videla o Pinochet, por nombrar sólo a los más renombrados genocidas de la América del Sur.

    Nada hizo la “divinidad” por salvar a los españoles republicanos de las brutalidades de Franco en España o de Mussolini en Italia; menos por otros pueblos de Europa abatidos bajo la bota nazi. Ni un sólo gesto milagrero para salvar a los millones masacrados en los campos de concentración de la pandilla hitleriana.

    De la Iglesia, en general, mejor no hablar.

    Hasta ahora, sólo la acción de los hombres, de los más sacrificados y esclarecidos, logró vencer a todos esos monstruos. Sólo el arduo trabajo de los científicos encontró la fórmula para terminar con las más temibles enfermedades. No ha bajado ningún “ángel de la guarda” para ayudar a la Humanidad. Nadie ha visto semejante maravilla.

    Esplendorosa la actitud del pueblo cubano hacia el Manso Cordero del Señor, pero muchos estábamos esperando otro mensaje, además de los protocolares y de los pastorales.

    Ni una palabra condenando la cincuentenaria agresión del imperio a la isla y a su pueblo; ni una palabra hacia Los Cinco; ni una palabra de condena a los poderes que tienen en sus manos la posibilidad de encerrarnos en una hoguera nuclear.

    Sólo hostias, velas, estampitas, rezos, adoración a íconos de yeso o piedra caliza, como la estatuilla de la Virgen (la Biblia prohíbe esas prácticas)… Los iconoclastas no estaban equivocados, por el contrario. En esto, son más respetables y sinceros seguidores del Cristo los Testigos de Jehová que el Vaticano.

    Y así de seguido, la única verdad es la realidad.
    Mucha pompa de obispos y embajadores. Mucho lujo y gestos ampulosos.

    Por eso, el discurso de Raúl, esas breves palabras de despedida, encierran el único contenido valedero, sincero, digno y valiente, que se pudo escuchar en estos días.

  3. Respeto, dignidad, honradez, valor, agradecimiento, justicia social………de incalculable profundidad, fueron las palabras de Raul en la despedida del Papa, elocuencia de la grandeza de nuestra Revolución…..!!!! infelices los que quisieron hacer de esta visita un show mediático !!!!

  4. Al fin un final feliz. Todo lo que los lacayos del norte pretendieron, con la visita del Papa, se fue abolina. Extraordinariamente respetuoso, directo y convincente Raúl demostró la posición del Estado Cubano en relación con los representantes de cualquier fe. La misma postura de un pueblo donde no existen en su mayoría ni fundamentalistas, ni fanáticos, ni patrioteros que le sirven como carne de cañón al imperio en otras latitudes. Observen, el Papa no le causó ni un rasguño al gobierno de USA ni a Su despiadado acoso contra Cuba y los cinco, sin embargo, su maquinaria mediática tenía órdenes de aguarle la fiesta. ESO DEMUESTRA LA EDUCACIÓN MORAL DE CUBA EN UNA CULTURA PACIFISTA. QUE APRENDAN DE FIDEL Y RAÚL LOS INMORALES…

  5. Dardo Ribas,me encanto tu comentario.Por lo que no debo decir nada mas. Un millon de gracias. Con afectos, Nadi Lopez.

  6. Cada vez más resulta extraordianariamente repetitivo este blog y sus visitantes. Lo digo sin ningón doble sentido: Se observa en él una alineación casi similar a la de los militares adiestrados en una formación de ceremonias…es increíble !, a veces da la impresión como si respondieran a un llamado único ( no digo guión), sino, a un pensamiento lineal, recto, sin curvas…casi, casi perfecto. Estoy verdaderamente sorprendido de constatar tanta perfección, tanta decencia, tantas acciones adecuadas, pertinentes, apropiadas, acertadas; es como si los destinatarios de tantos elogios fueran Dios mismo. Realmente me siento disminuido porque vivo en un país donde los gobernantes se equivocan a diario, beben en sus fiestas, salen con otras mujeres, les gusta la buena vida, regresar a casa los viernes y hacer una parrillada con sus amigos; comenten infracciones de tránsito, hablan con la boca llena; usan corbatas que no vienen con el traje; manejan autos consumidores de combustible despojando a los dueños de los pozos de petroleo que sirve para refinar la gasolina que consumen; preparan y dirigen acciones punitivas con fuerzas élite para aniquilar enemigos de la raza humana.
    Y lo anterior no es todo, si hiciera una relación de todo no me alcanzaría el blog completo; de modo que pienso que los que me dirigen como gobierno en USA son personas humanas como yo, con pasiones, ambiciones, gustos, deseos, anhelos; con pequeñas cosas buenas y malas; con secretos y meteduras de pata. Y si no me creen, lean cualquier periódico de este increíble país y no faltará un sólo día en que los audaces reporteros pongan a algún político “contra la pared” obligándolos a dar cuentas de sus actos deshonestos, fraudulentos o infieles con su pareja; no se escapa uno, ni el presidente; que por cierto, es como cualquier otra persona, IGUAL, no come más ni menos y su mandato es máximo de 8 años con suerte electoral. Pero aún así, aunque sean americanos, aunque tengan otra cultura, aunque hablen un idioma que no entiendo totalmente bien todavía, aunque no les interese nada material en mi patria, que es Cuba, aunque no sean ni acreedores ni deudores ni de los cubanos, ni del gobierno de la isla ni mío, los más cerca, más humanos, más equívocos. Y lo que más me gusta de ellos cuando se dirigen al pueblo es que no le piden más sacrificio, ni confianza, ni un voto de esperanza ni tratan de “desviar” sus desaciertos como políticos en otra “dirección”. Los he visto renunciar ante una montaña de acusaciones de haberle sido infiel a su esposa o haber utilizado una targeta de crédito con fondos de su partido para pagar una cena de negocios _una cena de negocios millonarios_ gastando mil o dos mil dólares como diferencia.
    Mucho menos escucho a ninguno desatando pasiones de odio y venganza contra otro país, ni siquiera contra Pakistán que albergó demasiado tiempo sin percatarse de su existencia, al asesino de más de 3 mil personas civiles de un golpe y otra en otras acciones.
    Cuando recuerdo estas vivencias y las comparo con los comentarios de elogios, halagos y otros etc, etc que les hacen a los dirigentes de la isla que los convierten aparentemente en “ángeles” con dos patas, me siento más reconocido e identificado con éstos, con los que se equivocan, con los que engañan a sus parejas, con los que son multados, con los que están obligados a atender a los periodistas y a dar una explicación al público sobre sus actos. Estos, los que fallan, los que tienen a su familia como centro de sus vidas y no al partido este o aquel, son los que siento más cerca, menos elevados, más humanos.
    No me gustan los elogios como los que se escriben a diario en este blog contra esas personas y mucho menos me agradan los comentarios de algunos que incitan a la violencia, a los disparos, a los golpes.
    Si os estáis preguntando por qué entonces lo visito, les respondo:
    Porque es como los aprendo a conocer, queridos.

  7. Arce,
    Qué intolerantte eres, como esas personas que dices admirar y basan todo eso que describes en la exclusión del 90% de las personas que viven en este mundo. La mayoría de los que comentamos aquí nos sentimos discriminados por ellos, que por cierto nunca tienen que explicarnos ante la prensa por qué no comparten todo eso que dilapidan con las mayorías excluídas, ni por qué bloquean a Cuba ni por qué asesinan, bombardean y torturan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .