Donde pastan los ojos de la esfinge


José Luis Fariñas
Fariñas, El origen del milagro. Acuarela (fragmento) 2013.

Fariñas, El origen del milagro. Acuarela (fragmento) 2013.

 

Travesía

Vengo por primera vez
y ya veo el trasiego de la cal viva
más nítido que el color vacio de las casas de Tánger.
Veo el vino arenoso rompiendo el sueño,
veo el terror noble subiendo por el filo de las alfombras
a la sombra de las palmeras,
y veo, sobre todo, el trabajo inútil de los brujos
acorralando el mal en el lagrimal de un camello enfermo.
Debí prever estas cosas,
debí esperar, olvidar mis cartas y tus latas de té,
debí recordar que ya estoy muerto y en tus brazos,
pero nada de esto podía ser posible,
porque habíamos nacido dentro de la pirámide,
de antemano listos para el cielo absoluto,
para ese punto donde nada duerme,
donde pastan los ojos de la esfinge.

Un pensamiento en “Donde pastan los ojos de la esfinge

  1. ¡La ilógica penitencia se rompe con soluciones!   La gente, sin experiencia, ignorael bien y regala el poder a gente mala que tiene gris la conciencia. ¡La ilógica penitencia se rompe con soluciones! ¡Esto incumbe a las naciones si instauran la meta fija: “que a las personas dirija quien no incurra en corrupciones”!   Ramón Espino Valdés El Leoncito de Las Tunas Cuba/México.      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .