Twitthab y mi próxima entrevista con @AP (+ video)


Iroel Sánchez

I-Love-APLa corresponsal en Cuba de la agencia estadounidense AP, Andrea Rodríguez, es una de las periodistas de medios occidentales acreditados en La Habana que más respeto y en alguna ocasión me he referido elogiosamente a ella.

Sin embargo, no tengo suerte con mis respuestas a las preguntas que Andrea me envía. Si hace dos años quedaron en un despacho de AP únicamente dos líneas de mis largas respuestas sobre un encuentro de blogueros, ahora sólo veo dos palabras de mis contestaciones a sus interrogantes acerca de la segunda edición de Twitthab -reunión de usuarios cubanos de redes sociales en Internet efectuada en el parque Villalón de La Habana el pasado 10 de mayo- y la presencia en ella del diplomático norteamericano Conrad Tribble. Partiendo de la experiencia anterior, Andrea se ocupó de advertirme cuando me envió sus preguntas de que AP no publica entrevistas de “preguntas y respuestas” pero sí le “gustaría conocer a cabalidad” mi opinión.

Mi opinión sobre la presencia del diplomático estadounidense en Twitthab ya la expresé en el post “La prueba de un fracaso“, donde utilicé parte de las ideas con que respondí el cuestionario de AP junto a  otros elementos que me parecieron interesantes en relación con Conrad Tribble y su presencia en ese evento. Pero leyendo el cable de AP que salió ayer -luego de once días de ocurrido el hecho que reseña- me llaman la atención tres aspectos sobre los que también quiero opinar:

  1. Todos los “tuiteros  oficialistas” cubanos -como se les llama en el despacho- a quienes ella envió sus preguntas hablaron libremente con Andrea, a pesar de trabajar todos en instituciones estatales cubanas, mientras el tuitero libre Conrad Tribble, empleado del gobierno cuya política  oficial es traer la libertad a Cuba, se negó a dialogar con AP. Puede preguntarse uno de qué lado está la libertad de expresión y también dudar sobre cómo el diplomático estadounidense quiere dialogar con los tuiteros y blogueros cubanos y no puede hacerlo con un medio de comunicación de su propio país.
  2. La persona que más habla en el cable de AP es Ted Henken, el “académico” que ofició de traductor y cicerone de Yoani Sánchez en su visita a Estados Unidos. Nada oficialista, por supuesto, aunque participe activamente de la ejecución del Plan Bush “para una Cuba Libre”, que mantiene aún en vigor el gobierno de Estados Unidos.
  3. La demora en la publicación -Andrea me había dicho se publicaría la semana pasada- y el pie de firma del corresponsal en inglés de AP en La Habana, Peter Orsi, con el agregado de “la reportera de AP Andrea Rodríguez colaboró en este despacho” me hacen sospechar de una larga negociación en la edición del cable más allá de la buena voluntad y la profesionalidad de la reportera.

En cuanto a la evolución de la relación entre AP y yo me recuerda aquella canción de Juan Carlos Baglietto sobre la censura en que los versos desapareciendo línea a línea hasta quedar sólo en dos letras:

La censura no existe, mi amor,
oh, oh, oh, oh, oh, oh.
La censura no existe, mi amor,
oh, oh, ah, ah.
La censura no existe, mi amor,
oh, oh.
La censura no existe mi amor.
La censura no existe, mi…
La censura no existe…
La censura no…
La censura…
La…‎

Siguiendo la teoría de las series matemáticas -dos líneas, dos palabras…- que alguna vez estudié, preveo que de mis próximas declaraciones a AP sólo se publicarán dos letras. Aquí les dejo las preguntas con las respuestas que envié  y más abajo el cable de AP. Bon apetit.

Preguntas y respuestas con Andrea Rodríguez
P: ¿Crees que la presencia de Tribble fue inapropiada u odiosa? Desde tu perspectiva, ¿a qué crees que se debe su presencia allí?
R: Lo  de Tribble fue una provocación. En mi opinión, la presencia de ese representante del gobierno de EU en un espacio como ese es la prueba del fracaso en su estrategia de crear interlocutores entre los usuarios cubanos de Internet y del desgaste y total descrédito de instrumentos fabricados para ello como Yoani Sánchez o Estado de SATS. Ya no les sirven los intermediarios, como quisieron hacer en la primera edición de Twitthab, y ahora tratan de reventarlo  interviniendo directamente y ver si de paso pescan algo. 
P: ¿Podrías comentar un poco cómo estuvo el evento y de qué se trataba?
R: No estuve en el evento. Su convocatoria, realizada por mi amigo Alejandro Cruz desde su blog Cubano 1er Plano, decía: “la principal motivación es crear una vez más un espacio fuera de la virtualidad, y se espera poder compartir fuera de la blogosfera y así crear nuevas relaciones, intercambio de ideas,  que nos permita conocernos no solo físicamente sino también espiritualmente”.
P: En el video se ve que la gente oye al diplomático respetuosamente y èl habla precisamente de la necesidad de hacer énfasis en los puntos en común como el beisbol o la cultura. ¿Crees que esta aparición podría fomentar un espacio de de diálogo?
R: Varios blogueros presentes allí escribieron después sobre ello, burlándose de que Tribble los quisiera tomar por tontos, diciéndole ¨muchachos vamos a ser amigos” como escribe Carlos Alberto Pérez en La Chiringa de Cuba. Y es que hay que creernos muy tontos para, representando oficialmente al gobierno que nos estrangula esconómicamente y ampara a los terroristas que han actuado contra Cuba, llegar y decir a un grupo de personas: “vamos a hablar de béisbol y de cultura” y uno crea que tiene delante a la Madre Teresa y no a un operador del estado que tiene como política oficial el derrocamiento del sistema político social que respalda la mayoría de los cubanos. Con mucha razón, varios de los participantes le han recordado a Tribble, al reseñar lo ocurrido, la doctrina del soft power. Muy lindo tenerte agarrado por el cuello y decir “vamos a iniciar un diálogo” sin aflojar el bloqueo, acusándonos de terroristas y prohibiéndole a los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba. ¿Qué es eso de que podría dialogar sobre Los Cinco “pero no ahora”, cuando ya van para quince años de injusta condena?¿Si quieren diálogo por qué no dejan venir a los norteamericanos a dialogar libremente aquí o dan las visas para que todo cubano que quiera pueda viajar a Estados Unidos?¿O el diálogo tiene que ser sólo de Tribble con los tuiteros y blogueros cubanos, para los que, oh casualidad, Estados Unidos tiene una estrategia respaldada con millones de dólares?¿Qué pasa si un diplomático cubano se aparece en un encuentro de Occupy Wall Street y dice que quiere iniciar un diálogo a pesar de que no es Cuba la que bloquea a Estados Unidos ni tiene un presupuesto para el “cambio de régimen” en el país del Norte?
P: Se habla mucho de la ciberguerra y en muchos lugares se acusa a EEUU de fomentarla, pero ¿cómo puede contrarestar la isla eso si no hay acceso a internet para la gente?
R: Así mismo piensa el gobierno norteamericano cuando multa a las empresas como Ericsson y otras por vender tecnología relacionada con Internet a Cuba o persigue bancos por permitir transacciones financieras con nuestro país. La estrategia estadounidense es clara: le doy el servicio de Internet a quienes trabajan para el “cambio de régimen” en Cuba y le limito los recursos al resto del país para que no pueda masificar el acceso, luego se presentan ellos como los promotores de Internet libre y el gobierno cubano como su detractor, muy cínico todo. Así está descrito en la parte del anexo secreto del Plan Bush que reveló recientemente tu colega Tracey Eaton, en función del cual enviaron a Cuba al señor Alan Gross. Ellos saben que mientras más estudiantes, trabajadores e intelectuales cubanos -fuera de los empleados que pagan aquí para su estrategia subversiva- puedan expresarse en Internet, peor les irá en su intento de utilzar la red como un escenario de guerra contra Cuba. Una prueba es lo que encontró Tribble en el parque Villalón.

Cable de AP

El encuentro en una soleada plaza de La Habana fue casi revolucionario para la revolución cubana. Y también para la diplomacia estadounidense.

Decenas de jóvenes blogueros y tuiteros se reunieron para hablar de su lugar en una sociedad socialista cuyos líderes han descrito a la internet como un “potro salvaje” a la que hay que domar y a la que deben tener acceso unos pocos.

Entre ellos había algunos ardientes defensores del sistema comunista de los hermanos Fidel y Raúl Castro. Y también asistió una persona a la que muchos consideran su principal enemigo, un hombre de aspecto afable, cabello canoso, con sandalias, khakis y una camisa hawaiana.

Desde su llegada a la Sección de Intereses de Estados Unidos hace nueve meses, Conrad Tribble ha pasado a ser tal vez su principal tuitero y ha dialogado con algunos de los críticos más acérrimos de Washington.

Por años, la Sección de Intereses, que hace las veces de embajada extraoficial en vista de que no hay relaciones diplomáticas entre los dos países, ha tratado de entablar contactos con blogueros y tuiteros disidentes, que los líderes cubanos y sus simpatizantes cibernéticos describen como “mercenarios”.

Por ello la presencia de un diplomático estadounidense en el encuentro del 10 de mayo entre tuiteros oficialistas generó una mezcla de alarma, recelo e incluso confusión.

“Se imaginan, la Sección de Intereses compartiendo (confraternizando) con blogueros revolucionarios… ¿Qué estaremos haciendo mal”, comentó un tuitero que se presenta como Yohandry Fontana.

Tribble escuchó mayormente por una hora lo que decían los demás sobre los problemas para entrar a la red en el país que tiene la conexión con internet más débil del Hemisferio Occidental.

Un corto video de él hablando durante el encuentro que circuló en blogs cubanos y fue tuiteado por la cuenta oficial de la Sección de Intereses muestra una charla en la que brilló por su ausencia la encendida retórica que caracteriza las relaciones entre Washington y La Habana.

Tribble promovió la discusión de temas en los que los dos bandos están de acuerdo, como su pasión por el béisbol, y también de asuntos en los que difieren, como el caso de cinco agentes cubanos condenados a largas penas de prisión en Estados Unidos. El diplomático invitó a todos a seguir la conversación en Twitter.

Hay muchas cosas de Cuba que no se conocen afuera, dijo Tribble en el video, agregando que esperaba “tener la oportunidad de participar en un diálogo”.

Tribble, el número dos de la misión estadounidense, Desistió de ser entrevistado porque no tiene la autorización del Departamento de Estado. Pero todos los días hace una docena de comentarios sobre todo, desde las noticias de Cuba hasta su querido club de fútbol Bayern Munich.

Su trato con las personas que critican a Estados Unidos es a menudo insólitamente cordial.

Cuando Elaine Díaz, profesora de la Universidad de La Habana y autora de blog Polémica Digital, se quejó de que no le dieron una visa para participar en una conferencia de la Asociación de Estudios de América Latina en Washington a fines de mayo, Tribble dijo que estudiaría el tema.

Dos días después, la mujer le agradeció a la Sección de Intereses por haber reconsiderado su postura y haberle dado la visa. “Me alegro mucho por usted”, le escribió Tribble.

El estadounidense no se queda callado ante ataques que considera se pasan de la raya.

Cuando Yohandry Fontana dijo en broma que a la bloguera disidente Yoani Sánchez no le caería bien el nuevo líder del parlamento cubano porque “no fue propuesto por Washington”, Tribble respondió: “No hemos propuesto a nadie”.

“Pero sí notamos k el mismo día arrestan a muchos cubanos críticos. Democracia?”.

En Cuba la internet es uno de los pocos instrumentos que tiene un diplomático estadounidense para dar a conocer lo que tiene que decir, aun tomando en cuenta que relativamente pocos cubanos tienen acceso a la web. El estado y el Partido Comunista controlan casi todos los medios de prensa y rara vez mencionan a los enviados estadounidense, a menos que sea para acusarlos de conspirar con los enemigos de Cuba.

Y Washington está deseosa de llegar a una audiencia más diversa, como se pudo ver en un cable diplomático difundido en el 2010 por Wikileaks que describía a la pequeña oposición que hay en la isla como gente anciana, inefectiva, consumida por riñas internas y ajena a los asuntos del resto de los cubanos.

“Creo que es una gran idea”, expresó Ted Henken, sociólogo del Baruch College de Nueva York que trabaja en un libro sobre los medios sociales en Cuba. “Probablemente sea más importante para el gobierno estadounidense y sus representantes diplomáticos estar en contacto con la gente con la que no está de acuerdo en la mayoría de las cosas”.

En el video Tribble dijo que lo que lo impulsó a participar en el encuentro fue la curiosidad acerca del uso que hacen los isleños de Twitter. Pero hay quienes tienen teorías más cínicas.

El periodista y bloguero Iroel Sánchez, que no participó de la reunión, sostuvo que su presencia había sido una “provocación”. En el blog La Chiringa de Cuba, Carlos Alberto Pérez escribió que los funcionarios de la Sección de Intereses se equivocan si piensan que a través de “la mentira, el acoso y la subversión a los jóvenes que coexistimos en la red llegará a florecer una sincera amistad o relación de ningún tipo”.

Cuando Tribble le envió un correo electrónico a Pérez dándole garantías de su buena fe, el cubano le respondió en un tono más moderado y lo invitó a seguir debatiendo en la red.

Cuba y otras naciones latinoamericanas afirman que Estados Unidos libra una “ciberguerra” a través de Twitter y otros medios con la que buscan ganar influencia en todo el mundo. La Habana pone como ejemplo la Primavera Arabe y asegura que nada como eso puede pasar en Cuba.

Apenas un 2,9% de los cubanos dicen tener acceso a la web, según estadísticas del gobierno. Pero se cree que el porcentaje es levemente mayor. La retórica oficial, en todo caso, parece estar adoptando una actitud más abierta.

“Hoy con el desarrollo de las tecnologías de las informaciones, de las redes sociales, de la informática y de la internet, prohibir algo es una casi quimera, imposible, no tiene sentido”, expresó recientemente el vicepresidente Miguel Díaz Canel. “No tiene sentido. Constantemente tenemos que estar dialogando”.

Alejandro Cruz, uno de los organizadores del encuentro de tuiteros, dijo que le había sorprendido la presencia de Tribble. Pero “era un espacio abierto, libre y a todo aquel que pidió la palabra le fue dada. Creo que solo intentó dar un mensaje soft power, algo así como, muchachos no se preocupen, no somos malos aunque lo parecemos porque los tenemos bloqueados hace más de 50 años”.

El viernes pasado el ex diplomático cubano Carlos Alzugaray escribió una carta publicada en el blog de Cruz en la que decía que era posible, e incluso productivo, mantener un diálogo respetuoso con algunos diplomáticos estadounidenses.

“Abrirle las puertas al señor Tribble es un paso inteligente, cortés y apropiado. La respuesta no puede ser el silencio. Si el señor Tribble quiere saber cómo pensamos los cubanos de todas las tendencias y opiniones, recibirlo y escucharlo nos fortalece, no nos debilita”, escribió Alzugaray.

“Aunque hay sobradas razones para desconfiar, no se pierde nada con darle el beneficio de la duda”, acotó.

Desde el encuentro Tribble sumó al menos una docena de nuevos seguidores en Twitter que parecen ser procastristas. Algunos le escribieron para agradecerle el haber asistido a la reunión. Uno se mostró encantado de que también le guste el Bayern Munich.

Henken dijo que tuitear con opositores y conocerlos en persona puede ayudar a civilizar el tono del debate.

“Pone a esa gente en el candelero, por así decirlo. La persona que está con ellos en la plaza, con sus sandalias y camisa hawaiana, es otro ser humano, que habla español y quiere escuchar lo que dicen”, manifestó Henken. “Eso debilita la idea del lobo enemigo al que no le interesa lo que tenemos que decir”.

La reportera de AP Andrea Rodríguez colaboró en este despacho.

23 pensamientos en “Twitthab y mi próxima entrevista con @AP (+ video)

  1. En mi opinión, y respetuosamente, te faltó el corolario al artículo de AP; en rigor: (_x_), o como dijera F.Z. “kiss my …”
    saludos

  2. Que bien por AP les gusta conocer opiniones pero no publicarlas, bueno entre comillas, si son las deseadas si se pueden publicar, abrazos Iroel, ya está confirmado llegaré el próximo Martes a Washington DC, nuestros héroes regresaran..

  3. La verdad que no entiendo esto.Como es posible que el Gobierno Cubano permite la participacion en un acto publico a un funcionario de otro gobierno ,por demas enemigo del pueblo cubano ?Creen ustedes que EEUU permitiria que cualquier representante extranjero intervenga en su territorio sobre politica interna? Hace rato que fuera deportado.

  4. Toda la Razón, La Democracia Real No Reprime, Saquen sus Cuentas Matemáticas, En Cuba Existe Libertad e Igualdad o No, Que País es mas Demócrata EE.UU o CUBA.

  5. Es imposible quedarse callado al leer esta nota publicada por AP. ¿Que está bien narrada? Eso es cierto. ¿Que cita varias fuentes contrapuestas? También. Pero igualmente lo es que de ella destila la ironía usual en las redacciones de estas agencias, siempre en contra del sistema político cubano y ahora usada para “vender” al mundo la insólita presencia y el diálogo de Conrad Tribble con twitteros y blogueros cubanos durante el Twitthab como una acción tan inofensiva y sincera que en La Habana se le debería levantar un monumento al norteamericano. ¿En resumen? Que el segundo de la SINA en Cuba podría llegar a ser, según mi lectura de AP, el gran mediador en las contradicciones Estados Unidos- Cuba, o sea, San Tribble solucionador de problemas (aunque ni del bloqueo ni de los Cinco, o como esquivó el diplomático estos temas, se hable en el despacho de AP).
    Tanta necedad indigna a cualquiera, pero tener que soportar -sabiéndo desde acá como pasaron y todavía pasan las cosas- que esta agencia diga que el norteamericano de ” aspecto afable, cabello canoso, con sandalias, khakis y una camisa hawaiana” que, además, no le concedió el placer de su versión de los hechos, termine su información respaldando (porque sin dudas lo respalda) el criterio que el diplomático es “otro ser humano, que habla español y quiere escuchar lo que dicen” (¿sólo eso?), provoca asco.
    La nota de la AP está clarita: los tuiteros y blogueros que llaman oficialistas, y que no son otra cosa que revolucionarios, son los “malos” de esta película (“malos” que esta vez permitieron al diplomático disfrazado de yuma parlotear tanto como quiso) y el diplomático que nada dice del bloqueo ni mueve un dedo por remover sus cimientos a pesar de conocer las penurias que Cuba (este país que tanto le gusta) padece por esa causa, es el “bueno” del film…¿y por qué? Yo lo sé: porque cumple bien su misión que es chupar como las sanguijuelas lo que necesita para mantenerse como y donde está aplicando la suave caricia disfrazada de diálogo tras la cual, sin dudas, vendrá tremendo cocotazo, o lo que es lo mismo, el recrudecimiento de las agresivas políticas de su país hacia este.

  6. Gracias Yisell, por tu comentario. Bienvenida a La pupila…
    Sólo puntualizaría que el que hace la descrpción amable y casi exótica de Tribble es nada menos que el anfitrión de YS en EU: Ted Henken. Tal para cual.

  7. Iroel, pero la culpa de no tener más frases publicadas es de usted, el problema está en que no dio margen para la tergiversación y/o manipulación.

  8. Se refleja que Tribles fue por lana y salió trasquilao. Ha mordido, y seguirá mordiendo muuuuucho más de lo que puede masticar. Kiss my arse.

  9. JA,JA,JA Tienes toda la razón, si Iroel fuese flojo de tinta y letras fuesen las cosas diferentes, pero ni modo la dignidad no se destiñe e Iroel sabe muy bien defender la dignidad Cubana Revolucionaria.

  10. Et tu Bruto?
    Iroel, ya ves como jode que no te dejen expresar y te recorten las palabras y publiquen lo que les convenga.
    Los blogueros oficialistas cubanos no tienen ninguna credibilidad si no permiten el diálogo.
    Por otra parte, el que crea que el gobierno cubano va a mover un dedo para mejorar el acceso a Internet de los cubanos no pro gubernamentales, simplemente “ta jolí”

  11. El diálogo no es una manada de trolls con ventajas de conectividad repitiendo mentiras y bhaciéndote perder el tiempo.
    El gobierno de Cuba va a mejorar el acceso a Internet para el pueblo cubano, no para los blogueros que paga EU, esos ya tienen el problema resuelto

  12. Los yankees, entendidos como los que gobiernan ese país, son hipócritas y falsos. Sabotean permanentemente a Cuba y a otras naciones no lacayas, pero se presentan como los promotores del diálogo y la democracia. Fueron muy hábiles en dejarlo hablar, porque quedó en ridículo. Hablar de beisbol en un país bloqueado por ellos, es francamente estúpido y muy yankee, por lo demás.

  13. Eh, tú, Palomino: Los blogueros pro-yankis no tienen ninguna credibilidad si siguen sin permitir el diálogo.
    Eh, tú, Bruto: Ya deja de echarle m. al patio.

  14. Iroel, mejor respuesta que esa ninguna, eso fue desde el fondo del corazón, abrazossssssssss..

  15. Yo creo que el señor Conrad se ha llevado el show, quizas eso es lo que se propuso con su visita: ¨y si me aparezco?, veras como no hablaran de otra cosa que de mi…¨ yo me niego a considerar que la trascendenicia del Twithab 2 estuvo en la presencia de ese hombre… el tipo fue a provocar y provoco!
    Por otra parte, Iroel, tout t´ a fais d´accord avec toi. Te censuraron porque dijiste lo preciso. Me pregunto que seria de Cuba si la gente tuviera acceso pleno a Internet. En ocasiones paso por los blogs y sitios ni siquiera leo porque los comentarios estan llenos de trolls, gente que va de un espacio a otro diciendo lo mismo. Si en Cuba tuviesemos internet de banda ancha otro gallo cantaría!

  16. Gracias, amiga. Una alegría verte por acá. Y yo también coincido contigo en todo, incluyendo sobre el Mr. Exactamente es eso lo que quise decir con las únicas dos palabras que me publicó AP: “una provocación”.

  17. Como siempre me gusta discordar un poco -para que no todos los comentarios sean elogios- sin llegar a gritos “en contra”. No me gustan ninguno de los dos extremos.

    Mis preguntas son sobre algunas de tus respuestas. Espero me puedas contestar aunque yo no sea periodista de AP y no te vaya a publicar en ningun sitio.

    1- Dices: “…y no a un operador del estado que tiene como política oficial el derrocamiento del sistema político social que respalda la mayoría de los cubanos”.
    Estoy de acuerdo en que no se puede participar ingenuamente en un encuentro como ese pero mi pregunta es mas sobre tus fuentes: Como determinas que el sistema politico imperante es el que respalda la mayoria de los cubanos?

    2- Dices: “Ellos saben que mientras más estudiantes, trabajadores e intelectuales cubanos -fuera de los empleados que pagan aquí para su estrategia subversiva- puedan expresarse en Internet, peor les irá en su intento de utilzar la red como un escenario de guerra contra Cuba.”
    Acaso los “planes” del gobierno americano no buscan aumentar la conectividad en Cuba (aunque para esto -hay que reconocerlo- usen vias “no tradicionales”)?

  18. Todos los comentarios no son elogios, son críticas al proceder de AP: En cuanto a tus preguntas:
    1. Busca los datos de las cualquier proceso electoral en Cuba, o mejor los resultados de la discusión de los Lineamientos. Pero hay una encuesta mejor y es que ese sistema ha sobrevivido frente a la hostilidad, el acoso y el afán por derribarlo del país más poderoso del mundo.

    2. Si los planes del gobierno norteamericano buscaran eso, hubieran autorizado a Cuba a conectarse a cualquiera de lo cables de gfibra óptica que pasan cerca de nuestras costas, no multaran a compañías como Ericcson por vendernos tecnologías y no confiscaran o persiguieran las transacciones financieras cubanas, algo que busca que el país carezca de recursos para su desarrollo en este y otros campos. Es sabido que las “vías no tradicionales” que busca el gobierno norteamericano son para failitarle la conectividad a quienes se sumen a sus objetivos de cambio de régimen en Cuba.

  19. ¿Y qué es lo que estás “gritando” entonces?
    ¡Que gracioso! Ahora se llama “vías no tradicionales”. ¿Me estaré poniendo viejo? En mi tiempo se llamaba trabajo de agentes o técnicas de inteligencia para derrocar al gobierno (algo así).
    Que yo sepa los planes del gobierno de U$A son para “cambiar el régimen cubano y promover la democracia” (la que ellos quieren).

  20. De esta entrevista, las ideas que prefiero de las respuestas dadas a las capciosas y tendenciosas preguntas, son:
    “(…)la presencia de ese representante del gobierno de EU en un espacio como ese es la prueba del fracaso en su estrategia de crear interlocutores entre los usuarios cubanos de Internet y del desgaste y total descrédito de instrumentos fabricados para ello como Yoani Sánchez o Estado de SATS.”
    (Sobre Tribble) “(…)un operador del Estado que tiene como política oficial el derrocamiento del sistema político social que respalda la mayoría de los cubanos. Con mucha razón, varios de los participantes le han recordado a Tribble, al reseñar lo ocurrido, la doctrina del soft power. Muy lindo tenerte agarrado por el cuello y decir “vamos a iniciar un diálogo” sin aflojar el bloqueo, acusándonos de terroristas y prohibiéndole a los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba.(…) ¿Si quieren diálogo por qué no dejan venir a los norteamericanos a dialogar libremente aquí o dan las visas para que todo cubano que quiera pueda viajar a Estados Unidos? “
    “(…)mientras más estudiantes, trabajadores e intelectuales cubanos -fuera de los empleados que pagan aquí para su estrategia subversiva- puedan expresarse en Internet, peor les irá en su intento de utilizar la red como un escenario de guerra contra Cuba. Una prueba es lo que encontró Tribble en el parque Villalón.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.