La desmesura política o la revolución por Facebook


internet_espionaje_corporativoTodo está fuera de lugar. El quehacer político de la información se encuentra en manos de actores mediáticos que han sustituido al periodista profesional y los científico-sociales. Su lugar lo ocupan hombres y mujeres cuyo principal atributo consiste en proyectar imagen, tener cierto dominio del lenguaje y vestir a la moda. Un sinsentido. El conocimiento ha sido trasladado al desván de los trastos inútiles. La osadía de opinar pontificando copa lo cotidiano. Resulta penoso ver a destacados líderes de audiencia, no de opinión, discutir sobre leyes sin saber distinguir entre lo civil y lo penal, confundiendo, además, una querella con una demanda o una estafa con evasión de capitales. Para estos nuevos abogados todo es lo mismo. Asimismo, cuando se refieren al orden económico los gazapos son descomunales. Confunden balanza comercial con balanza de pagos, crisis con recesión, comercio exterior con exportaciones y crecimiento con desarrollo. Y no digamos cuando se trata de hablar de política. En ese instante se sueltan la lengua, les da igual ocho que 80. No tienen el menor empacho en homologar autocracia con dictadura, democracia con partidos políticos, gobernabilidad con seguridad ciudadana o legitimidad con legalidad. Sus intervenciones se miden por el grado de ignorancia, desfachatez y ridículo. Siguen guiones prestablecidos. Están en todos los medios de comunicación. Radio, prensa, televisión, páginas web y YouTube. Tienen su ranking de popularidad, cuya medida consiste en el número de veces que su intervención es visitada. Cien, 500, mil, 10 mil o 100 mil veces. Tienen un millón de amigos que comparten día a día, hora a hora, minuto a minuto y segundo a segundo, sus sesudas reflexiones sobre el desayuno, su estado de ánimo, su último libro, sus lecturas, sus desengaños amorosos, viajes y particular forma de entender la vida política. En 140 caracteres vierten todo su saber. Un prodigio de síntesis y sintaxis. No tienen límites. De allí su desmesura.

No matemos al mensajero. Pero cuando un medio como Twitter o Facebook se transforma en un fin, el despropósito crece hasta límites insospechados. La polémica política se constituye en un simulacro en el que desaparecen la realidad y el sentido común. Lo debatido se vuelve irrelevante. Es la trivialización de la política. Ya no se trata de fundamentar, dar argumentos, situar un acontecimiento o describir un hecho. Sólo se busca hacer ruido. Un discurso plano, en el que no es posible encontrar dos ideas hilvanadas coherentemente. No hay dialogo, es un monólogo entre un emisor y receptores anónimos que buscan ser complacidos en tanto consumidores de bagatelas oportunistas. Otro tanto ocurre con los tertulianos de moda que acaparan Facebook y Twitter. Atraen la atención mediante el chascarrillo, la anécdota, la descalificación o el insulto. Y eso vale para todos aquellos que forman parte de esta farándula político-mediática. Sociólogos, politólogos, periodistas, abogados, historiadores o economistas, sin olvidarnos de los dirigentes políticos adictos a tales formas de comunicar su pensamiento. Es un disparate, sí, pero efectivo. Ese es el problema. Igualmente sirve como herramienta para patrocinarse, dejar constancia del éxito y poner al corriente del mundo la agenda personal. Relatan dónde han sido entrevistados, quién les increpó, cuál es su artículo más reciente y cómo acceder a su página web. En definitiva, se venden como cualquier otro producto de consumo.

Resulta poco halagüeño ver a miembros de la izquierda política y social más interesados opinando sobre lo humano y lo divino que preocupados por dotar de herramientas teóricas a los movimientos sociales. Sólo quieren ser famosos, viajar por el mundo haciendo turismo político, firmar autógrafos y convertirse en trending topic. Sin olvidar la parte crematística. Ellos forman el conglomerado totalitario de las redes de Internet, blogueros de todo pelaje. Liberales, conservadores, progresistas, democristianos, socialdemócratas, radicales y los autodenominados nueva izquierda del contrapoder. Se pelean por ser los amos de Twitter. Han renunciado al rigor, el conocimiento y la labor formativa. Que lo haga la derecha, puede tener sentido ideológico y político: el control y la configuración de la opinión pública; pero que en este circo participen intelectuales etiquetados de izquierda es un dislate. En este mar extravían la bitácora de viaje, el compromiso ético, la dignidad y el sentido de la lucha por la democracia, el socialismo y el pensar reflexivo. Se transforman en seres sin escrúpulos, incapaces de discernir entre la función divulgativa, formadora del saber contrahegemónico y subversivo y la sociedad-espectáculo que les absorbe el seso y los reduce a objetos de consumo.

El mundo de lo efímero es desmesurado, caricaturesco y grotesco. Pierde las proporciones y se ubica en el terreno de lo artificial y la simulación. Sus actores representan papeles intercambiables, según el escenario y el público al cual se dirigen. Gelatinosos, amorfos, se escabullen entre los focos, Facebook, blogs y páginas web. Sus caras son recurrentes, los vemos aparecer en la televisión pública y privada. Se reconocen entre ellos por sus enormes teléfonos móviles, arma arrojadiza para señalar en cualquier momento de su intervención, su último SMS o WhatsApp. No se escuchan. Se insultan, hacen aspavientos, se interrumpen, producen ruido, pero se quieren, son ególatras, oportunistas y cuentan en su favor con un handicap social que les facilita su éxito mediático, la desarticulación de la ciudadanía política. Son un producto, como puede ser un lavavajillas, un desodorante, unas bragas o una hamburguesa. Sólo existen como objetos en las redes sociales. La revolución vía Facebook y Twitter. Constituyen una manada. Trabajan día y noche, no descansan. Solidarios entre ellos, han construido una aberración social de la cual viven, reproduciendo las formas de dominio de un capitalismo complejo donde Internet y las tecnociencias se han apoderado de la praxis teórica para negarla y proponer en su lugar un mundo de simulación en el cual desaparece la experiencia y la realidad. Zombis capaces de engullir la vida eliminando todo vestigio de alternativa política anticapitalista y radicalmente democrática.

Artículos relacionados:

7 pensamientos en “La desmesura política o la revolución por Facebook

  1. QUIN ES EL MONSTRUM HORRENDUM?

    Muertes en masa consuma.

    Ama el combustible ajeno.

    Con antnimo de bueno

    mimetiza hasta la espuma.

    Reparte desde su pluma

    ponzoas archi ancestrales.

    Sus ptridos arsenales

    contaminan los pantanos

    y utiliza a los humanos

    como objetos comerciales.

    Ramn Espino Valds

    El Leoncito de Las Tunas

    Cuba/Mxico.

  2. Es interesante siempre, tomar un “chapuzón” en este mundo contrario y, no pocas veces, inconsciente. Es una retórica que fastidia y es imposible llegar al diálogo coherente; sin embargo, refleja la hegemonía del poder en esta masa de ciberplaga, el bajo nivel analítico y lógico. Una espantosa decadencia de la sociedad en general que perdió su identidad de clase en su particularidad. Los medios foros, twitter, FB fueron para mi campos de estudio y tuve que alejarme por ratos por ser atrofeantes y nocivos. Lo mismo con periódicos de masa y resto de medios: enferman a una persona mentalmente sana, cómo carajos no van enfermar a personas de reducida lectura ? Se les ha creado un mundo de irrealidad donde existe el bien y el mal y están tan metidos en este teatro, que no se pueden sacar de ahí. No lo he logrado con ninguno de estos participantes, entonces no solamente el lector es el problema (víctima), sino los que están detrás de construir este mundo teatral (enfermos de psicosis). Es un mundo total de contradicción, por lo que, no hay que sorprendernos, que confundan democracia con dictadura y demás cuestiones, tal como se criticó severamente en el artículo arriba escrito. También la ignorancia puede ser una enfermedad pandémica que se expande como virus por medio de los medios diversos. Y no hay cura !

  3. Aqui en Italia, el nuevo desmesurado politico se llama Pepe Grillo. Casi supera a todos los otros. El unico que se salva, es Nichi Vendola.

  4. Por primera vez no estoy totalmente de acuerdo con un post publicado aquí. Es cierto que las llamadas “redes sociales” (en mi opinión una denominación incorrecta y utilizada con el propósito claro de ganar adeptos) crean esos zombies de los que se habla, pero no es la herramienta en sí, sino el uso que le demos, el propósito que se persigue y los puntos de referencia y la preparación de quien recibe el mensaje.
    El que busca la fama con un ego hasta el cielo, la puede encontrar en facebook, twitter u otra “red social”, pero solo entre personas con poca preparación o preparadas para no pensar; pero también puede poner en peligro su dignidad cuando son personas inteligentes y preparas las que lo leen y el mensaje es indigno u obsceno; o su credibilidad cuando el mensaje esté basado en la mentira, etc.
    Para nosotros, por tanto, es importante formar ciudadanos preparados para discernir entre los mensajes y encontrar aquellos que son verdaderamente útiles y no fútiles.
    Las nuevas tecnologías de la comunicación y la informática llega cada vez a más personas (aunque aún no llega a los más pobres), por lo tanto son una herramienta importante y que debemos dominar. Su buen uso (al transmitir o recibir mensajes) debe ser el objetivo y no su satanización. Cuba anda por un buen camino en el uso de esas tecnologías, aunque todavía se nos escapa un poco la preparación para el discernimiento, quizás por falta de experiencias por las dificultades de conexión que persisten.
    Creo que aún es relativamente fácil seducir a algunos con patrones de “belleza”, “desarrollo” o “realidad”, en eso estoy de acuerdo y que muchos “pseudoperiodistas”, “pseudocientíficos”, “culturosos”, etc han tomado por asalto las posibilidades que les brindan las nuevas tecnologías. Pero para eso hay que prepararse y no tirar el sofá por la ventana o matar al mensajero.
    Es cierto que facebook está cargado de mensajes fatuos, pero me pregunto ¿por qué no cargar el sitio con mensajes realmente útiles? Ese puede ser un buen objetivo y es nuestra responsabilidad. Y me sumo a pesar de no ser muy “leído y escribido”, porque solo pretendo poner mi gota en el mar.
    Pongo un ejemplo que se me ocurre: Me gusta el programa “Átomum” de TeleSur. Tienen su cuenta en twitter donde podemos dar opiniones sobre algún tema de la ciencia o la técnica u otro del que se trate en la transmisión. Son mensajes cortos, está claro, pero pueden ser analizados en el programa de una forma objetiva y didáctica y, de paso, se conoce la opinión de una parte de la teleaudiencia del programa. En este caso twitter es una buena herramienta y creo que también lo es para mantener un equilibrio e incluso inclinar la balanza a favor de la ideología que defendemos, la del Socialismo.
    Espero haberme explicado y expresado correctamente.

  5. En lo personal, no me agradan mucho estas mal llamadas “redes sociales”, pero creo que no debemos restarnos a exponer en ellas nuestras ideas. Porque los otros sí lo hacen y la batalla de las ideas, se debe dar en todos los frentes y encarar la mentira, donde quiera que esta aparezca.

    Un saludo fraterno desde Chile, para todo el pueblo cubano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.