La historia más auténtica


Ana Carla Jiménez Hernández
vanegas

Irma Vanegas en la puerta de su casa en el barrio de Tepito.

Pasar unos días en la cosmopolita ciudad de México resultaba una tentadora oferta de mis padres que impacientes me esperaban en el aeropuerto Benito Juárez del DF. El monumento a la Revolución Mexicana, el sitio donde asesinaron a Mella, la Casa Azul de Frida, los prismas basálticos en el estado de Hidalgo,  los canales de Xochimilco y la casa de María Antonia donde se conocieron el Che y Fidel, todos estaban incluidos dentro del mapa a recorrer durante la visita a la ciudad. Pero nunca conté con que nos invitarían una mañana de jueves a conocer a una familia que alojó y entrenó a los expedicionarios del yate Granma.

Sigue leyendo