El culto de la violencia en Estados Unidos


Jesús Arboleya Cervera

hist_2007_2_us_gun_car_culture_violenceEl pasado mes de abril, aún frescos los cadáveres de veinte niños y ocho adultos víctimas de una masacre acontecida en Newton, Connecticut, el senado de Estados Unidos votó en contra de establecer un mínimo control sobre las ventas de armas de fuego.

Para muchos, no deja de resultar incomprensible que buena parte de las mismas personas que reaccionaron conmocionadas ante este acontecimiento apoyaran esta decisión, argumentando que el acceso a las armas constituye un derecho a la libertad individual refrendado por la propia Constitución de ese país.

Que yo sepa, exclusivamente en Estados Unidos existe una cláusula constitucional que no solo permita a las personas poseer cierto tipo de armas, lo cual es bastante común en el mundo, sino que intentar controlarlo sea percibido como una restricción de los derechos ciudadanos.

Está claro que en tal actitud influyen poderosos intereses económicos con una alta incidencia en la vida política del país, pero ello no basta para explicar un culto a la violencia que subyace en la matriz de la cultura y la historia estadounidense.

Aunque el uso de armas de fuego aumenta la eficacia destructiva de este patrón de conducta, reducir el debate a su control puede desviarnos de la esencia de un problema mucho más abarcador, ya que si en algo tienen razón los fanáticos armamentistas es que las armas no matan por sí mismas, sino la gente que las utiliza.

El derecho a portar armas en Estados Unidos se remonta al colonialismo y la esclavitud. Con posterioridad, fue incluido en la Constitución de la naciente república norteamericana debido a las contradicciones de los estados con el gobierno federal, única instancia capacitada para organizar un ejército profesional, lo que finalmente desembocó en la guerra civil más devastadora de la historia norteamericana.

La “ley de revólver” caracterizó la expansión hacia el oeste a costa de las tribus originarias y aunque hoy día se supone un derecho de toda la población, no ha perdido el matiz clasista y racista que le dio origen, toda vez que forma parte de un entramado ideológico que justifica la violencia victimizando a los sectores más privilegiados.

Trasladado a la situación actual, es una problemática centrada en los temores de la llamada clase media blanca frente a los “peligros que implican los otros”, lo que explica el respaldo de estos sectores a las posiciones armamentistas. Prueba de ello es que no se ven negros o latinos en las actividades organizadas por la Asociación Nacional del Rifle y me imagino que siempre resultará sospechoso encontrar a uno de ellos comprando un fusil de asalto en una feria de armas.

La disyuntiva que se les presenta a los ciudadanos “pacíficos” es bien simple, dado que los “delincuentes” cuentan con armas sin importar los controles que se establezcan, ellos también deben tener el derecho de poseerlas para defenderse. También ha sido la excusa perfecta para intervenir en otras partes del mundo, igualmente identificadas como un peligro a los “intereses nacionales” de Estados Unidos. De resultas, el culto a la violencia genera una ética que tiende a expresarse en todos los aspectos de la vida de esa nación.

Las víctimas civiles extranjeras son consideradas con indiferencia como necesarias “bajas colaterales”; los presidentes de ese país se ufanan de los asesinatos extralegales cometidos en cualquier parte y gracias a ello incluso ganan elecciones. Si lo miramos con detenimiento, el concepto de “guerra preventiva” justifica a escala nacional que alguien mate a un sospechoso que ronda cerca de su casa. Poco ha cambiado entonces en la vieja lógica donde matar a un indio o un negro era percibido como acto de legítima defensa.

Como resultado de tal mentalidad, la propia clase media blanca termina siendo víctima de su paranoia. Si bien la delincuencia, el tráfico de drogas y el pandillerismo resultan problemas endémicos de la sociedad estadounidense, con el consiguiente número de víctimas, especialmente entre los jóvenes de los sectores marginados, a pesar de la magnitud de esta guerra cotidiana, no recuerdo ningún caso de un negro o latino disparando indiscriminadamente contra niños inocentes de su propio grupo étnico.

Tales eventos se localizan en la clase media blanca y prácticamente solo ocurren en Estados Unidos. Dada su recurrencia no puede ser explicado a partir del argumento de que constituye la actitud impredecible de un psicópata. Efectivamente, hay que estar loco para hacer algo como esto, pero los locos también responden a patrones culturales que condicionan su conducta.

Varios historiadores, psicólogos y sociólogos han explicado las tremendas presiones que reciben las personas bajo la supuesta libertad que pregona el individualismo. Al mismo tiempo que constituye una de las grandes fortalezas del sistema capitalista, dado que induce la expectativa de la realización personal por esfuerzo propio, el individualismo tiende a aislar al hombre del conjunto social y lo obliga a competir con el resto para ser respetado y respetarse a sí mismo.

Cuando no logra triunfar, termina estando en el bando de los perdedores. Ello es un trauma para todos y explica la tendencia a la enajenación y la delincuencia entre los sectores discriminados, pero es particularmente insoportable para la clase media blanca, cuya supuesta superioridad le viene dada por su origen.

Aunque la adicción a las drogas, el alcoholismo y la delincuencia también se expresan en estos sectores como resultado de la inadaptación, la mayoría se resigna a su suerte  y, cuando más, recurre a un psicólogo para enfrentar sus problemas. Pero en algunos casos genera sentimientos de odio extremos, ya sea contra otros – digamos los crímenes por intolerancia racial, xenofóbica o preferencias sexuales – o contra su propia gente, como estas matanzas aparentemente insensatas.

Creo que precisamente los efectos de esta cultura de la violencia, así como las presiones resultantes del individualismo en una sociedad segmentada, es la mezcla explosiva que explica hechos de violencia que no ocurren en otras partes del mundo, por lo que no parece descabellado afirmar que también son un producto del American Way of Life.

Artículos relacionados:

8 pensamientos en “El culto de la violencia en Estados Unidos

  1. …”Ya Viene Soledad”….

    No me digas que eres prado
    ni me intentes conquistar
    yo no pasto en tus mentiras
    ni en los suelos conquistados

    Yo soy libre, y del suelo comeré
    mas yo mando en mi pobreza
    yo no bajo mi cabeza
    ni tampoco grito con temor
    ni jamas yo le diré
    ordene señor, mande usted

    No hay esclavos en mi fe
    ni colonos prepotentes
    soy lo mismo que usted ve
    soy de Cuba un combatiente

    No me siento diferente
    ni me creo un altanero
    soy de un pueblo muy valiente
    donde forjan el acero

    Nací pobre y sincero
    y conozco la humildad
    soy guerrero, soy pionero
    soy Rebelde de verdad

    Yo te brindo mi Amistad
    y te ofrezco de mi mano
    yo soy pobre pero sano
    no conozco la maldad

    Soy feliz con la igualdad
    con mi pan con mantequilla
    con mi pluma, con mi silla
    con mi amor y dignidad

    No me digas que eres fruto
    pues ni Tuna tu pareces
    las espinas que en ti crecen
    ya no engañan ni a Macuto

    Del Imperio yo aprendí
    el dolo y el sufrimiento
    y por eso soy feliz
    pues no lloro mis lamentos

    Sí maldigo yo el momento
    que en tus bosques me adentré
    pero aprecio yo la fe
    que nació desde muy dentro

    Hoy me siento muy contento
    al gritarles libertad
    en su Casa Blanca, Casa del lamento
    o mejor dicho, en su plaza con maldad

    Son de fina sociedad
    pero comen del obrero
    y los meten prisioneros
    cuando abrazan la verdad

    El Imperio es voraz
    comilón y pendenciero
    pero existen caballeros
    que constuyen por la paz

    Ya el buen tiempo lo dirá
    cuando caigan los lingotes
    y le entre agua al bote
    por delante y por atrás

    Se hundiran con su maldad
    prisioneros del lamento
    todo llega en su momento
    y ya viene Soledad

    Erik Fundora Salina desde Cincinnati Ohio Imperio Cruel..

  2. “CUMPLEAÑOS DE MACEO Y GUEVARA”   Antonio Maceo   ( 1 ) La cigüeña no lo trajo a su cuna santiaguera a engrandecer la bandera.   Una fuerza desde abajo, igual que a un frondoso gajo, lo esparció por la sabana.   La prolífica Mariana, en la otrora patria herida, ¡forjó al Titán, de por vida, en la manigua cubana!   Ernesto Guevara   ( 2 ) Asimismo en Argentina nació un niño legendario que alzó la vista en Rosario.   Todo el planeta lo empina por ser figura genuina que la justicia sembrara.   La naturaleza clara, con gemelas expresiones, besa, juntando naciones, a Maceo y a Guevara.   Ramón Espino Valdés Cuba/México. (Décimas tricótomas) 14/6/2013.    

    ________________________________

  3. …..”El Che y Fidel”…..

    Dos seres humanos e históricos
    sencillos sí, pero gigantes
    valientes sí
    pero muy Galantes

    El Che y Fidel
    hermano humanos
    Cubanos
    históricos sí,
    e Inolvidables por siempre

    Confiables sí
    y seguros de si mismo
    amables
    pero sobre todas las cosas
    Antiimperialistas por siempre

    Dos seres extraordinarios
    dos polos compatibles
    que fueron expedicionarios
    y que hoy son Indestructibles

    El Che y Fidel
    dos hombres sencillos
    hermanos sí,
    y compañeros de lucha
    revolucionarios como la miel
    dos hombres del hoy sí
    y del mañana
    del siempre sí, y del Ayer
    el Che y Fidel sí

    Erik Fundora Salina desde Cincinnati Ohio Imperio Cruel.

  4. ……..”Maceo”……..

    Maceo, titan de bronce
    hombre del monte intrincado
    y machete filoso
    héroe de todos los tiempos
    hijo del sol y del viento

    Mambí de tantas batallas
    y para muchos Españoles
    un negro encantado
    con poderes sobre naturales
    brujo o mago

    Maceo, Cubano de agallas
    hijo de Mariana
    madre del hoy y del mañana
    señora fuerte y victoriosa
    patriota y sana

    Maceo, hombre de sangre roja
    jinete de primera fila
    y mas sonoro que un cohete del hoy
    destilaba por sus poros, sábila
    valentía y amor

    Maceo, titan de bronce
    hombre del monte intrincado
    y machete filoso
    Mambí y victorioso
    y para nada ni mago
    ni hombre sobre natural
    ni brujo, ni negro encantado
    Cubano y Sencillo, de bronce si

    Erik Fundora Salina desde Cincinnati Ohio imperio Cruel.

  5. “La cultura de las armas impregna a Estados Unidos. Tener una pistola en casa es tan normal para ellos como tener un libro para un europeo”, escribe Tamames en La Cultura del Mal. La Asociación Nacional del Rifle (NRA) fomenta la venta de armas legales para los jóvenes ya que, según el mismo autor, los jóvenes con armas legales cometen menos crímenes que los que tienen armas ilegales.

  6. “Correa y Pantalón”

    Del Terrol al Terrorismo
    del pinchazo al dolor
    no confundan no es lo mismo
    las espinas que la flor

    Te condenan por terror
    y no eres terrorista
    pero el Yugo opresor
    es imperio destructista

    Mas me dicen comunista
    por parlar con la verdad
    mis razones Socialista
    se desplazan con la paz

    En mis fotos no hay maldad
    pero implantas el terror
    con tus bombas “de Iguldad”
    no se salva ni una flor

    Intimidas por ser fuerte
    y condenas al pequeño
    en tu arte hay empeño
    y estas lejos de la paz

    Yo proclamo libertad
    no intimido ni condeno
    tu me enseñas tu veneno
    y me pides pulcredad

    Que le digo a tu bandera
    si la tiñes de dolor
    mas te pido de favor
    que la limpies cuando puedas

    Lo primero fue la rueda
    y mas tarde los aviones
    mas tus bombas de sanciones
    son cubiertas con tu seda

    Si usted implanta el terror
    con su fuerza destructora
    que dirá la gran señora
    cuando gocé del clamor

    No es lo mismo Socialismo
    que social e imperialista
    no confundas el Marxismo
    con tu Mal y tu Cinismo

    Yo me muero como mismo
    como mismo yo crecí
    sin terror ni terrorismo
    pues en Cuba yo nací

    Al poeta conocí
    por la rueda y el dolor
    y a las flores comprendí
    por la espina sin sabor

    Tu proclamas el terror
    por ser malo y prepotente
    terrorismo no es vigor
    y tu imperio es indecente

    Un demonio no critica
    a sus hijos por malvados
    si aprendieron a su lado
    y gozaban del dolor
    si usted enseña con clamor
    lo que enseñes se practica

    Del terror al terrorismo
    una acción y una intención
    pero luego en la razón
    se defienden de si mismo

    Cual si fuese la canción
    melodía sin sonido
    solo entiendo y les pido
    no dividan, ni le separen
    las correas al pantalón

    Erik Fundora Salina desde Cincinnati Ohio Imperio Cruel.

  7. la cultura “cowboy” acabó con este pais.
    Que bueno que Cuba se liberó de los “cowboys”. Imaginate hoy cuantos asesinatos en escuela ocuriria hoy en la isla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .