Santiago Feliú: “A la persona que más me ha ayudado siempre” ( + Video)


Santiago Feliú, este sábado 14 de julio de 2012 en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba. Foto: Iván Soca/Cubadebate

Al regresar ante el público que le reclamaba insistentemente en el escenario de la Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, después de casi dos horas y media de concierto, Santiago Feliú  anunció “un homenaje a la persona que más me ha ayudado siempre”, y desgranó en el piano “¿A dónde van?”, de Silvio Rodríguez.

El concierto “antológico”  había comenzando también con Santiago en el piano -ocupado la mayor parte del tiempo por el gran Roberto Carcasés-, entonando “Para Bárbara”, obra inolvidable de Santiago que Silvio defendiera en el Concurso Adolfo Guzmán durante los años ochenta.

Para ver el DVD que producirá el cineasta Léster Hamlet con los dos conciertos celebrados este fin de semana por Santiago Feiú junto a un grupo de excelentes músicos cubanos habrá que esperar. Mientras tanto, aquí les dejo el texto de “¿Adónde van?”, grabada por Silvio en el disco Mujeres, junto a un video de Santiago Feliú en Argentina.

¿A dónde van?

¿adónde van las palabras que no se quedaron?
¿adónde van las miradas que un día partieron?
¿acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón?
¿o se acurrucan, entre las rendijas, buscando calor?
¿acaso ruedan sobre los cristales, cual gotas de lluvia que quieren pasar?
¿acaso nunca vuelven a ser algo?
¿acaso se van?
¿y a dónde van?
¿adónde van?
¿en qué estarán convertidos mis viejos zapatos?
¿a dónde fueron a dar tantas hojas de un árbol?
¿por dónde están las angustias, que desde tus ojos saltaron por mí?
¿adónde fueron mis palabras sucias de sangre de abril?
¿adónde van ahora mismo estos cuerpos, que no puedo nunca dejar de alumbrar?
¿acaso nunca vuelven a ser algo?
¿acaso se van?
¿y a dónde van?
¿adónde van?
¿adónde va lo común, lo de todos los días?
¿el descalzarse en la puerta, la mano amiga?
¿adónde va la sorpresa, casi cotidiana del atardecer?
¿adónde va el mantel de la mesa, el café de ayer?
¿adónde van los pequeños terribles encantos que tiene el hogar?
¿acaso nunca vuelven a ser algo?
¿acaso se van?
¿y a dónde van?
¿adónde van?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .