Fariñas: “El caos es un preciso artilugio”


José Luis Fariñas

José Luis Fariñas, Times beyond times, acuarela. Col. Y Koeide. Tokyo

La verdadera espina

Para Leo Brouwer
La melodía perfecta nace del polvo…
Leo Brower

No escuches a Circe ni a Scholem.
El caos es un preciso artilugio
forjado de espirales errantes.
Aquí termina el mundo,
en el tóxico filo del sueño
de unos árboles giratorios
sobre un campo de vitrales desemplomados,
mínimas cosas sin contorno,
comienzos sin fin
que el Talmud nunca predijo.

3 pensamientos en “Fariñas: “El caos es un preciso artilugio”

  1. Magnífico poema, acompañado de una imagen muy sugerente.
    Felicitaciones al maestro Fariñas.
    Gracias Iroel por compartírnoslo.

    Abrazos,

    José Valle

  2. Jorge Luis Borges

    Alguien

    Un hombre trabajado por el tiempo,
    un hombre que ni siquiera espera la muerte
    (las pruebas de la muerte son estadísticas
    y nadie hay que no corra el albur
    de ser el primer inmortal),
    un hombre que ha aprendido a agradecer
    las modestas limosnas de los días:
    el sueño, la rutina, el sabor del agua,
    una no sospechada etimología,
    un verso latino o sajón,
    la memoria de una mujer que lo ha abandonado
    hace ya tantos años
    que hoy puede recordarla sin amargura,
    un hombre que no ignora que el presente
    ya es el porvenir y el olvido,
    un hombre que ha sido desleal
    y con el que fueron desleales,
    puede sentir de pronto, al cruzar la calle,
    una misteriosa felicidad
    que no viene del lado de la esperanza
    sino de una antigua inocencia,
    de su propia raíz o de un dios disperso.

    Sabe que no debe mirarla de cerca,
    porque hay razones más terribles que tigres
    que le demostrarán su obligación
    de ser un desdichado,
    pero humildemente recibe
    esa felicidad, esa ráfaga.

    Quizá en la muerte para siempre seremos,
    cuando el polvo sea polvo,
    esa indescifrable raíz,
    de la cual para siempre crecerá,
    ecuánime o atroz,
    nuestro solitario cielo o infierno

  3. Tengo que estar en ti

    (Silvio Rodríguez)
    Tengo que estar en ti
    para hacerte en miradas,
    para hacerte en abrazos
    y dibujarte en cosas transparentes,
    en flor incandescente,
    en vida con mis labios.

    Tengo que estar en ti
    para escribir mi joven
    testamento de niño,
    sin cueva donde echarme
    en una lluvia.
    Tu cabellera rubia
    cubierta de mis brazos.

    Yo pude enloquecer
    de no encontrarte al fin
    de tanta soledad,
    de tanta oscuridad.

    Tengo que estar en ti
    para poder hablar,
    para poder vivir,
    para poder soñar,
    reír,
    cantar,
    dormir,
    besar
    y estar en ti.

    (1966)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .