La esperanza de muerte de la derecha cubanoamericana de Miami


Edmundo García (http://www.latardesemueve.com)
Edmundo García

Edmundo García

Acaba de fallecer en Miami Enrique Ros, padre de la congresista cubanoamericana  Ileana Ros-Lehtinen. Todo el mundo sabe cómo pensaba y se proyectaba en la vida Enrique Ros. Y todo el mundo sabe lo que yo pensaba de su actitud porque lo señalé en cada momento. Se conoce también todo lo que en materia de política anticubana significa la actuación de la congresista Ileana Ros-Lehtinen y cuánto debe esa proyección negativa a la influencia de su padre como mentor.

A pesar de todas las críticas que le hice a Enrique Ros en vida, yo a la persona cuando fallece le deseo honestamente que descanse en paz. Soy incapaz de verter críticas que ya no proceden, a no ser en casos muy extremos o como referencia histórica, como hice tras la muerte del terrorista Orlando Bosch. Yo lo sé dejar ahí. Enrique Ros fue a lo largo de su vida (murió de 89 años) un hombre que atacó permanentemente a la nación cubana, que estuvo detrás de las políticas más férreas contra el gobierno y el pueblo de Cuba, que se codeaba y tenía amistad con terroristas connotados (tanto él como su hija); a pesar de todo esto, yo les invito a que revisen la prensa cubana, tanto periódicos como blogs y páginas electrónicas, a ver si encuentran un mínimo festejo por su muerte. Simplemente no existe.

Lo que he dicho anteriormente sobre la no celebración de la muerte ajena entre buenos cubanos también ocurrió cuando el fallecimiento de Rafael Díaz-Balart, que fue una persona altamente tóxica con respecto a la revolución y su pueblo; y de Jorge Mas Canosa, creador de la Fundación Nacional Cubano Americana, cabildero por la firma de la Ley Helms-Burton y la creación de las mal llamadas Radio y Televisión Martí, así como financiero de terroristas como Luis Posada Carriles. A pesar de todo esto, tampoco hubo en Cuba un jolgorio por las muertes de Díaz-Balart o Mas Canosa.

En el momento fatal no hubo en la prensa ni en declaraciones de funcionarios cubanos ninguna expresión fuera de lugar. Solo silencio y discreción ante el dolor ajeno; como está ocurriendo hoy en Cuba con el caso de la muerte de Enrique Ros. Sabiendo, repito, que durante décadas Enrique Ros fue un enemigo no precisamente honorable (porque hay enemigos honorables) de la revolución, siendo autor de libros truculentos sobre nuestra historia. Más de dos decenas de títulos publicados le reconocen sus acólitos; miles de páginas tergiversando la verdad de la patria cubana, faltando a la objetivad, al balance y quedándose en pura propaganda.

En sus libros Enrique Ros difamó la memoria del Comandante Ernesto Che Guevara, calumnió el comportamiento de las tropas cubanas en la guerra de Angola, hizo el elogio de los desmanes de la contrarrevolución en el Escambray, no supo o no pudo entender el heroísmo del pueblo en la crisis de octubre donde toda Cuba estuvo dispuesta a llegar a lo máximo por la defensa de su soberanía, menoscabó el triunfo revolucionario frente a las tropas mercenarias que invadieron por Playa Girón, elogió la preparación desde Miami de actos terroristas contra Cuba, y mucho más. Así y todo, nadie ha hecho una fiesta en Cuba por su muerte, como sí hicieron en Miami el 31 de julio del año 2006, cuando se informó que Fidel sufría una enfermedad que le obligaba a distanciarse temporalmente de sus responsabilidades; o cuando recientemente se dio a conocer la muerte del Presidente Hugo Chávez, que se celebró en algunos círculos de Miami con champán, calificándose públicamente la pérdida como “un milagro divino para la democracia”. En programas de televisión de Miami se festejaron estas noticias adversas; en particular recuerdo que en el ya desaparecido programa “A Mano Limpia” del canal 41, su conductor Oscar Haza jugaba al magnicidio llamando irresponsablemente a la muerte “modificación de la salud”. La propia Ileana Ros-Lehtinen llegó a confesar que no tenía objeciones ante la eliminación física de Fidel, cosa de la que después se tuvo que retractar por la más simple norma de ética pública, tratándose de una legisladora federal. Los emigrantes cubanos residentes en Miami, patriotas y amantes de su país, expresaron rechazo al comportamiento de estos extremistas cubanoamericanos ante fenómenos tan respetablemente humanos como la muerte y las enfermedades. Resulta escandaloso que esa derecha cubanoamericana que goza con la desgracia de los otros se tenga a sí misma como católica. Católicos muy singulares esos personajes que solo creen en Dios los domingos cuando asisten a misa; sobre todo si hay alguna cámara de televisión presente.

