Pruebas de la subversión yanqui contra Venezuela


Ángel Guerra Cabrera

golpeEstados Unidos no pude seguir ocultando su protagónica participación en la conspiración y acciones desestabilizadoras en marcha desde el 12 de febrero en Venezuela, van a hacer cuatro meses, y que incluyen el asesinato del presidente Nicolás Maduro y otros altos funcionarios.

Maduro anunció esta semana que su gobierno posee pruebas sobre el plan de golpe de Estado y magnicidio obtenidas en una investigación que mediante orden de juez ha monitoreado llamadas telefónicas y cientos de correos electrónicos intercambiados entre los líderes opositores María Corina Machado, Henrique Salas Römer y Diego Arria y entre estos y personas en el exterior, incluyendo nada menos que funcionarios del Departamento de Estado de Washington desde sus cuentas oficiales. La investigación, de la que se había dado un adelanto el 28 de mayo, señala como elementos importantes de la trama conspirativa al embajador estadunidense en Colombia Kevin Whitaker y como uno de sus financistas a Eligio Cedeño, banquero prófugo de la justicia venezolana refugiado en Estados Unidos.

“Están los certificados, los códigos fuentes, los encabezados y los ip que certifican el contenido, el origen y destinatario de cada correo electrónico, lo cual constituye plena prueba para cualquier juicio”, precisó Tareck El Aissami, reconocido abogado criminalista, gobernador del estado de Aragua y miembro del Alto Mando Político de la Revolución. En el material recolectado en la investigación, cuyos implicados serán llevados a juicio por la justicia venezolana, también hay videos. No obstante, Maduro anunció la presentación de nuevas pruebas “mucho más graves” en unos días.

Lo que está en marcha en Venezuela es un conjunto enorme de prácticas que califican dentro de la tipología de la llamada guerra de cuarta generación. Pero guerra al fin, con acciones diversas, unas simultáneas y otras secuenciales, que incluyen conductas muy violentas con el objetivo de derrocar gobiernos legítimos y en las que intervienen el Departamento de Estado, el Pentágono, la CIA y una coordinación interagencias de ese gobierno. Son ejemplos de esta práctica la ex Yugoslavia, Irak, Afganistán, Ucrania y Libia. También Cuba, donde ha fracasado desde hace décadas, la intervención en Siria y la arremetida lanzado contra Venezuela casi inmediatamente después de la elección de Hugo Chávez a la presidencia donde han ido de derrota en derrota amparados por el fuego de una campaña mediática que no ha dado tregua, desde el golpe de Estado de abril de 2003 y el golpe petrolero entre fines de ese año e inicios de 2003 hasta el actual plan golpista. Debe añadirse que componentes de esta estrategia son aplicados contra los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Argentina y Brasil.

La presente etapa del plan desestabilizador inició cuando el candidato opositor Henrique Capriles no reconoció la victoria de Maduro en las elecciones de abril de 2013 y en palabras cargadas de odio llamó a sus seguidores a salir a la calle. “Descarguen esa arrechera”, vociferó. El resultado inmediato fue una ola de actos violentos y vandálicos y la muerte de 9 personas, la mayoría chavistas.

La estrategia combina la guerra sicológica mediante masivos barrajes de la mafia mediática -con CNN en primera línea- antes y durante el desencadenamiento de las acciones violentas, guerra económica, tácticas de guerra irregular urbana con uso de francotiradores y medios explosivos e incendiarios disfrazadas de protesta de pacíficos estudiantes. Es significativo que de una cifra provisional de 42 fallecidos hasta mayo en la actual ofensiva desestabilizadora 20 son chavistas, en muchos casos por disparos en la cabeza, típicos de francotiradores o sicarios como documenta detalladamente el escritor venezolano Luis Britto(http://www.cubadebate.cu/opinion/2014/06/01/pacificos-venezolanos/#.U49rX3J5NuQ)

En el plan golpista la plata junto con el adiestramiento de los “pacíficos” corre desde la CIA y la AID a la infinidad de ONG financiadas por Estados Unidos o sus aliados y otras fuentes “privadas” como se deduce de los correos electrónicos, llamadas telefónicas y videos citados por Maduro.

Un comentario reciente del periodista y ex vicepresidente de Venezuela José Vicente Rangel hacía la siguiente reflexión sobre el golpe en marcha: “para acabar con su capacidad para reciclarse y su persistencia en el tiempo, hay que atacar la madriguera como pasa con la bestia. No existe otra manera.” El autor sabe de lo que habla, fue actor principal en el vitorioso contragolpe del 13 de abril de 2002.

Twitter: @aguerraguerra

9 pensamientos en “Pruebas de la subversión yanqui contra Venezuela

  1. De verdad, esto me provoca mucha pena, porque ya vivimos una experiencia casi idéntica aquí en Chile, hace más de 40 años y sorprende que aún utilicen estos métodos gastados y que existan los que aún prestan oídos. Lo positivo, es que esa experiencia sirve para que no funcione nuevamente en otros lugares, como Venezuela.

  2. Los líderes de los movimientos de izquierda actuales en nuestra América Latina, como Maduro, deben estar claros de los «métodos gastados» como bien dice Vicente Carvajal Iglesias que son utilizados por el enemigo de nuestros pueblos. Tambien todos los que apoyamos esos movimientos debemos estrar claros.
    Pero los muchos años de influencia de la propaganda capitalista han hecho mella en la mentalidad y la menera de ver las cosas de las clases medias que son los que ahora se sienten amenazados por «el fantasma del comunismo» que creó esa propaganda, además de que enseñaron a valorar el dinero por encima de los valores humanos. Eso les da la posibilidad de utilizar a un sector de la población que permanece confundido bajo esa macabra influencia.
    Como dijera nuestro Comandante en Jefe, la batalla es de ideas y con ideas debemos luchar para lograr un cambio de mentalidad que favorezca los valores humanos por encima de los valores materiales.
    Creo que hay que ser firmes y radicales con los medios de comunicación que pretenden mantener ides que los favorezcan por encima de la verdad y mediante la mentira.
    Creo además que toda la tecnologia utilizada por U$A se está volviendo en contra de sus propios intereses y la demostración está en las pruebas de la conspiración de los fascistas venezolanos para cometer magnicidio se obtienen fundamentalmente a travez de las comunicaciones basadas en internet.
    Es nuestro deber ciudadano y revolucionario denunciar en cuanta tribuna nos presente la oportunidad. Ellos, los burgueses, son dueños de muchos medios; pero nosotros somos mucho más que eso y podemos ganar esta batalla. ¡Y la vamos a ganar!

  3. Se nos venian Vicente usted en Chile y yo a escasos kilometros en bs as o Montevideo nos reventaron nos arruinaron la juventud , las consecuencias las pagamos todavía . Todavía pensamos Chile en aquel tiempo ,pero hoy hay que pensar Ucrania . Saludo la inteligencia en Venezuela me alegra pensar que no estan solos y sabran como sigue esta lucha . Cuando veo la guarimba me indigna , pero cuando decrece se calma , sospecho y es cuando mas pienso ,en la madriguera , en el huevo de la serpiente , ¿como seguimos Comandante ? y el contesta ,seguimos luchando ,

  4. Lo que indican vicente y ramón, es tal cual.
    Como uruguayo, vivimos aquellos años, y, detalle más o menos, la cantinela, es siempre la misma: patear el tablero, dejar a todo el mundo sarandeado, bandas paramilitares generando violencia, crisis, carestía, inflación artificial y al final, golpe de estado.
    Saludos desde el Uruguay

  5. Dice José Vicente Rangel en su último artículo: «La pregunta es si estamos preparados o no para hacerle frente a lo que se nos viene encima. Porque no cabe duda de que los integrantes de la conspiración antinacional se dispongan a todo. Ya no hay espacio para la conjetura sobre sus intenciones. Lucubrar si se decidirán a actuar es insensato porque la decisión está tomada. No entenderlo así es vivir en una galaxia….
    Comparada esta situación con la del 11-A, la ventaja es abrumadora. Pero ahí, justamente, está el peligro. Consistente en sobreestimar el poder de la revolución y subestimar el poder de la contrarrevolución. Hace doce años pasó eso. Lo admito con sentido autocrítico. Ni los servicios de inteligencia del Estado funcionaron. A la revolución la salvó el pueblo con su prodigiosa intuición, y el carisma, coraje, astucia de Hugo Chávez.»
    Añado yo, la situación económica actual es mucho mucho más complicada que en años anteriores, hay descontento entre las filas del chavismo y de sectores populares por la corrupción, la carestía y la falta de medidas más enérgicas para terminar con las «guarimbas», como se hizo en el 2006.
    La derecha juega al desgaste del gobierno y a incrementar el descontento entre la población una forma de restar base de apoyo en el caso de acciones mayores. El gobierno tiene que retomar la iniciativa.
    Saludos,
    Miguel A.

  6. Absolutamente de acuerdo. Se debe desmontar el aparataje de la ultra-derecha y eso requiere medidas enérgicas y se les debe desenmascarar, mostrando las evidencias. Yo decretaría el estado de emergencia y ley marcial, para los especuladores y los que hagan mercado negro y/o acaparamiento de víveres y mercaderías varias. no se puede ser «democrático», con los que están dispuestos a cualquier cosa para derrocar a un gobierno legítimamente constituido. Si en Chile se hubiese hecho algo así desde un principio, tal vez, la historia habría sido diferente. ¡¡Y barrer las guarimbas carajo!! sin ningún miramiento. Ellos no lo tienen ni lo tendrán, si logran su cometido. Cuidado con pecar de ingenuos…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.