A lo mejor es sólo mi opinión


Víctor Angel Fernández
Víctor Ángel Fernández

Víctor Ángel Fernández

En Cuba tenemos problemas hasta para regalar y esta afirmación no significa que desee descubrir el agua tibia. Cada día algún medio de transporte no sale, sale tarde o simplemente no llega y, desgraciadamente, a veces esta no llegada significa un accidente. La viandas, las hortalizas u otros productos de la tierra, aparecen, desaparecen y cambian sus precios, casi siempre hacia arriba, con excepción del Aguacate-2014 que de forma curiosa ha roto con las expectativas y como si fuera parte de la bolsa, sus valores se mueven a la baja.

La lista sería interminable, tecnologías, construcciones, comunicaciones y hasta nuestras perlas doradas, salud y educación sufren los embates de los problemas, sobre todo esta última, cuando terminando el curso escolar, nos despertó con denuncias y demostraciones de fraude.

No obstante las aceptadas limitaciones, muchos de estos hechos aparecen  con frecuencia reflejados en nuestra prensa, o comentados en el día a día de los cubanos, remarcando las carencias e imperfecciones de los seres que formamos parte fundamental del andamiaje de este nuestro sistema social.

Pero no vienen por ese camino mis preocupaciones, pues cada una de esas situaciones las saben, las viven, las sufren y tratan de arreglarlas, la inmensa mayoría de los que habitamos en el verde caimán.

Mis inquietudes siguen otro derrotero. He tenido la suerte de estar vinculado al acceso a Internet desde sus más incipientes inicios y desde aquellos momentos fundacionales, me he dedicado al análisis de la presencia de Cuba en la red de redes, visitándola, observándola, escribiendo sobre ella  y estudiando muchas de las cosas que allí se publican, incluyendo no sólo el contenido, sino los autores de esas informaciones.

De forma demasiado frecuente y, a lo mejor es sólo mi opinión, veo en la web que se ha convertido en un hábito la búsqueda  de cuanto problema puede ser un trampolín para saltar a la ciberfama. Da lo mismo si Antonio Pacheco decide cambiar su residencia para EE.UU. o si la Aduana cambió sus leyes. Las empresas de correos y telefonía son blancos preferidos, sobre todo la última, porque puede ser ligada con el acceso a Internet. No importa el Código del Trabajo, con sus ventajas e insuficiencias, pero contribuye más a la crítica, decir que alguien se opuso a su aprobación, pues de un solo golpe se logra mucho más efecto.

Y digo algo, estoy de acuerdo con todos esos análisis y con todas esas críticas que ojalá fueran mayores y que también incluyeran, de cuando en cuando, alguna propuesta de solución que tome distancia del discurso más previsible donde las instituciones cubanas siempre son las únicas culpables. Total, mucho antes de Internet, ya Silvio había dicho que prefería un golpe, así, de vez en cuando, pues la inmunidad le carcomía los huesos. Claro, no olvidemos que es el mismo Silvio que con su “necedad” a cuestas, anduvo por prisiones y camina por barrios, para que todos disfrutemos de su necesario arte.

Y, como en aquella película de Cantinflas: ahí está el detalle.

Vale la crítica, pero vale también, alguna que otra vez, utilizar el trampolín para promover una causa políticamente incorrecta. Hemos tenido un verano donde la máxima personalidad de la OMS reconoció el sistema de salud cubano como referente. Los críticos, silentes. Israel comete en Gaza genocidio reconocido internacionalmente. Los críticos, silentes, aunque algunas imágenes de niños destrozados no nos dejen olvidar nunca que alguien pidió tres jornadas de orgía sangrienta para aplicar en nuestros predios. Los presidentes de Rusia y China vienen a negociar en una Cuba que se abre a la inversión extranjera. Los críticos, silentes. La Associated Press denuncia una vez más los intentos contra Cuba y los críticos, en su misma posición.