El verdadero pueblo cubano, tanto en la isla como en Miami, tiene un comportamiento respetuoso. Es una línea de conducta mantenida durante todo el tiempo y enseñada por Fidel.

Por esas personas el pueblo cubano no siente odio; desprecio sí, pero no odio. Alegrarse de la muerte del enemigo político ignorando el dolor de los seres que le rodean, como se suele hacer en Miami, no está en la ética de la nación cubana. ¡Qué diferencia! ¡Qué diferencia, y lo remarco, entre el pueblo cubano y esta gente que se excita ante los huracanes que azotan a Cuba! ¡Qué diferencia entre los periodistas responsables y los difamadores que desde Miami reportan sobre el cólera en Bayamo o Manzanillo con morbo incontenible, que se sienten felices por accidentes y tragedias ocurridas a sus compatriotas! Una enorme y a veces creo que insuperable diferencia. Los vencidos y huidos de Cuba siempre están esperando que fuerzas mayores como la naturaleza y el gobierno norteamericano les ayuden a resolver lo que ellos son incapaces de lograr. Les viene bien lo mismo la muerte de un dirigente que un ciclón para soñar con el fin de la revolución cubana. Ese fin que han esperado por más de medio siglo no va a llegar. Y si sucediera, no va a suceder pero si sucediera, habría que ir de nuevo para las lomas de Oriente porque un país como Cuba no puede caer en manos de gente como esa.

Artículos relacionados:

24 pensamientos en “La esperanza de muerte de la derecha cubanoamericana de Miami

  1. Precisamente, en eso radica la naturaleza criminal y ordinaria de esa chusma. Mostrar entusiasmo ante enfermedades y muertes ajenas descalifica a cualquiera y lo define con exactitud

  2. Yo vivo en Florida y no me alegro de la muerte fisica de ningun ser humano, pero de cierta manera me da tranquilidad la muerte de ideas, de malas ideas. Lo que ha pasado durante ya 54 años en Cuba raya casi lo inhumano, no se puede tapar el sol con un dedo, de que en cuba la policia le ha caido a golpes a muchisima gente por no estar de acuerdo con el gobierno, nadie lo ouede negar, que se ha pasado muchisima hambre y aun se pasa, no se puede negar, en manos de ese gobierno es que queremos que cuba este en manos? Yo no, yo me fui de cuba por lo que todos sabemos, por falta de libertades, por una economia que no me llevaria a ningun lugar y eso que yo me las arreglaba para estar lo mejor posible, sin robar, sin estafar a nadie, con la misma honradez con la que hoy trabajo aqui y con la que he salido adelante. Tambien sabemos que no hacer una guerra, ni hablar se puede, o “el pueblo” te sale al paso. Ud sabe muy bien de l que hablo pues ud sufre las mismas miserias que el resto de los cubano y si no es asi, pues analicese, pues en un sistema socialista todos deberian de vivir al mismo nivel.
    Un saludo, de un cubano, un humano mas.

  3. “EL OBJETIVO, AL FINAL,

    VENDRÁ Y VOY A SER TRIUNFANTE”

     

    ¡Mister Tío, es muy brillante

    mi gira internacional!

    El objetivo, al final,

    vendrá y voy a ser triunfante.

    ¡Estoy “echando palante”

    los asuntos deficientes!

    Con audaces disidentes

    van a caer los contrarios…

    ¡¡¡Súbame los honorarios,

    del año, en perros calientes!!!

     

    Ramón Espino Valdés

    El Leoncito de Las Tunas

    Cuba/México.

  4. Enséñame una foto o un video de la policía dando golpes.
    Cuba es el país con menor índice de desnutrición infantil en Latinoamérica según UNICEF.
    Donde han “salido al paso” -con bombas incluidas- es en Miami.

  5. Por mucho que lo digas, Edmundo, no deja de parecer que la muerte de ese señor te produce un morbo incontenible.
    Por otro lado, nadie puede decir quién es y quién no “el verdadero pueblo cubano” y tú no eres nadie para decir qué siente el pueblo cubano por quién.
    Esto es lo mismo que hacen ellos: aprovecharse de la ocasión para tratar de decir algo. Los dos grupos hacen mal periodismo.

  6. Es una suerte tenerte, Mario Acosta. Gente como tú es la que hace falta, que se la sepan todas y sean capaces de juzgar desde la ignorancia (espero que no sea desde la maldad). Pero me queda una duda: ¿nos mantenemos callados mientras suceden cosas? digo…, p’a no ser como “ellos”.
    Lo que si está claro que es pueblo cubano, además de ser respetuoso como bien dice Edmundo, siente “…rencor eterno a quien la ataca…” (a la patria) según expresó Martí en Abdala. Leelo, te lo recomiendo.
    Otra cosa: quien quiera que conozca la verdad y la exprese, puede decir lo que siente el pueblo cubano. A quienes no se lo permitimos es a los mentirosos y manipuladores (generalmente pagados) que inventan falsedades como que el periodismo cubano es… bueno, lo que dijiste.

  7. Julio, creo que te equivocas en todo lo que dices.
    1- No me las sé todas, no creo que haya nadie que se las sepa todas, sea lo que sea que eso quiera decir.
    2- No juzgo desde la ignorancia, no sé en qué te basas para decir eso.
    3- Nunca he dicho que nadie deba mantenerse callado ante nada. De hecho, mi posición siempre ha sido no quedarse callados.
    4- Es tan difícil definir a un pueblo que nuestros mejores investigadores han dedicado trilogías buscando “la cubanidad” y “la cubanía”. No creo que ni tú ni Edmundo lo puedan definir en un párrafo.
    5- Puede que conozca “Abdala” mejor que tú porque la he leído incluso después de cuando me la aprendí para hacer uno de los papeles en la primaria. El rencor es malo. Siempre.
    6- ¿Quién conoce la verdad, Julio? Para no ser muy profundo, empieza por escuchar la canción de Carlos Varela “25000 mentiras sobre la verdad”. Nadie puede decir que tiene/conoce/expresa la verdad. Y aun cuando lo diga (que conoce la verdad), no tiene ningún derecho por eso a hablar en nombre del pueblo cubano.
    7- Tú (y ese plural misterioso en el que te encierras) no eres nadie para permitirle o no a alguien que se exprese.
    8- Caes en el mismo lugar común de siempre. Soy mentiroso, manipulador, me pagan e invento falsedades.
    9- Raúl Castro -que es acaso la persona que puede hablar en nombre del pueblo cubano- ha criticado abiertamente en muchos discursos la pasividad y el falso triunfalismo del periodismo cubano de estos tiempos. Yo soy periodista. Puedo decir mejor que tú que nuestro periodismo, aunque me duela, es malo, “con contadísimas excepciones” -como dije.

    Para terminar me gustaría recalcar esto: No, no me pagan. Escribo lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Lamentablemente no donde quiero, pero siempre le agradezco a Iroel que me autorice mis comentarios -siguiendo, supongo, una de las máximas de Voltaire.

  8. Conno, Boris, te la comiste!!!!! De do’nde tu’ eres? De Khazahastan, Uzbekistan, Madagascar? Pq no es posible que este’s diciendo esas cosas si eres cubano, si eres joven y si eres libre.

  9. Diran lo que digan pero aqui si publican los comentarios y no es por voltaire ,los revolucionarios no temen el debate ,ni cubanet ,ni cubaencuentro ni diario de cuba y etc publica nada que no sea lo de su linea gusana .Iroel no estas solo

  10. Lo entiendo perfectamente, pero no concibo que alguien a esta altura de la vida salga con ese tipo de comentarios de nuevo cuando no es lo que se está discutiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .