Gane quien gane… la guerra seguirá


Juan Gelman

Sea Mitt Romney o sea Barack Obama, el tercero y último debate entre ambos candidatos a la presidencia de EE.UU. sobre política exterior ha mostrado que poca o ninguna diferencia hay entre los dos en esta materia: Washington continuará con su política de guerra destinada a dominar el mundo entero y con las políticas internas necesarias para ello.

El encuentro tuvo ciertos matices antibélicos: el presidente señaló que es hora de ocuparse de EE.UU. y no de otras naciones, el candidato republicano empleó la palabra paz o pacífico diez o doce veces, pero del dicho al lecho hay mucho trecho, como le oyeron decir a Casanova. Sucede que los dos leen las estadísticas que llegan a una clara conclusión: el pueblo estadounidense está cansado de las guerras que paga con la pérdida de seres queridos y además de su bolsillo.

Un sondeo del Pew Research Center reveló que el 64 por ciento de los consultados está contra la intervención en el conflicto de Siria, el bombardeo a las tropas leales a su gobierno, como ocurrió en Libia, y el envío de armas y suministros a los opositores de Bashar al Assad. Un 57 por ciento insistió en la retirada de las tropas de Afganistán cuanto antes. El 51 por ciento quiere que EE.UU. se mantenga neutral si Israel atacara a Irán (www.peoplw.org, 15/3/12). Hay que tenerlo en cuenta en los discursos. Estuvieron, en cambio, de acuerdo en que la llamada “guerra antiterrorista” debe continuar.

Romney ofreció dirigirla mejor, pero ninguno de los dos propuso un cambio de la política asentada en las casi mil bases militares que EE.UU. instaló en cien otros países en nombre de su seguridad nacional, ¿De qué se trata, entonces? ¿De dirimir quién será el más apropiado para continuar invadiendo y cambiar regímenes considerados hostiles? Como el ex vice Dick Cheney dijera muy contento, finalmente Obama ha seguido aplicando gran parte de las políticas “antiterroristas” de su antecesor W. Bush (//thehill.com, 17/1/11). Y hasta las ha excedido y no sólo porque ordenó aumentar los ataques con aviones no tripulados (ANT) en Afganistán, Pakistán, Yemen y Somalia que tantas muertes de civiles causan. Preparó algo más, verdaderamente siniestro y aun increíble.

The Washington Post informó que Obama desarrolló secretamente en los últimos dos años un listado de presuntos terroristas de todo el mundo –EE.UU. incluido– a secuestrar y/o ejecutar extrajudicialmente (www.washingtonpost.com, 23/10/12). Ya existía esa práctica y las listas también, pero el actual mandatario estadounidense ha decidido convertirlas en políticas de Estado. El Centro Nacional Antiterrorista (NCTC, por sus siglas en inglés) bajo la dirección de John Brennan, “el sacerdote cuya bendición ya es indispensable para Obama”, se dedica a armonizar las listas de la muerte de la CIA y del Comando Especial de Operaciones Conjuntas (JSOC, por sus siglas en inglés) –el organismo militar de elite que estuvo a cargo de asesinar a Bin Laden– a fin de proceder, incluso cuando el objetivo no es alcanzable por los ANT.

“Hay un amplio consenso entre los funcionarios de mayor jerarquía del gobierno de Obama en torno de que tales operaciones se llevarán a cabo al menos a lo largo de otra década”, informa el Washington Post y cita a uno de ellos: “Es una parte necesaria de lo que hacemos… En diez años no tendremos un mundo en el que todos se tomarán de la mano y dirán ‘amamos a EE.UU.’… lo que sugiere que EE.UU. sólo ha alcanzado el punto medio de lo que alguna vez se llamó guerra global contra el terrorismo”. El artículo subraya “la medida en que Obama ha institucionalizado la práctica muy clasificada de asesinar a un (determinado) blanco, transformando los elementos ad hoc en una infraestructura antiterrorista capaz de sostener una guerra aparentemente interminable”.

Huelga decir que esto viola los tratados y normas internacionales establecidos que condenan las ejecuciones extrajudiciales. Sólo que, como señala el experto Micah Zenko en el blog del Consejo de Relaciones Exteriores, en el grupo pensante de la política exterior del gobierno Obama ha cuajado la idea de que “la rutina por tiempo indefinido de la ejecución de sospechosos de terrorismo y de hombres cercanos a ellos en edad militar es ética, moral, legal y efectiva” (//blogs.cfr.org, 24/10/12).

“He hablado con decenas de funcionarios en los dos gobiernos –añade Zenko– y estoy convencido de que quienes ocuparon cargos bajo el presidente (W.) Bush eran en realidad mucho más conscientes y reflexivos acerca de las consecuencias a largo plazo de estas ejecuciones que sus sucesores bajo Obama.” ¿El período de Obama fue el tercero de W. Bush, pero más avanzado? Si Mitt Romney gana las elecciones presidenciales del próximo martes, debería estarle agradecido al perdedor: le ahorró un montón de trabajo en la tarea de proseguir una guerra sin término. (Tomado de Página 12)

Artículos relacionados:

6 pensamientos en “Gane quien gane… la guerra seguirá

  1. Hasta que no triunfe la verdadera democracias en EE.UU las guerras continuaran, ni Obama ni Romney tienen poder para detener las guerras, yo me refiero al poder moral y humano, puesto que públicamente tienen algo de poder como figuras publicas, solo como eso..

    Erik Fundora Salina desde Cincinnati Ohio Imperio Cruel.

  2. Esto es terrible. Sin embargo representa un poco de esperanza si las encuestas del Pew Research Center son representativas considerando que al pueblo de USA, su clase trabajadora, el 99 por ciento de ellos y ellas, se les somete a una gran propaganda de “desinformación”. Los daños de Sandy son enormes y golpeó a los mas pobres, como era de esperarse. El sistema de trenes en Nueva York puede haber sufrido daños irreversibles pero eso poco le importó al gobierno de ese pais . Me pregunto por qué no usaron los llamados fondos “ARRA” para fortalecer esa infraestructura, tan necesaria para la clase trabajadora. Por cierto, mis mejores deseos a Cuba y a todos los pueblos que resultaron afectados por “Sandy”. Lo peor de “Sandy” es que evidencia la catástrofe del calentamiento global al ser tormenta tropical y haber llegado tan al norte… Uuuf.

  3. No me quiero extender con múltiples interrogantes, así que solamente una pregunta: ¿Además de el elefante y el burro hay alguna diferencia entre la política exterior de demócratas y republicanos?

  4. Las Elecciones en EEUU.-
    La lucha entre el malo y el mas malo, no le resuelve nada al enajenado pueblo estadounidense, definitivamente es la misma jeringa con distinto bitoque, como diría mi abuela, en la que se disputan los métodos mas horrendos, las formas mas descalificadas de justificar el crimen y el genocidio, alimentando la paranoia del terrorismo a un pueblo, a una clase trabajadora con la conciencia maniatada por el miedo, en la que la decadencia cultural y el consumismo nutre a la población , los medios se encargan de todo ésto,
    Por nada del mundo , la Paz que debería estar en el imaginario colectivo como premisa prioritaria no aparece en el debate de los candidatos , no hay planteamientos novedosos.Ni siquiera el huracán Sandy y las causas de los desórdenes climáticos han estado agendados, pues , no existe justificación alguna para ignorar las iniciativas globales para evitar la emanación de gases de efecto invernadero, y no solo ignorarlas si no boycotearlas tambien, pues son los candidatos de los monopolios cuya desmedida angurria no se compadece de la vida en el planeta, por éso poco o nada les importa la Paz ni el calentamiento global. Las nefastas consecuencias del extractivismo las sentimos los pueblos con fenómenos catastróficos como el huracán Sandy, y ésto incluye insoslayablemente a la narcotizada sociedad norteamericana..

  5. Las guerras seguirán hasta imponer la tiranía imperial en todo el planeta y asegurar así vía libre al saqueo de recursos y la explotación integral del hombre (en calidad de productores, consumidores y seres humanos), haciendo del negocio bélico el más rentable del mundo y del planeta un coto privado de la oligarquía transnacional. Pero que nadie tenga la menor sombra de duda de que todo ello se hará en nombre de la democracia y de los derechos humanos.

  6. Recuerdo que el fin de la guerra contra Viet Nam se produjo por dos causas fundamentales: la fuerte resistencia y el heroismo de su pueblo -el principal motivo- y la oposicion del propio pueblo estadounidense. Eso es lo que creo debe pasar ahora como entonces, no importa si es un elefante, un burro o un lobo quien presida el país.
    Ahora hay una fuerza grande, demasiado grande diría, en los medios de comunicación que mantienen las mentes ocupadas en vanalidades y totalmente engañadas a favor de sus dueños; que de paso son los mismos que quieren las guerras para ganar dinero vendiendo armas o “reparando los daños” despues que terminen de destruir todo (incluyendo ciudadanos, paises y culturas) pero también adueñandose de todo lo que puedan para mentener ese sistema de vida que está acabando con el propio planeta Tierra. Creo que, por ese motivo, la principal batalla sigue siendo en el orden de las ideas como avisoró nuestro lider desde hace mucho tiempo. En fin, no importa el animal que presida si seguimos siendo una manada sin verdadera conciencia del momento histórico y las consecuencias de nuestros actos.
    Hoy es día cinco, debemos recordar que hay CINCO HOMBRES cumpliendo injustas condenas por luchar por la paz para su pueblo. Debemos continuar exigiendo justica para ellos.
    ¡Que regresen a la patria Rene, Ramón, Fernando, Antonio y Gerardo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .