La guerra contra Argentina


Ángel Guerra Cabrera

marcha_embajada_banderazo_fondos_buitres_telam_1Los fondos buitre compran bonos devaluados de países en quiebra o con problemas financieros para luego cobrarlos a precios exorbitantes usando recursos inconfesables.

Paul Elliot Singer y los hermanos Charles y David Koch son personajes importantes de esta historia. El primero, calificado por el canciller argentino Héctor Timmerman como “el inventor de los fondos buitre” dirige Elliot Managemet Corporation, que en no disimulada complicidad con el juez de Nueva York Thomas Griesa intenta cobrar una millonada a Argentina por bonos chatarra comprados después de la crisis de 2001.

Singer y los Koch son multimillonarios y “filántropos”, sustanciales contribuyentes a los candidatos de extrema derecha del Partido Republicano, especialmente a los del Partido del Té, y camaradas de armas en la lucha por la libertad absoluta de los mercados, contra la educación y la salud públicas, los impuestos y la redistribución de la riqueza.

Los Koch aportan generosamente a las campañas negacionistas del cambio climático, a las fundaciones más reaccionarias del país y a las universidades que propagan su agenda ultraliberal. Su compañía Koch Industries es la segunda más grande de Estados Unidos(petróleo, gas, energía, finanzas y un largo etcétera). Gozan de gran influencia en la Suprema Corte, la misma que se negó a considerar siquiera la demanda argentina contra los fallos del juez Griesa y de un tribunal de apelaciones a favor de la buitre Elliot Managemet Corporation. Y aquí entra la contrarrevolución cubana(http://www.cubadebate.cu/opinion/2014/07/01/quien-le-disparo-a-argentina/).

Acuso otra vez a Estados Unidos por su guerra contra los gobiernos independientes de América Latina y el Caribe, los que no aceptan los dictados del consenso de Washington y conducen una política soberana. Una guerra con varios teatros de operaciones: financieros, económicos, culturales, políticos pero que incluyen el uso de la violencia pues allí están los golpes de Estado, fallidos o exitosos, contra Venezuela(2002), Bolivia(2008), Honduras(2009), Ecuador(2010), Paraguay(2012) y la sangrienta incursión yanqui-uribista en Ecuador(2008).

Procesos de desestabilización terrorismo mediante como en Venezuela desde febrero de este año, o de terrorismo mediático y guerra financiera contra Argentina, o la permanente política de subversión contra Cuba en todos los terrenos. En este tipo de nuevas guerras las armas utilizadas en muchos casos y fases del proceso no son las comunes en las guerras convencionales. Aunque en etapas ulteriores se empleen armas de destrucción masiva, como en Afganistán e Irak, las apoya un barraje de fuego permanente disparado desde el oligopólico complejo de medios de difusión imperialistas.

Nada de esto es nuevo en la guerra pero desde que se inició la eufemísticamente llamada guerra contra el terrorismo Estados Unidos hace más énfasis en los recursos aparentemente no militares para disimular las intenciones de desestabilización y conquista. Y cuando lo cree posible, lanza ataques directos de sus fuerzas militares o de sus compinches.

Es incalculable el daño que ocasionaría al país austral, el cumplimiento del diabólico fallo del juez Griesa. Aunque se ha dicho mucho conviene repetirlo, implicaría que Buenos Aires tendría que entregar en cuestión de semanas 15 mil millones de dólares a los buitres que rehusaron entrar en la reestructuración promovida por los gobiernos de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner para cancelar la deuda resultante de la debacle financiera de 2001. Cantidad equivalente a la mitad de las reservas internacionales de Argentina y que tendería a aumentar exponencialmente pues el 93 por ciento de los bonistas que aceptaron las condiciones de Argentina en la reestructuración demandaría el mismo trato que exige Griesa para los buitres. El objetivo es arrasar con el país y la obra de redistribución de la riqueza y solidaridad latino-caribeña realizada por los gobiernos Kirchner, postrarlo por hambre y desesperación, devolverlo al entreguismo de los gobiernos anteriores.

Argentina ha contado con creciente solidaridad del Alba, Unasur, la Celac, el G77 más China, el Movimiento de los No Alineados y seguramente recibirá el apoyo de todos los cancilleres latino-caribeños en la OEA. Ni a Washington le conviene que Griesa siente un precedente que puede desacreditar más aún al putrefacto sistema financiero internacional. Argentina ganará esta pelea porque su gobierno es digno y no se va a arrodillar.

Twitter: @aguerraguerra

6 pensamientos en “La guerra contra Argentina

  1. ¿Y por que tienen tanto poder…? Contra Palestina, contra Venezuela, contra Cuba, contra Rusia, etc. y el mundo ve a los victimarios como victmas…¿hasta cuando seguiremos indefensos?

  2. Verdad es que Argentina es víctima, hoy, de los fondos buitres (nombre que parece ya hacerse común, y de tan común poco significativo, como si un ser humano transformado en “buitre” fuera algo normal, algo con lo que hay que convivir). Pero estos “buitres” son solo una parte del sistema de dominación, que combina estas figuras “horribles” con otras relativamente civilizadas, a las que en función de ser también civilizados hay que tratar buenamente.
    Nunca olvido una frase de don Arturo Jauretche, “si malos son los gringos que nos compran, peores son los criollos que nos venden”, porque esa alianza entre el imperialismo y las oligarquías locales en nuestros países, es lo que siempre ha permitido la prevalencia de sus intereses contra los intereses auténticamente nacionales y populares.
    Hay que congratularse de todo lo que se ha avanzado en América Latina hasta llegar a repudiar prácticamente de conjunto acciones como las de los buitres. Congratularse y fortalecer esa unión. Pero hay que comprender que falta avanzar mucho todavía para que las respuestas comunes -que son una objetiva presión- se conviertan en rechazos indubitables, apoyados en las posibilidades de medidas coercitivas también ante los intereses del imperialismo y esas oligarquías.
    Está claro que hay que avanzar despacio, probando cada paso, pero hay que hacerlo asegurando dentro de cada país la organización y movilización popular, identificando al enemigo de la libertad y la justicia social. El imperialismo, y también sus aliados nativos que, de última, han sido y siguen siendo los que facilitan el mantenimiento del sistema. Hay “civilizados” enemigos de la civilización.
    Chau

  3. – DECÍA UN VIEJO SABIO: “Debemos Pagar Los Platos Rotos. Pero No A Los Fondos Buitres.”
    roberto dante- Lanús, Argentina –
    La recuperación de la Fragata Libertad fue el primer round ganado contra los Fondos Buitres; pero no bastó. Siguieron múltiples medidas efectuadas por el gobierno K, que merecieron el reconocimiento de foros sobre derecho internacional.
    Nada de estas medidas explicitadas por la diplomacia argentina nos indica una dependencia de ningún gobierno foráneo; esta interpretación sólo puede ser sustentada por quienes, desde una óptica muy pequeña, buscan desacreditar cualquier acción del gobierno de Cristina Fernández.
    Acuerdo con un artículo anteriormente publicado por lapolíticaonline cuando se dictó el sugestivo pronunciamiento de la Cámara de Apelaciones de New York: “es una reacción imperial (el “imperial” es mío) contra la decisión argentina”. También podemos sostener que los actuales ataques de los fondos buitres forman parte de esta estrategia imperial. Por lo cual debíamos considerar como valioso lo expresado anteriormente por La Corte Suprema en el caso sobre el Discovery mundial. Consideración que no es contradictoria con la resolución final de esta Corte Suprema de Nueva York; la cual, por omisión (ni siquiera solicitó la opinión del gobierno de EEUU sobre este tema), dejó la puerta abierta para la injerencia de los fondos buitres sobre los intereses nacionales argentinos.
    La repuesta a esta injerencia “buitrista” no alcanza con ser nacional. Es necesario – mejor expresado: imprescindible-, que, prioritariamente el Mercosur, Unasur, Alba y la Celac reaccionen de manera unívoca para transmitir al mundo su rechazo al canibalismo de los fondos buitres.
    No bastaría con documentos políticamente correctos. Deben responder con programas económicos conjuntos que demuestren su capacidad para oponerse al enemigo neocolonial
    Hay que reconocer que todas las medidas que se dirijan hacia ocupar espacios que reafirmen la independencia y las soberanías nacionales van a ser fuertemente atacadas por estos intereses neocoloniales. Pero, ¿quién dijo que en las luchas por la soberanía no vamos a sufrir dolorosas consecuencias?
    Todo cambio es indudablemente doloroso. Este dolor nos indica crecimiento. Muy lejos de las inseguridades adolescentes.
    A pesar de grandes ambigüedades en las medidas tomadas en el marco del proyecto K, esta lucha debe fortalecer la construcción de un camino nacional y continental que refuerce sus posiciones ante el establishment corporativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.