Un vasallo en la corte del emperador


Javier Couso

RajoyResulta bochornoso ver el ejercicio de servilismo desplegado por Rajoy en la visita al presidente de los Estados Unidos, bochorno acrecentado por el tono almibarado de la mayoría de los medios que bordan su labor cortesana, sea en la corte española o en el epicentro de la potencia global.

Nuestro presidente parece más un fan que es recibido por una estrella mediática, que el representante de la soberanía de un país. Todo pensado al milímetro para adular al amo en una mala copia de la comparecencia de un virrey ante un emperador absoluto.

La visita al cementerio de Arlington, para homenajear a los soldados estadounidenses caídos en combate, hace daño, sobre todo cuando no se compensa con el interés por los reiterados incumplimientos del auxilio judicial pedido por el Magistrado Santiago Pedraz en la investigación del asesinato de José Couso o por recibir una explicación creíble sobre este asesinato, basada en una investigación independiente en el marco de la relación bilateral de dos naciones aliadas que defienden, al menos en teoría, el Estado de Derecho.

No solo no hubo intención de preguntar sobre un compatriota español sino que se blindó la comparecencia ante los periodistas impidiendo la asistencia a medios que podrían haber puesto en apuros a Rajoy, como le sucedió a Aznar cuando se reunió con Bush en la Casa Blanca.

Vaya por delante que no estoy pidiendo una acción agresiva ante Estados Unidos, ni un desaire, ni una protesta airada, pero sí el ejercicio de la dignidad y de la soberanía nacional de un gobierno que debe defender el interés de sus ciudadanos en el exterior.

Somos un país pequeño, pero también una potencia media que además de ser parte de la UE es, aunque me pese, socia de EEUU en la Alianza Atlántica. Y no somos un socio menor ya que las bases cedidas al país norteamericano son importantes piezas en el despliegue global estadounidense. En el caso de Rota, es el pivote para la proyección sobre África y Oriente Medio, además de ser parte del llamado “Escudo Antimisiles” con destructores y fragatas dotadas con el sistema AEGIS. Si nos referimos a Morón, esta instalación ostenta un puesto de primer orden en la estrategia de rutas globales como ancla en la ruta central Atlántica además de ser el el cuartel donde se ubica la fuerza de reacción rápida para operaciones en el Shahel.

Está claro que hay posibilidad de presión si el interés fuera el de tener una política exterior independiente y sí, hay mucho que preguntar en Washington, muchos aspectos que afectan a nuestra seguridad como el espionaje de la NSA en suelo español o el uso de aeropuertos civiles para el traslado de personas secuestradas por la CIA, o las presiones para impulsar la Ley Sinde o los aspectos oscuros en la legalidad laboral y de comercio del Tratado de Libre Comercio con Europa, … Pero me temo que más que política exterior independiente, el vínculo atlántico, defendido como consenso de estado por los partidos que han gobernado España, supone la supeditación de nuestro país a los intereses angloamericanos.

Por eso, ante gobernantes que confunden muchas veces su nación con la defensa de las prioridades estratégicas estadounidenses, necesitamos representantes que, sin olvidar nuestro peso en el mundo, defiendan la independencia y la soberanía.

Y por favor, señor Rajoy, disimule algo el comportamiento de perrito acariciado por su dueño, se supone que es usted el presidente de una nación soberana, no el gestor de un protectorado.

Publicado en el sitio web de Público

Artículos relacionados:

6 pensamientos en “Un vasallo en la corte del emperador

  1. ¡Las pirañas malparidas, para desaparecerte…!   No sólo muerden ladinos y antiguos inquisidores porque se han vuelto roedores sus socios y los vecinos. ¡Con trampas cierran caminos, depredan y truncan vidas! ¡Las pirañas malparidas, para desaparecerte, casi a cromas de la muerte lanzan rabiosas mordidas!   Ramón Espino Valdés El Leoncito de Las Tunas Cuba/México.

  2. Ese Rajoy nada tiene que ver con dignidad, soberanía o pueblo español. Lo ha demostrado muchas veces y reafirmado en su visita a su amo.

  3. Como español y como comunista me siento muy ofendido por el comportamiento del Sr. Rajoy. Probablemente mis comunicaciones privadas… y las de mi gobierno… han sido espiadas por la CIA. Pensaba que Rajoy iba a la Casa Blanca a pedir explicaciones, a proteger el derecho de todos los españoles (de izquierdas o de derechas) a disfrutar de una comunicación segura en los teléfono o en internet. Así no se hace Patria. Somos una colonia.

  4. ¡Qué alivio que aunque no podamos remediar el caos impàrable en que estamos sumidos, al menos hay quien a ojo avizor, nos pone en alerta de la verdad. Gracias, Javier Couso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .