La Habana, capital para la paz


Iroel Sánchez

El próximo 15 de octubre se iniciarán en Oslo, Noruega, las negociaciones en busca de la paz en Colombia entre el gobierno de ese país y la guerrilla de las FARC-EP, aunque la mesa de conversaciones no se instalará oficialmente hasta tres días después para sesionar allí durante durante dos semanas y luego trasladarse a la capital cubana, donde continuarán ininterrumpidamente por un plazo máximo de ocho meses.

La confianza que las partes en conflicto depositan en Cuba como sede y garante de las negociaciones es el resultado de tres décadas de esfuerzos del gobierno cubano en busca de la paz en el país suramericano, sacudido por la violencia política desde hace más de sesenta años. El líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, documenta en su libro La paz en Colombia la participación discreta y ética de la Isla, por solicitud de las partes, en los distintos procesos negociadores que se han producido, incluso su aporte a la salida incruenta de momentos muy agudos para el gobierno colombiano, como la ocupación por el M-19 de la embajada dominicana en Bogotá o el secuestro del hermano del expresidente César Gaviria.

A la tranquilidad y seguridad de la capital cubana para las representaciones extranjeras –reconocida hasta por los diplomáticos norteamericanos en los cables revelados por Wikileaks-, se suman la actuación del gobierno de la Isla en procesos anteriores y en las conversaciones exploratorias para el actual. El exembajador colombiano en La Habana, Julio Londoño, dice que Cuba  “ha demostrado una gran capacidad para ser facilitador y genera confianza entre las partes”, mientras  Clara Nieto, que ocupó el mismo cargo de Londoño entre 1977 y 1980, hace honor a su nombre y afirma con claridad que la Isla “quiere ayudar a Colombia, no sólo por la paz misma, sino porque en su opinión dejaría sin pretextos a Estados Unidos para seguir entrometiéndose en la situación interna de Colombia y de otros países de América Latina”.

La señora Nieto lleva mucha razón cuando habla del interés de Estados Unidos en Colombia como plataforma de su injerencia en América Latina. El mismo libro de Fidel cita abundantemente los hechos que lo demuestran y se apoya en el testimonio del expresidente colombiano Andrés Pastrana sobre cómo a los halcones de W. Bush (Cheney, Rumsfeld y Wolfowitz) les interesaba más la lucha contra la guerrilla que el combate al narcotráfico.

Colombia también fue el país escogido por Kennedy en 1961 para lanzar su “Alianza para el progreso”, un intento fallido por contener las simpatías por la Revolución cubana en el continente. Una prueba de la falsedad y el verdadero objetivo de la publicitada “alianza” es que las promesas de aquella maniobra -reforma agraria, acceso a salud y educación- aún están pendientes y encabezan la agenda de las conversaciones de paz que ahora comienzan, cuyo mayor enemigo –Estados Unidos– es el que puede, con ellas, perder más. (Publicado en CubAhora)

Artículos relacionados:

7 pensamientos en “La Habana, capital para la paz

  1. OJALA QUE LA PAZ LLEGUE A COLOMBIA COMO RESULTADO DE LAS EXITOSAS NEGOCIACIONES ENTRE LAS FARC Y EL GOBIERNO, PERO NO OLVIDEMOS QUE HAY PODEROSOS INTERESES DE DERECHA Y DEL IMPERIALISMO QUE MUY PROBABLEMENTE NO SEAN TODO LO SINCERO QUE REQUIERE EL EMPEÑO.

    HABLAMOS DE UN PAIS CON MUCHAS REALIDADES. LAS CIUDADES DE COLOMBIA NO SON LO MISMO QUE EL ENTORNO CUASI FEUDAL Y FEUDAL DEL AGRO COLOMBIANO, DONDE LAS INJUSTICIAS CONTRA LOS CAMPESINOS FUERON EL HECHO COTIDIANO Y ESO FUE EL ORIGEN DEL MOVIMIENTO GUERRILLERO QUE NO HA PODIDO SER VENCIDO MILITARMENTE.

    ES CIERTO QUE LA SERIEDAD Y ETICA DE LOS CUBANOS ES UNA GARANTIA.

    SALUDOS DESDE NICARAGUA.

    DR. VICENTE MALTEZ MONTIEL,
    MEDICO INTERNISTA Y PERIODISTA.

  2. Saludos compañeros y camaradas: La honestidad del gobierno de Cuba vá más allá de la seriedad y llena de ética en imponer la PAZ entre el gobierno de Colombia y la FARC; tenemos que tener en cuenta la intervención de los anglosajones, “ellos” no desean la PAZ, lo utilizarían como un medio para entrar a los países progresistas de América. Es un mal hábito de los yanquis, utilizar unas negociaciones que Cuba desea el entendimiento entre ambas partes, pero lo usarán como excusa para entrar principalmente a nuestros hermanos de Venezuela.

    Solidaridad con las negociasiones entre Colombia y la FARC que solo desean entrar como un partido de izquierda en la política de Colombia.

    Joaquín EL VASCO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. “solo desean entrar como un partido de izquierda en la política de Colombia”

    Que hipocresia!! y todo con el apoyo de La Habana? Unico lugar en las americas donde se prohiben todos los partidos excepto el comunista en el poder.

  4. En Cuba cada ciudadano puede hacer lo q hacen los partidos políticos en el capitalismo: nominar. Noruega es una monarquía y también es sede de las conversaciones

  5. Interesante comentario. Noruega, capitalismo, monarquia,…un pais donde las diferencias sociales no son “significativas”. Sera esa una solucion?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .