La poesía se llama Juan


Víctor Casaus
gelman-casaus

Juan Gelman y Víctor Casaus

Por muchas razones se llama hoy así, cuando ha llegado la noticia de la partida del hermanito Juan Gelman, uno de los (pocos) grandes poetas de nuestra lengua.

Las razones están en la presencia de su poesía (iba a escribir y de su vida, pero sería redundancia) en el nacimiento de nuestra generación aquí, en Cuba, a mediados de la década del 60. Con aquella cólera buey, aquel gotán, este violín y tantas cuestiones que nos ayudaron a llenar las ganas de aprender a vivir, irrumpió la poesía de Juan entre nosotros, en nosotros. Para quedarse.

Por ello entonces y después a lo largo de los años aparecieron siempre las ráfagas de sus versos en nuestras conversaciones para acompañarlas, para acompañarnos, mientras nosotros acompañábamos al poeta en sus combates y sus dolores y sus exilios y su trasiego incesante de la palabra.

gelman-casausPor eso lo encontramos, maravilla de la fortuna, en La Habana o en otras tierras, donde ejercía diversos oficios junto al oficio mayor de la poesía y de la lucha, que nunca abandonó.

Uno de esas tierras fue Nicaragua a donde Juan también llegó para acompañar a la revolución sandinista.

Por esas razones recordamos ahora a Juan, que perteneció al Círculo de Amigos del Centro Pablo desde su fundación junto a otras gentes queridas.

RAZONES

Al Juan alegre

Será porque llueve ahora mucho menos en la memoria
personal
o porque el Telica anda derrumbando sus paredes
o sólo por otras pequeñísimas razones como
esa humedad de fuego que le viene a uno
de repente a los ojos
pero que ya no son
las lágrimas conocidas de otros tiempos

Será porque son
como decía
pequeñísimas instancias de una infancia
por cumplir
donde la rabia todavía habita con su antigua
amargura
sólo que ahora nos viene con la organización
de las milicias
las maniobras del área  el teclear de los
teletipos
de la Historia y (si me lo permitís
sin otra vuelta demasiado larga a la tristeza)
porque anda retoñando aquí tanto huesito
inolvidable
tanto nombre que has nombrado y has querido
y hemos nombrado y hemos querido junto
contigo en estos años

Y es tanto que el poema se pasa sin querer
a la página segunda
cuando todo había comenzado simplemente
por decir
que el Juan andaba  anda  andará alegre
entre los ruidos numerosos y cercanos
de la Revolución
a donde ha venido a vivir y a combatir
y a alegrarnos
el pecho personal y donde
si es posible juntos
veremos los ardores de unos cuantos Telicas
Juan
y siempre alegres

Víctor Casaus

Artículo relacionado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .