Facebook y Google lucran con nuestra vida


Eduardo Febbro

La empresa se sirve de cada huella dejada por los usuarios para hacer dinero con ellas. La asociación Internet sin Fronteras propone la creación de un e-sindicato con la meta de defender los derechos de quienes usan esa red virtual.

¿Cuál es el tercer país del mundo en términos de población y el que más espía a sus ciudadanos? La respuesta cabe en un territorio virtual: Facebook. Con sus 900 millones de usuarios registrados, si Facebook fuera un país sería el tercero del mundo, justo después de China (1340 millones de habitantes) y la India (1170 millones). Esta demografía virtual hace de Facebook un territorio de participación voluntaria en el cual los usuarios entregan su intimidad con toda inocencia sin tener plena conciencia de a lo que están expuestos, ni tampoco el gigantesco capital que los utilizadores aportan a la empresa fundada por Marc Zuckerberg.

Creada hace apenas ocho años, Facebook pretende cotizar a un valor bursátil de 104.000 millones de dólares. Es más grande que Amazon, 98.000 millones de dólares, vale casi tres veces más que Ford Motors, 38.000 millones de dólares, pero menos que Google, 203.000 millones, y que Apple, 495.000 millones. Al igual que Google y otros gigantes de la red, Facebook ha dejado de ser la muy simpática Satart-Up creada en el campus de Harvard. Es un predador de datos, una aspiradora universal de publicidad, un auténtico servicio de inteligencia que se sirve de cada huella dejada por los usuarios para hacer dinero con ellas.

Todas las cifras que tienen que ver con Facebook son imperiales: con 169 millones de usuarios, Estados Unidos cuenta con el mayor número de miembros. Le siguen la India, con 51 millones; Brasil, con 45 millones, y México, con 20. Más de 300 millones de fotos se suben cada día a Facebook y cerca de 500 millones de personas acceden a la red social utilizando dispositivos móviles. Sin embargo, el calificativo de “red social” está lejos de coincidir con la realidad. Como lo resalta Archippe Yepmou, presidente de la asociación Internet sin Fronteras (www.internetsansfrontieres.com), ISF, el valor bursátil de Facebook “está indexado sobre el abuso de nuestro derecho al control de nuestros datos personales”.

El peso de Facebook es proporcional al grado de intimidad que revelamos con nuestras conexiones. Facebook y Google se apoyan en casi el mismo modelo económico: cuanto más se sabe sobre los gustos e inclinaciones de los usuarios, más dinero se puede hacer con esos datos sin que el utilizador haya dado su acuerdo. Es en este contexto que la asociación Internet sin Fronteras propone la creación de un e-sindicato con la meta de defender los derechos de los usuarios de Facebook y otros mastodontes numéricos que espían cada uno de nuestros clics para convertirlos en oro. Antonin Moulart, miembro de Internet sin Fronteras, explica que la “idea de un sindicato electrónico apunta a imponer una relación de fuerza con la empresa del señor Zuckerberg para que entienda que tenemos derecho a decidir sobre nuestras informaciones personales”. La paradoja Facebook es inmensa: se ha vuelto un útil de intercambio mayor, con alcance planetario, pero su aparente inocencia atrae adeptos que se prestan voluntariamente a una violación impensable de su vida privada. Archippe Yepmou revela, por ejemplo, que “nuestras agendas están scaneadas por Facebook a través de nuestro teléfono móvil y nuestro web mail. La empresa procede también a una identificación biométrica que le permite a Facebook reconocer logos y rostros de las fotos sin que el contribuyente haya dado su autorización explícita”. La idea del e-sindicato viene a imponer un mediador entre las personas y este robo de la intimidad. Desde luego, la solución más simple consistiría en no inscribirse en Facebook, pero su necesidad, real o imaginaria, ya es un hecho consumado. En este sentido, la asociación Internet sin Fronteras reconoce que “la posición monopólica de Facebook hizo de la empresa un espacio de socialización obligatorio para toda o una parte de la población”. Hemos ingresado en ese espacio virtual-social como ovejas mansas mientras el lobo estaba al acecho. Reparar el error requiere una conciencia universal del valor estratégico y comercial de nuestros datos personales, así como de nuestro derecho a oponernos a que sean comercializados. Pero esa conciencia está lejos, muy lejos de haberse plasmado. La capitalización de los datos personales está perfectamente cifrada en el valor de Facebook. No son sus máquinas o su programa lo que han hecho su riqueza, sino nuestra intimidad. El ingreso en la Bolsa de Facebook inaugura otra fase peligrosa: “El modelo económico de la empresa basado en la explotación comercial de la vida privada va a empujar a Facebook hacia una dirección todavía más intrusiva y liberticida”, afirma la ISF.

Facebook es un auténtico estómago de datos cuyo destino, en gran parte, desconocemos. El contrapoder frente a Facebook y otros traga-datos planetarios existe: es, por ahora, tímido pero real. Electronic Frontier Foundation, Internet sin Fronteras, las muy oficial CNIL (Comisión Nacional de Informática y Libertades, Francia), el Controlador Europeo de Protección de Datos, CEPD, o Europe versus Facebook son algunos de los organismos oficiales o no gubernamentales que se plantean la manera de tejer un cerco legal entre los ciudadanos y empresas como Facebook o Google que lucran con nuestra vida. Harán falta, sin embargo, muchos años para que los usuarios pasen a la acción y tomen conciencia de los niveles de exposición a los que están sometidos cuando, sin ninguna garantía de privacidad, suben una foto, manifiestan un gusto musical o la preferencia por una u otra marca. (Tomado de Página 12)

Artículos relacionados:

7 pensamientos en “Facebook y Google lucran con nuestra vida

  1. Quien no debe,no teme”,es una red social,tantos viejos compañeros de escuela secundaria,pre,universidad,vecinos….eso sí,en los linsk de seguridad está claro,quien puede y quien no puede ver mis datos.No obstante,hablar o escribir por un teléfono celular,,,,también puedes ser espiado y no precisamente por Facebook.Gracias.

  2. Absolutamente todo este entramado virtual es vulnerable a ser observado. Nada de lo que en el se inserte escapará al registro, sus diseñadores trabajan para ello y desarrollan con velocidad pasmosa novedosas tecnologías. Si lo que usted refleja resulta de interés para alguien o para algo será susceptible a ser observado y utilizado. No nos debe preocupar, lo importante es tener responsabilidad y aprovechar lo positivo que esta poderosa herramienta de la información nos brinda.

  3. Atontado, se habla de Facebook y de como utiliza los datos, que has ingresado al sistema, no tiene nada que ver a quienes les permites el acceso tú. Del momento que tú subes datos son accesibles para FACEBOOK, como sistema, con o sin tu consentimiento. ¿Te has leido el acuerdo entre tú y FACEBOOK? Son dueños de TODA TU INFORMACION, y la pasan a quien ellos quieran, atontado!

  4. Y por qué ofendes Rody?,Inteligentón de los pliegues,Atontado,suena gallego..

  5. Es verdad que para el entretenimiento de las personas google y fecebook , son los mejores en el campo del conocimiento , información y comunicación . Pero , como saber que nos se estan aprovachando de nuestra intimidad y entretenimiento para hacer dinero , ya que muchas personas por día se conectan a estos servicios, haciendo una mar de gastos con su cuenta. Me parece que mientras , estos datos expuestos en fecebook y las descargas de información en google no sea dañada , o mas bien este interrumpida por personas con malas intenciones , entonces cada cual puede verse en el derecho de hacer lo que entieda con su cuenta de administrador.

  6. De eso se trataba, que reacciones! jejejeje 🙂 Y dios me libre de ser español!

  7. Es el consumismo en el poder. Antes utilizaban mensajes subliminales para inducirnos la necesidad de comprar o consumir algo. Ahora averiguan fácilmente cuales son los intereses de las personas para saber en que linea trabajar y como cambiarlos. Es el negocio perfecto para los negocios.
    Además mantiene a las personas enajenadas, aprovechándose hasta de sus sentimientos más íntimos, que les son entregados con una ingenuidad estudiada ya por ellos.
    Por otro lado está la ciberguerra que, por increíble que parezca, se vale de toda esa información para saber donde y cuando atacar, donde están y quienes son sus posibles y actuales “enemigos”, cómo piensa un grupo determinado de personas para engañarlos con mayor facilidad y cosas por el estilo. No lo digo yo, lo dicen las propias agencias de USA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.