Ni aun de cerca y con banderas


José Luis Fariñas
Fariñas, El remo del náufrago, acuarela, 2010. Colección Ars Liber, Pamplona.

Fariñas, El remo del náufrago, acuarela, 2010. Colección Ars Liber, Pamplona.

Náufrago

Eres del que no se sabe nunca,
mago de otros espejismos
que solo detectan distantes fumarolas.
Das todo a favor del viento,
según dictaba la orden del caos,
por eso estás doble y sin estar,
engendro de conclusiones lógicas.
Eres del que no se sabe nada
ni aun de cerca y con banderas,
ni en el ofrecimiento de su alma
a esa llanura infecta de esperanza,
corral y escuela de los ángeles vivientes.

2 pensamientos en “Ni aun de cerca y con banderas

  1. Que maravilla! Feliz con el regreso del lirismo al combate! Que eso somos, unos apasinados enamorados de la utopía, empeñados en hacer posible lo que parece imposible!!!

  2. A propósito de poemas, combate y compromiso con “el tiempo que nos toca”, este poema de Roque Dalton, el extraordinario poeta salvadoreño asesinado por la derecha “libertaria”

    “Por qué escribimos”

    Uno hace versos y ama
    la extraña risa de los niños,
    el subsuelo del hombre
    que en las ciudades ácidas disfraza su leyenda,
    la instauración de la alegría
    que profetiza el humo de las fábricas.

    Uno tiene en las manos un pequeño país,
    horribles fechas,
    muertos como cuchillos exigentes,
    obispos venenosos,
    inmensos jóvenes de pie
    sin más edad que la esperanza,
    rebeldes panaderas con más poder que un lirio,
    sastres como la vida,
    páginas, novias,
    esporádico pan, hijos enfermos,
    abogados traidores
    nietos de la sentencia y lo que fueron,
    bodas desperdiciadas de impotente varón,
    madre, pupilas, puentes,
    rotas fotografías y programas.

    Uno se va a morir,
    mañana,
    un año,
    un mes sin pétalos dormidos;
    disperso va a quedar bajo la tierra
    y vendrán nuevos hombres
    pidiendo panoramas.

    Preguntarán qué fuimos,
    quiénes con llamas puras les antecedieron,
    a quiénes maldecir con el recuerdo.

    Bien.
    Eso hacemos:
    custodiamos para ellos el tiempo que nos toca.

    Roque Dalton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .