Sharon, Mandela y el fraude mediático


Ángel Guerra Cabrera

sharonAhora resulta que Ariel Sharon, el criminal de guerra modélico del sionismo –que tiene tantos-, fue un prohombre del pacífico Estado judío. Un abuelito bonachón aunque un poco indisciplinado. El secretario de Estadode Estados Unidos John Kerry, emocionado, subrayó su contribución a la paz cuando era primer ministro e hizo saber a la familia Sharon y a Israel: “Nuestra nación comparte su pérdida y honra la memoria de Ariel Sharon”.

Mensaje uniforme desde que falleciera el general, clonado por todo el ejército mediático del Pentágono(la abrumadora mayoría de las televisoras, diarios, revistas y páginas web corporativas de “Occidente”).

Otra es la realidad. Muy joven, Sharon integró la organización terrorista Haganah rumbo a la guerra de 1948 y según el periodista israelí Dimi Reider participó en el ataque a aldeas árabes y luego fue llamado, nada menos que por el entonces premier David Ben Gurion, a encabezar la unidad 101 del ejército, dedicada a dar golpes de castigo principalmente contra campos de refugiados y civiles palestinos. Es conocida su autoría en la masacre de la aldea de Qibya, que costó la vida a 69 palestinos, la mayoría mujeres y niños en 1953. Apodado el buldócer de Gaza, envió esos equipos a demoler cientos de casas en el campo de refugiados palestinos de Jabaliya en los setenta.(http://972mag.com/former-israeli-prime-minister-ariel-sharon-dies-at-85/84878/).

Como ministro de defensa lanzó la primera y sangrienta guerra contra Líbano, donde favoreció la matanza de cientos de palestinos en los campos de Sabra y Shatila en 1982 por sus aliados de la Falange libanesa. La comisión MacBride de la ONU encontró a Israel responsable del hecho e incluso una comisión israelí estableció la responsabilidad personal de Sharon por “ignorar el peligro de derramamiento de sangre y venganza” existente.

A él se le reconoce también la promoción a la fuerza de cientos de asentamientos ilegales de colonos judíos en tierras palestinas y la construcción del muro de la infamia, levantado para desalojar a los palestinos de las mejores tierras, arrebatarles el agua y desmembrar la ínfima porción de territorio que les queda. Presentó la evacuación de Gaza como un hecho de paz cuando lo que hizo después fue cercarla militarmente y convertirla en una prisión al aire libre a la vez que torpedeaba cualquier eventual salida política al conflicto con Palestina.

¿Para qué seguir? El ejército mediático del Pentágono escamotea constantemente los hechos no convenientes a la visión del mundo que difunde combinándolo con las medias verdades y la mentira llana. Un caso escandaloso es el del descafeinamiento durante años del líder antiapartheid Nelson Mandela, llevado hasta el extremo en su reciente fallecimiento.

Nunca se dijo por los medios dominantes que Mandela fue militante desde muy joven del Partido Comunista Surafricano del que llegó a ser miembro de su Comité Central ni se difundieron sus declaraciones reconociendo a esa formación como el mejor aliado que tuvo el Congreso Nacional Africano(CNA) en su lucha contra el apartheid. Tampoco se dio importancia a que después de agotar las posibilidades de la lucha pacífica y constatar la brutal represión contra ella, fundó y fue el comandante en jefe de la Lanza de la Nación, brazo armado del CNA, muy activo hasta el fin del apartheid. No se dijo durante los funerales de Mandela que la mayoría de los países occidentales cuyos líderes acudieron entonces a Suráfrica en manada para la foto lo catalogaron como terrorista y fueron los sostenes del apartheid hasta última hora, los que le suministraron el armamento más moderno, incluyendo entre 10 y 12 bombas nucleares entregados por Israel a Pretoria a petición de Estados Unidos.

Mucho menos han reconocido esos medios la decisiva influencia de Cuba en el fin del apartheid al partirle el espinazo al ejército surafricano en la batalla de Cuito Cuanavale y posteriores acciones. Así lo dijo Mandela en Cuba: ¡La derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale hizo posible que hoy yo pueda estar aquí con ustedes!(http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2010-07-17/discurso-de-nelson-mandela-el-26-de-julio-de-1991/

Tampoco se preguntaron por qué Raúl Castro fue uno de los seis oradores en las honras fúnebres de Mandela y ocultaron que fue presentado así: “Ahora recibiremos un mensaje de una pequeña isla, una isla cuyo pueblo nos liberó… el pueblo de Cuba” (http://nationalinterest.org/commentary/why-south-africa-loves-cuba)

Artículos relacionados:

5 pensamientos en “Sharon, Mandela y el fraude mediático

  1. …..y el “premio Nobel de Paz” , Obama, dijo que Mandela, había sido su guía. La doble moral del gobierno de Estados Unidos.

  2. Excelente artículo desintoxicador. Hubo momentos, como cuando Mandela era embajador de la ONU- esta institución que para mi desde su fundación no es sincera, sólo lo es con los grandes poderes- Mandela lo hacian parecer un actor ganador de Oscar. La ONU siguio detras de la diplomacia de USA.

  3. Hace dos dias envié este pequeño escrito, en euskera, a un medio de mi pais, probablemente no les pareció interesante pues no lo han publicado. Aprovechando la ocasión de que vosotros haceís la comparación entre ambos mandatarios os lo envío debidamente traducido.

    MANDELA Y SHARON
    En poco espacio de tiempo dos jefes de estado han muerto, dos famosos jefes de estado: Nelson Mandela y Ariel Sharon. No hay más que ver los homenajes que se les han hecho a su muerte para comprobar la emoción y el estremecimiento que han suscitado en sus pueblos y en el mundo.
    Nelson Mandela. “terrorista” sus compatriotas, negros, blancos, hombres, mujeres, le despidieron con cantos, danzas, con amor, y dándole gracias. Mandatarios de todo el mundo acudieron a sus funerales, mandatarios de muy diferentes ideologias, desde Raul Castro hasta Barack Obama, entre otros.
    ¿Y quien hemos visto en los funerales de Ariel Sharon? Unos 20 mandatarios, no más.
    Pena, pena sentiría yo si habiendo sido un gran mandatario me dieran este adiós, trabajar toda la vida en pos de un causa y a mi muerte comprobar que no he conseguido ningún miramiento, ningún respeto, más diría yo, odio, odio es lo que he sembrado en el mundo, incluso entre mis propios “amigos” no he sembrado amor, ¿Por qué?
    Dicen que existe la reencarnación, que la energía no desaparece sino que se transforma, luego, si nosotros somos energía nos trasformamos y por ende reencarnamos. Si es así, también Nelson Mandela y Ariel Sharon se reencarnarán en alguna otra persona, y esta en su inconsciente, en su subconsciente ó en lo que sea, recibirá el legado que le haya dejado su anterior vida. Pues mira por donde que a mí, si estuviera en el lugar de Ariel Sharon me daría que pensar lo que he visto desde mi féretro.
    No descanse en paz el Sr. Ariel Sharon, “democrata-asesino”, y que Nelson Mandela se reencarne en alguna persona que lleve con orgullo y de manera firme el legado que este nos ha dejado.

  4. El fraude mediático que denuncia Angel Guerra está presente hasta en las costuras de las democracias burguesas y parte de la ficción del pacto social y del diálogo entre las distintas clases sociales bajo el liderazgo de medios de comunicación falsamente independientes y sin ninguna vocación de servicio público. No debe extrañarnos por tanto que el resultado se parezca a una charlotada o a un desfile de carnaval. Para ser coherentes, ni siquiera deberían hablar el mismo idioma las distintas clases sociales.

    Cuando Kerry afirma que Sharon contribuyó a la paz, ¿qué otro significado puede tener que el de la paz de los cementerios, el mismo significado que le otorgan los gobernantes de la primera potencia mundial? ¿Acaso no debería ser mayor incluso la indignación en el caso de que hubiera sido Sharon o cualquiera otro líder judío quien ensalzara a Reagan, Bush, Clinton u Obama como defensores de la paz?

    En boca de los líderes capitalistas, el concepto libertad no tiene otra acepción que libertad de los mercados contra los derechos humanos y el concepto democracia no merece otra traducción que gobierno de los plutócratas a través de su tropa mercenaria. ¿Vamos a censurar a Kerry y correligionarios por ser coherentes con su ideología o sería más correcto que nos censuráramos a nosotros mismos por compartir el mismo lenguaje, la misma cultura y los mismos medios de comunicación? Algo tendrá que cambiar en este sentido si aspiramos a que exista conciencia y lucha de clases en sociedades donde las clases populares constituyen una aplastante mayoría. Si tal cosa ocurriera, no es difícil imaginar cuál sería la reacción de la minoría privilegiada. Lo estamos viendo a diario en las naciones de América Latina donde gobiernan los partidos que representan a los humildes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .