“Un modo de ser solidarios con los demás”*


Fidel Castro
Padres, Ernesto Racaño, 2008. Inspirada en el Libro de Katiuska Blanco "Todo el Tiempo de los Cedros"

Padres, Ernesto Racaño, 2008. Inspirada en el Libro de Katiuska Blanco “Todo el Tiempo de los Cedros”

Recordamos cuando el Congreso de las mujeres, que se planteó con énfasis el problema de la desigualdad y se planteó la necesidad de desarrollar la urbanidad en el hombre, el espíritu de caballerosidad en el hombre en su trato con las mujeres. No hay duda de que aquel esfuerzo va teniendo frutos. Y hoy observamos, por ejemplo, que el tanto por ciento de mujeres militantes del Partido es mayor, cuadros femeninos en el Congreso del Partido y en las organizaciones del Partido en un porcentaje mayor, un mayor por ciento de muchachas en nuestra organización juvenil. Y ese esfuerzo se va traduciendo en determinados frutos. Hay que seguir insistiendo mucho en ello, y sobre todo desde esta edad de los pioneros.

Aquí observábamos que entre los representantes de las provincias la mayoría son niñas, y no es que nadie las seleccionara con preferencia por ser niñas, sino que se va demostrando desde esa edad las cualidades y las condiciones de la mujer para el trabajo social, el trabajo político y el trabajo revolucionario.

Ahora bien: si aquella vez hablábamos de la importancia de desarrollar un espíritu de caballerosidad en el hombre, hoy debemos señalar al menos la importancia de desarrollar un espíritu de urbanidad en todos los niños, varones y hembras. Nos referimos a la educación formal, algo tan importante en la vida del hombre: el saber comportarse correctamente en cada lugar.

Cuando hablábamos del joven que se guarda la corbata en el bolsillo, no podemos menos que pensar que ese joven carece de educación, es decir, le falta educación formal: le da lo mismo ponerse corbata que no ponérsela, llegar vestido como los demás o vestido como un desfachatado a la escuela; le da lo mismo sentarse de una forma que de otra; le da lo mismo tratar con respeto o no al maestro, con respeto o no a los padres, con respeto o no a los adultos. Y el niño debe tener una forma de comportarse frente a los padres, frente a los maestros, frente a los adultos, porque eso forma parte de la educación formal y del respeto que todos nos debemos a todos.

A veces hay estudiantes universitarios que no tienen la menor noción de lo que es educación formal. Si se sientan en una mesa, no saben comer: si toman sopa hacen un ruido infernal (RISAS), y hasta la sopa hay que saber tomarla. Hay jóvenes estudiantes que no saben usar los cubiertos, que no son capaces de ponerse de pie si el Rector o el Director pasa, que tratan al profesor como al vecino que ven todos los días, que no tienen ni la menor idea de cómo hay que hablarle a los adultos, a los padres. Desgraciadamente esa es una verdad. Y a nuestra Revolución no se juzgará solo por la cantidad de literatura, de gramática, de matemática, de química y de biología que sepan nuestros niños; la juzgarán también por esa educación formal que se les sepa dar a los niños.

Y si decimos que la mujer merece un respeto del cual el hombre siempre debe dar fe, los padres merecen un respeto, los profesores merecen una forma de tratarse, los adultos, las personas mayores merecen una forma de tratarse. Y eso tienen que aprenderlo nuestros niños.

Si la Juventud se proponía educar a los jóvenes en ese sentimiento de respeto a la mujer, también nuestra Juventud y nuestra organización de pioneros deben esmerarse en esa educación de respeto no solo a la mujer, sino de respeto general de lo que nosotros estamos llamando esta noche educación formal, que va desde el hábito de vestirse, el hábito de comer, el hábito de sentarse, el hábito de ponerse de pie cuando corresponde ponerse de pie, porque esos son sentimientos de respeto que el socialismo no debe abolir jamás, y que no entraña ninguna jerarquía social, sino un modo de convivir, un modo de tratar y respetar a los demás, un modo de ser solidarios con los demás. No es lo mismo ser grosero que ser amable. Y no se siente nadie bien jamás de la misma forma cuando lo tratan con grosería o cuando lo tratan con amabilidad, cuando lo tratan con desfachatez o cuando lo tratan con respeto.

Y son realmente tan hermosos los hábitos de solidaridad y de respeto, que nuestra sociedad revolucionaria no debe jamás renunciar a ellos.

Son muchas las tareas que tiene un pueblo en revolución y son muy complejas. Pero no por ello debemos olvidarnos también de estos trabajos, de estos esfuerzos. No lo deben olvidar nuestras organizaciones de masa, nuestra organización de mujeres, nuestra organización juvenil, no lo debe olvidar —¡mucho menos!— nuestra organización de pioneros.

* Fragmento del discurso en el acto de graduacion de 10 658 egresados del Destacamento pedagógico universitario “Manuel Ascunce Domenech”, en el polígono de Ciudad Libertad, el 7 de julio de 1981. (Versiones taquigráficas – Consejo de Estado)

Artículos relacionados:

2 pensamientos en ““Un modo de ser solidarios con los demás”*

  1. “Y ABRO EN LA LITERATURA: CAMINOS DE POLVO Y PIEDRA”   ( 1 ) Cuando hay un reto violento como éste, en mi trabajo, me vuelvo loco y me fajo con los molinos de viento; le doy voz al firmamento y no cariño a la hiedra, con Cervantes y Saavedra salgo de cabalgadura y abro en la literatura: caminos de polvo y piedra.   Emiliano Sardiñas Copello El poeta de la mochila Santiago de Cuba.   ( 2 ) Sobre el barco del lenguaje voy en lo dificilísimo porque siento que el mismísimo Dios, me ha reservado un traje. Supe empacar para el viaje mi valor que no se arredra. Bebí frutos de mi exedra, a través de la cultura, “y abro en la literatura: caminos de polvo y piedra”.   Lety Sánchez Sánchez La damisela verde Veracruz, México.   ( 3 ) Contra molinos de viento, como “El Manco de Lepanto”, embisto con verso y canto y transformo el elemento. Ágil hipnotizo el cuento que perfumara Saavedra. Ximo González Sospedra floreció mi envergadura “y abro en la literatura: caminos de polvo y piedra”.   Ramón Espino Valdés El Leoncito de Las Tunas Cuba/México.

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .