¿Qué dirá ahora el “disidente lumínico”?


Este primero de septiembre entró en vigor en la Unión Europea la prohibición de la fabricación de bombillos incandescentes, obligando a los consumidores a utilizar sólo otros tipos de luminarias que ahorren energía, una medida que en la atrasada Cuba se implantó hace siete años.

La noticia me ha recordado este artículo de Pascual Serrano en que analizaba cómo  el corresponsal en Cuba del diario español El mundo informaba sobre el tema.

Sigue leyendo