Un ME GUSTA en Facebook o un SEGUIR en Twitter, siempre ayuda. Pero ojo… cuidado… para los citados analistas, puede tener su costo al ser malinterpretado por alguien y tomarse como un cambio de posición hacia el oficialismo, con las consecuencias exteriores no precisamente deseadas.

Repitiendo la antigua sabiduría: Una vez es casualidad, dos veces es coincidencia, tres es un patrón. Y esto, de lo que deseaba comentar, sucede cada día mucho más de tres veces, de tres comentarios y de tres personas.

Como dice el título, a lo mejor es sólo mi opinión. ¡Cuánto me gustaría estar equivocado!

15 pensamientos en “A lo mejor es sólo mi opinión

  1. El lenguaje es tan coloquial, tan cubano, que se pierde, al menos para mi modestísima opinión, el meollo de lo cuestionado.
    Conozco bastante la isla y, sin embargo, aunque soy crítica a varias “anomalías” que vengo observando, no llego a la esencia de lo que sería destacar, claramente, un objetivo para profundizar y aportar.
    Un abrazo uruguayo, desde Buenos Aires.

  2. ºAL final no entendi lo que no quiso decir pues no dijo nada nuevo ni propuso nada nuevo,…ademas hacer proposiciones a quien y para quien sino oyen a los demas..

  3. Pues a mi me ha gustado. Lo mejor que “es solo su opinion”. Vemos que hay talento y no se publicita en mesas redondas, alli deberían , como aqui, aprender a hablar en primera persona del singular.

  4. Muy bueno el escrito de Victor. Según la definición de la Real Academia Española, “crítica” es “Examen y juicio acerca de alguien o algo…”. Por tanto, lo normal es que al examinar a alguien o algo algunos juicios sean positivos y otros sean negativos, pues así es la realidad. Pero para algunos cuando se trata de Cuba todos los juicios son negativos.

  5. En realidad a algunos le da solo por criticar y en sin tener
    en cuenta “la realidad” de que las cosas no pueden ser
    como se desean despues de todo lo perdido.
    Algunos salen a buscar que criticar y nunca miran lo que
    se ha conseguido.
    Que aprendan del mundo occidental alli se critica solo
    lo que conviene y lo otro es un cuento.

  6. Hay quienes solamente se dedican a buscar cosas malas que decir o escribir de Cuba. Pero omiten en forma deshonesta las cosas buenas. Vendidos acéfalos. No hay que tomarlos en cuenta. No son dignos de eso.

  7. Coincido contigo Víctor, la red isleña se ha convertido -con honrosas y conocidas excepciones-, en un nicho de reclamos, críticas y más críticas, casi siempre desde el lado personal, desde la mirada individual o cuando menos, hacia necesidades que por existir, no son exactamente las que más afectan al país, a la nación y a la sociedad en este minuto.
    Y por supuesto, se impone aclarar que no me estoy refiriendo a esos que critican lo mal hecho y que merece la censura de todos, algo que también necesitamos mucho para crecer como pueblo y sociedad moderna.
    Me refiero en particular a los que solo ven las manchas del Sol, desde dentro. Raras veces, por decir que ninguna, vemos alternativas a los problemas en voz de estos reclamantes. Solo exigen sin aportar nada a cambio y el mundo, y la realidad que le circunda,… que se vaya al Diablo.
    Ellos van a lo suyo, a sus quejas, a sus carencias, y si matan a dos mil palestinos en Gaza, o reprimen a los negros en Ferguson, o millones de niños mueren en Africa de sed y hambre, o quedan tres cubanos dignos presos injustamente en una cárcel de Estados Unidos…. eso no es asunto de ellos. Su dilema es criticar, exigir, reclamar, censurar desde dentro.
    Vivimos en un país lleno de problemas, que demanda de sus jóvenes, hombres y mujeres todos, esfuerzo y abnegación al trabajo, pero aparentemente, muchos de los ciber-críticos, esperan que ese esfuerzo lo tome otro. Lo de ellos es pedir, pedir y más pedir.
    Después de tantos años de esfuerzos y errores, para estos “inquisidores a la cubana” ahora todo es malo, sin detenerse muchas veces en buscar objetivamente las causas de esos problemas. Lo único que les interesa es cuestionar, apedrear, derrumbar.
    Hay cosas que a veces me llaman la atención. Por ejemplo y solo para citar uno, una de las peores crisis que vive Cuba es la vivienda, con un déficit que costará años resolverlo. Y lees y lees sobre “las consecuencias” de este mal, de las necesidades sin cubrir, de hasta limitaciones en el índice de natalidad.
    Todo un séquito de críticos, analistas, teóricos, cuestionadores Pero lo que jamás escuchas es que alguien proponga crear una brigadas de jóvenes fuertes y dispuestos a construir edificios, o a reparar viviendas en mal estado, o a crear brigadas voluntarias de saneamiento….. ¡NOOOO!. De eso que se ocupe otro.
    Si el país da pasos, no lo ven… o no lo quieren ver. Ahora sus ídolos deportivos son los que alguna vez abandonaron las cuatro letras de su equipo insignia, tratan de demostrarnos desde sus peroratas que Fidel Castro estaba equivocado cuando afirmaba que el deporte rentado era un veneno social y el espíritu de solidaridad internacional, no tiene nada que ver con ellos.
    A veces entro a la red y mientras leo, me vienen a la memoria los tiempos de la Glasnot y la Perestroika soviética, que llevó al abismo a un proyecto social que, aunque imperfecto, era una demostración de justicia social.
    Criticar no es malo. Lo verdaderamente censurable es el egoismo que sientes muchas veces en los reclamos, y la falta de voluntad para contribuir a construir un mejor país. No se si lo hacen por ingenuidad, por ignorantes o para coquetear con los que observan desde la otra orilla,… y estoy seguro que no tienen mucha cara de ingenuos e ignorantes.
    Por lo pronto, a muchos de ellos los ves poner distancia con todo lo que suene a Revolución y se han ocupado de marcar a los que no siguen sus diatribas quejosas como “oficialistas”.
    Esperemos que la profecía de Fidel, en 2005, en aquel discurso que dio en la Universidad de La Habana, no se cumpla. Porque sino, ya sabremos quienes serán los culpables que está Revolución imperfecta, pero inmensamente justa, se hunda ante la sonrisa complacida de sus enemigos de siempre.

  8. Impopular no puede ser lo que afecta solo a un mínimo % de la sociedad.
    Gracias por recordar esa ideología de demagogo, esa frase es de Grau que gobernó para esa minoría conformada por él y sus amigos.

  9. Absolutamente de acuerdo contigo, Miguel. Ahora entendí perfectamente el quid de la cuestión y, demás está aclarar, ACUERDO, en un todo, con tu respuesta.
    Un abrazo desde el Sur, donde recibo a diario algo de esa “actitud” que me niego a difundir porque no aporta a construir.
    Soy una perenne optimista y considero el reacomodamiento político mundial, menguará en algo el ignomioso bloqueo, y recorte de legítimos derechos, del pueblo de Cuba.
    Seguimos en combate !

  10. Señores, la vida no es totalmente blanca ni totalmente negra. Por fortuna tiene matices. La crítica como género periodístico no existe. Todo trabajo, si es real y objetivo tendrá su matiz crítico y su matiz edulcorante, porque la vida es eso, cosas buenas, regulares, malas y peores. Es desagradable y antiético que un profesional de la prensa busque sólo las cosas malas para con un mazo implacable, destruir todo hasta los cimientos, al igual que resulta poco creíble que se dedique a escribir sólo de las cosas buenas que vee, porque entonces amigos míos sucede que NO VE NADA.. El hombre y su obra, cualesquiera que sea, es perfectible sólo si es capaz de ver, analizar y perfeccionar sus errores, desde la perspectiva de sus victorias.

  11. Estoy de acuerdo con las opiniones positivas respecto a articulo de Víctor Angel, es cierto que nuestros censores solo ven los problemas, no son tan objetivos como ellos se proclaman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .