Existen hombres y mujeres como Alfonso Sastre, luego existimos


Iroel Sánchez
Junto a Alfonso Satre en Hondarribia

Junto a Alfonso Sastre en Hondarribia

Si existiera justicia literaria en este mundo, Alfonso Sastre recibiría, al menos en lengua castellana, todos los premios, reconocimientos y difusión que hasta hoy se le han negado.

Pero Alfonso Sastre tiene un defecto muy grave: ha sido coherente.  Cuando en 1989 cayó el Muro de Berlín, y  muchos se apresuraron a cambiar de bando, este gigante del teatro y el pensamiento se ratificó en sus dichos y militancia. Considerado por muchos un clásico vivo del teatro en lengua castellana, es un intelectual total pero sus columnas de opinión fueron pasando de El País a El mundo para terminar en el diario vasco Gara, en la misma medida en que la gran prensa española fue abandonando todo vestigio de pluralidad. Él no hizo concesiones, en 2007 pronunció en Bilbao una conferencia con el impublicable título de “Por qué sigo siendo comunista”

Narrador, poeta, ensayista y dramaturgo, el silencio de las editoriales que desde la península ibérica dictan el canon de lo que debe leerse en lengua española, obligó a su esposa, la valiente e incansable Eva Forest, a fundar una editorial para que los libros de Alfonso pudieran ver la luz. Así nació Hiru que, además de a Alfonso, tiene en su catálogo a autores como Howard Zinn y Noam Chomsky, entre muchos otros malpensantes

En 2003, cuando en Miami levantaban carteles diciendo “Iraq now, Cuba after” y en el poderoso Grupo PRISA pasaban lista para cercar a la isla, Alfonso Sastre alzó su voz a contracorriente para decir lo que otros callaron.

De paso por el País Vasco, visité a Alfonso en su casa de Hondarribia, hablamos de Cuba, de Venezuela, del 15M, de Fidel y de Chávez ,y de los desafíos que implica Internet. Lúcido y vital a sus 86 años. Él me obsequió su más reciente libro y me contó de lo que está escribiendo ahora mismo.

Autor de una obra inmensa, Alfonso es más conocido y reconocido en Latinoamérica que en la España que le vio nacer. Invisibilizado por la industria cultural que reparte premios y hace listas de éxitos literarios, su incomodante definición del intelectual “bienpensante”, su rigor creativo, su negativa a complacer los estereotipos de moda y su coherencia ética lo hacen insoportable para quienes pastan entre el rebaño mediático afín al capital. 

Conocerlo es admirarlo. Saliendo de Hondarribia vinieron a mi mente las palabras que, tras leer los versos de Alfonso que rezan “Existe Cuba, amigos/Luego existo”, pronunció la teatróloga cubana Vivian Martínez Tabares cuando la Universidad de las Artes de La Habana le otorgó a este gigante, a quien ni la censura ni el mercado han podido doblegar, el título de Doctor Honoris Causa: “Por hombres y mujeres como usted, Alfonso Sastre, también seguimos existiendo.”     

Artículos relacionados:

 

4 pensamientos en “Existen hombres y mujeres como Alfonso Sastre, luego existimos

  1. Profundo, hermoso, necesario y justo homenaje a Sastre.
    Me encanta cómo analizas las causas del ostracismo al que pretendieron confinarle infructíferamente, especialmente cuando dices que es porque “(…)su negativa a complacer los estereotipos de moda y su coherencia ética lo hacen insoportable para quienes pastan entre el rebaño mediático afín al capital.”
    Para deshonra de quienes han tratado de ningunearlo, él se ha consolidado como uno de los más importantes intelectuales contemporáneos, no solo por su contribución invaluable al teatro español, sino por su valioso ideario político. Sastre ha demostrado, además, con su vida, cómo se puede vencer con astucia, valor y voluntad, el cerco tendido por los dueños del capital, esos monstruos trasnacionales. Otra vez David contra Goliat.
    Un abrazo fraterno, Iroel querido.

  2. Solo como un niño quiero decir: cuando sea grande quisiera ser teatrista y escritor como tú Alfonso Sastre y no lo digo por mí, sino por los que vienen atrás y necesitan de maestros y pienso que este comunista se merece ser importante y tener un lugar para morir tranquilo o para no morir porque los buenos no mueren nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .