Las cartas marcadas ya no sirven


Sara Rosenberg

ajedrez-con-trampaEs un juego trágico en dos campos distintos. Dos campos que no usan las mismas leyes de juego, dos tableros. En uno de ellos las palabras que se declaran son contradictorias con los actos. Y a eso en castellano se le llama cinismo, se le llama trampa.

Cuando las leyes de juego se rompen el juego deja de ser posible. Si un jugador no respeta Sigue leyendo