Elecciones en Estados Unidos: ¿y América Latina qué?


Ángel Guerra Cabrera

voteLas elecciones parciales del 4 de noviembre en el imperio en decadencia han confirmado el rechazo a la gestión del presidente Barak Obama, al sistema de partidos políticos dominantes y, también, que el dinero es el que compra los cargos políticos en el país de la democracia. Nada menos que 4 mil millones de dólares costaron los comicios.

Pero en América Latina y el Caribe la pregunta que cabía hacerse desde antes de conocer los resultados era la que da título a este artículo. Aún en la descabellada hipótesis de que el Partido Demócrata hubiera recuperado el control de la Cámara de Diputados y retenido el Senado, muy poco es lo que podía haber cambiado en cuanto a la política estadunidense hacia nuestra región. 

Sin embargo, existen condiciones políticas propiciatorias para que Obama pueda dar pasos de avance en cuanto a dos cuestiones de interés latino-caribeño utilizando sus inmensas facultades ejecutivas en materias que no está obligado a pedir la autorización del Congreso. Una es la migración, con respecto a la cual puede tomar algunas medidas de cierta importancia como disminuir las deportaciones al mínimo.

Curiosamente, la otra es la hasta hace poco tan espinosa cuestión de la normalización de las relaciones con Cuba, asunto en el que la ecuación de política interna ha cambiado de manera sustancial. Una mayoría de estadunidenses está a favor de levantar el bloqueo y de normalizar las relaciones con Cuba. Igualmente ocurre entre los cubanos del sur de Florida, donde únicamente una minoría mantiene las tradicionales posturas intransigentes y es cada vez más grande e influyente el sector que anhela una relación normal con su país de origen y la posibilidad de cultivar sin cortapisas los vínculos con los familiares de allá. También existe un consenso muy favorable a una apertura hacia Cuba entre el empresariado, incluyendo a la poderosa Cámara de Comercio y a grandes y emblemáticas empresas.

En el campo internacional Estados Unidos está aislado en su conducta hacia Cuba pese al carácter transnacional de su política de castigo al comercio con la isla, que ha implicado el pago de multimillonarias multas por varias empresas y bancos de sus aliados, como el caso del banco francés BNP Paribas. Esto lo confirman las abrumadoras votaciones contra el bloqueo en la Asamblea General de la ONU y que hasta sus aliados más cercanos, como Inglaterra, han expresado recientemente la decisión de comerciar e invertir en la isla.

El periódico más importante e influyente del país, The New York Times ha publicado cuatro editoriales en las últimas cuatro semanas exigiendo la normalización de relaciones con Cuba. En ellos esgrime varios de los argumentos que he citado, verdades tan evidentes que nadie puede cuestionar desde una postura simplemente objetiva. Ese diario expresa la opinión de una parte muy importante del Establishment y no desplegaría una artillería periodística de semejante magnitud si no es obedeciendo a un frío cálculo de costo-beneficio de lo que significaría la normalización de relaciones con Cuba. Por eso, el momento para que Obama actúe es este. Justamente después de las elecciones intermedias.

La destacada actuación de Cuba en la lucha contra el ébola en África occidental ha venido también a abonar a favor de lo mismo,  ha hecho al secretario de Estado Kerry encomiar el esfuerzo de la isla y colocado a La Habana y a Washington “hombro con hombro” como declaró Samantha Powers, embajadora de Estados Unidos ante la ONU.

Aquel “nuevo comienzo” con América Latina que prometió Obama en la Cumbre de las Américas(CA) de Trinidad y Tobago(2009) y todavía estamos esperando se concretaría ahora con el considerable relajamiento del bloqueo que le permiten sus facultades ejecutivas y el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba.

Y es que accedería a un reclamo unánime de todos los países de América Latina y el Caribe que ven la política hostil y excluyente contra Cuba como una grave ofensa a la soberanía de la región.  Introduciría, además, por primera vez en largo tiempo, un importante elemento de distensión en la crispada y tensa escena mundial, que procuraría a Obama y a Estados Unidos el reconocimiento internacional.

Dado el prestigio de Cuba en la región y que todo indica que Obama y el presidente Raúl Castro se verán las caras en la próxima CA de Panamá, en abril de 2015, Estados Unidos obtendría enormes réditos políticos si para entonces estas medidas se han puesto en marcha.

Twitter: @aguerraguerra

 

4 pensamientos en “Elecciones en Estados Unidos: ¿y América Latina qué?

  1. El imperio en decadencia?! Saludos; para los asalariados q provenimos de la isla, esa frase la Lei en economía política, fuera de aquel contexto marxista, es agua con azúcar.

  2. Agua con azúcar es creer que sus mejores días no pasaron ya. Lo cual no es sinónimo de decir que desaparecerá mañana porque a pesar de su desmoraliozación evidente desde las revelacion es de wikileaks conserva el poderío cultural que es el más importante.

  3. No comparto el optimismo de Angel Guerra en la interpretación que hace de los resultados electorales. Si bien es cierto que confirman el rechazo de las políticas de Obama no lo es menos que el gran beneficiado es el Partido Republicano, partidario de un giro a la derecha tanto en política exterior como interior. Ni las clases populares norteamericanas ni el resto de sociedades del planeta pueden tolerar más vueltas de tuerca en el modelo de explotación y saqueo de la superpotencia. Incluso en el supuesto de que se levantara el bloqueo a Cuba, su situación frente al monstruo norteño se equipararía a la de los países del Alba y se parecería mucho a la de otros que mantienen una relación asimétrica y dependiente, incluida la UE, con la que se está negociando un infame tratado de libre comercio, que es un contribuyente neto de la economía de guerra de la OTAN y con peones estratégicos de los grandes bancos norteamericanos responsables de la crisis financiera gobernando las finanzas europeas.

    La alternativa a las políticas de acoso y derribo que viene practicando en el mundo y en la sociedad norteamericana el Partido Demócrata, al servicio de grandes corporaciones, no puede ser la intensificación de las mismas y la expectativa de una mayor tasa de acumulación para los privilegiados. Hay que acabar con esta espiral y ello no será posible a menos que se elijan políticas de decrecimiento económico, que tendrán que ir acompañadas necesariamente de políticas de decrecimiento demográfico. Sin este requisito, los adictos a la acumulación seguirán ejerciendo presión y chantaje a los gobiernos para que les permitan incrementar la presión sobre los recursos, aunque ello amenace nuestra supervivencia y acabe con los derechos de las futuras generaciones.

    También en muchos países de América Latina, incluso los considerados progresistas (Brasil, Argentina) y los que transitan hacia el socialismo (Venezuela, Ecuador, Bolivia) estarán cavando su propia tumba si consideran el crecimiento algo más que un proceso coyuntural hasta cubrir las necesidades básicas de sociedades que deberán entrar cuanto antes en decrecimiento demográfico y de austeridad inspirada en el buen vivir si pretenden evitar que sean los partidos de mentalidad neoliberal (dispuesto a arrebatar los derechos a las generaciones futuras, a arrebatar derechos a otras sociedades dependientes y a frustrar las expectativas de la mayoría en un modelo piramidal) los que se conviertan en la única opción capaz de gestionar sociedades superpobladas e hiperconsumistas. Brasil es un claro ejemplo de lo difícil que resulta hacer políticas respetuosas con el medio ambiente y los derechos humanos en naciones de alto crecimiento demográfico, donde los partidos dispuestos a arrasar todos los recursos habidos y por haber siempre contarán con un mayor respaldo electoral. Una ciudad de las dimensiones de Sao Paulo probablemente no tiene una solución aceptable desde planteamientos ecologistas y humanistas, de ahí el claro triunfo de los partidos conservadores. Llamar la atención sobre estos aspectos me parece crucial para la supervivencia y expansión de los modelos progresistas y también para la supervivencia de nuestra especie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.