Gobierno impuesto por Occidente en Libia se esconde en un hotel a mil kilómetros de Trípoli


Pascual Serrano
El gobierno impuesto por Occidente se esconde en un hotel a mil kilómetros de Tripoli

Una grúa retira los restos de un vehículo calcinado por la explosión en la ciudad de Shahat, frente al edificio en el que el enviado de la ONU Bernardino León iba a reunirse con el primer ministro Al Thini / STRINGER (REUTERS)

Lo contaba la BBC el pasado 17 de octubre. Tres años después del derrocamiento y asesinato de Gadafi, los nuevos parlamentarios libios apoyados por Occidente “están atrapados en un hotel en un remoto puerto, a unos 1.000 kilómetros de la capital, Trípoli”.

En julio pasado, milicianos fundamentalistas atacaron Trípoli, forzando la huida del parlamento recién electo. El gobierno se vio obligado a alquilar un ferry de bandera griega y anclarlo en la bahía de Tobruk para que sirviera de alojamiento a funcionarios, activistas y sus familias, quienes habían tenido que dejar sus hogares para escapar de las amenazas de muerte. Tobruk, una ciudad de unos 120.000 habitantes en el extremo oriental de Libia, es ahora uno de los últimos bastiones de las autoridades reconocidas y apoyadas por Occidente.

Los diputados pasan parte de sus días recorriendo el vestíbulo del hotel o bebiendo café al lado de la piscina, con vistas al Mediterráneo. Se limitan a discutir sobre leyes y nombramientos para un país en caos. La BBC recuerda que ese parlamento y ese gobierno no controlan ninguna de las tres principales ciudades del país. Incluso en Derna, la ciudad costera más cercana a Tobruk, se ha autoproclamado un califato islámico, donde los funcionarios del gobierno no pueden ni acercarse.

Lo curioso es que quienes impiden que este gobierno ejerza sus funciones, son las mismas milicias que Occidente apoyó para tirar a Gadafi del poder. Como se recordará, el 23 de octubre de hace tres años Gadafi fue derrocado tras una campaña de bombardeos liderada por Occidente que apoyaba a los rebeldes islamistas. En septiembre de 2011 el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, visitaron Bengasi orgullosos de haber colaborado con sus tropas y cazas en el cambio de régimen. “Pelearon como leones. Celebramos su coraje”, dijo Cameron.

Pero, como señala la BBC, esos leones –las milicias revolucionarias libias– no se desmovilizaron. Y de entonces a la fecha “han causado caos en el país, sitiando al parlamento, ocupando ministerios y, una vez, hasta secuestrando al primer ministro”. Algunas milicias luchan por los intereses de sus pueblos o regiones, pero otras se han aliado con grupos políticos islamistas, incluyendo a los Hermanos Musulmanes.

La actual crisis estalló cuando los islamistas perdieron las elecciones de junio y las milicias de Misrata y otras zonas procedieron a sitiar la capital. Ahora dos instituciones se encuentran enfrentadas, el parlamento islamista instalado en Tripoli y las autoridades refugiadas en Tobruk. Los segundos acusan de terroristas a los primeros y critican que algunos países de Occidente apoyaran a grupos islamistas considerados moderados, de hecho las fuerzas en Bengasi (bajo control islamista) son aliadas de grupos yihadistas como Ansar al Sharia, una organización considerada terrorista por Estados Unidos. Por su parte, los de Tripoli acusan a a los de Tobruk de aceptar a algunos políticos y funcionarios que trabajaron con Gadafi.

Es evidente que la intervención de Occidente solo ha ayudado a desmantelar un país sin llevar ni democracia ni derechos humanos como se prometía tras el asesinato Gadafi. Incluso han colaborado a desestabilizar más la región. Estados antiislamistas, como Egipto, o de otra tendencia musulmana, como Emiratos Árabes Unidos, están dado apoyo militar a las autoridades de Tobruk. Mientras que Qatar y Sudán podrían estar apoyando a los rebeldes islamistas.

Paradójicamente, ahora surgen voces preocupadas por si estos militantes islámicos tomaran el poder en Libia. Señalan que están a dos horas por mar de Italia. Algo que no pensaban los gobernantes europeos cuando les estaban apoyando para quitar a Gadafi del poder. (Tomado de Www.pascualserrano.net)

7 pensamientos en “Gobierno impuesto por Occidente en Libia se esconde en un hotel a mil kilómetros de Trípoli

  1. Este fue un episodio triste, donde desgraciadamente, Rusia y China fallaron, abandonando a Libia a su suerte.

  2. 2do. DPIED, nov./ 2014. “Especial”. Dedicado al asesinato de 43 estudiantes normalistas mexicanos. ( 1 ) La justicia encuentra oídos cuando de los inocentes brotan gritos persistentes probando ser abatidos. ¡Penas para malparidos han de esgrimir las naciones! ¡CUARENTA Y TRES CORAZONES truncados, por mafia impura, piden la cárcel segura a gobernantes matones! Lety Sánchez Sánchez Carrizal, Veracruz, México. ( 2 ) ¡CUARENTA Y TRES estudiantes han perpetuado sus huellas! ¡Son CUARENTA Y TRES ESTRELLAS! ¡Son CUARENTA Y TRES DIAMANTES! Víctimas de los maleantes se van a otras dimensiones. Llegan comunicaciones pidiendo en forma expedita: “una sanción infinita a gobernantes matones”. Ramón Espino Valdés Cuba/México. ( 3 ) Las pasiones son mensaje que alimenta los dolores, no basta el ofrecer flores, hay que acabar el ultraje. La sangre llena el paisaje de lamentos, de querellas, borrando las cosas bellas que se presumen con celo y hoy enriquecen el cielo, ¡son cuarenta y tres estrellas! Arturo Mendoza Rangel Poza Rica, México. ( 4 ) Mataron a “cuarenta y tres” ¿Por qué fue? Recia pregunta, pero es apenas la punta de brutal estupidez. Este Gobierno es la hez, insensible e implantado. ¿A dónde nos ha llevado con su mísero desplante? ¡Es un gobierno tunante, asesino y muy malvado!

    Sergio Arturo Cabrera Flores Huachinango, Ver. , México.

    ( 5 ) Le negaron la existencia a cuarenta y tres baluartes que en cultura, ciencia y artes demostraban fina esencia. Ante inhumana incidencia de los oscuros bribones por marchitar ilusiones se les aplique sanción, y manden a la prisión “a gobernantes matones”. Fidel Alcántara Lévano Moquegua, Perú. ( 6 ) Cuarenta y tres inocentes que ha matado la imprudencia, cinismo y poca conciencia de un mandato ineficiente. Indigna y es indecente el proceder inhumano de quien esconde la mano cuando ha tirado la piedra, nuestro ‘sistema’ es la hiedra que ha podrido al ser humano.. Carlos A. De la O Tapia L. de Tejada, Veracruz, México. ( 7 ) Por un capricho inmoral, mataron cuatro farsantes a los hijos estudiantes de nuestro pueblo inmortal. Esa “mordida” letal a los nobles corazones llena al mundo de razones para pedir con urgencia, que se pene sin clemencia “a gobernantes matones”. Ximo González Sospedra Galicia, España.

  3. Hace ya tres años que la “guerra humanitaria” contra Gadafi concluyó y la pregunta que deberíamos formularnos es si la situación caótica que vive el país es fruto de la improvisación o parte del plan diseñado. Si no existieran precedentes como Afganistán e Irak, resultaría muy fácil culpabilizar a la idiosincrasia de un pueblo organizado en tribus que no se deja ayudar, pero las grandes potencias ya llevan acumulada mucha experiencia en “ayuda humanitaria” en aquellas naciones como para que también en el caso libio sigan siendo los señores de la guerra los protagonistas de la vida cotidiana de un pueblo que, antes de la invasión militar, gozaba de unas condiciones de vida envidiables dentro del mundo árabe y en el continente africano.

    También en Afganistán los ciudadanos disfrutaban de unas condiciones de vida envidiables durante la etapa soviética. Las mujeres estaban equiparadas en derechos y libertades a los hombres, podían vestir minifalda, utilizar anticonceptivos, estudiar en la universidad, recibir servicios sanitarios gratuitos. Todo cambió cuando las mismas naciones que derrocaron a Gadafi decidieron convertir a los muyahidines (denominados “dushmanes” –bandidos- por los pastunes afganos) en mercenarios a su servicio, no dudando en reclutar también más de 35.000 yihadistas extranjeros (entre los que estaba Bin Laden) para acabar con la influencia soviética y convertir esa nación estratégica y con grandes recursos naturales en un territorio más sometido a las típicas reglas de explotación y saqueo del mundo capitalista. Pero lo más llamativo del caso es que, expulsados los soviéticos, la nación acabó convertida en un escenario de guerra y de fanatismo religioso entre diferentes facciones, del que no ha salido todavía, ni saldrá en el futuro bajo la bota del imperio, que es lo que podría ocurrirles también a los libios. Si dramático fue el papel de los muyahidines, más lo fue todavía el de los talibanes, que les despojaron de todos los derechos y libertades de la etapa soviética.

    Para mí, la explicación del aparente fatalismo religioso y antropológico de afganos y libios reside más bien en que fueron pueblos que disfrutaron de un nivel y calidad de vida, mientras vivieron al margen del neocolonialismo capitalista, que en nada se parecían a las que tenían diseñadas para ellos las grandes potencias occidentales, de ahí que estas hayan optado por convertirlas en escenarios de guerra y fanatismo religioso, con lo que están consiguiendo explotar los recursos naturales (como el petróleo y el opio), privar a esos pueblos de las relativamente buenas condiciones de vida anteriores y proporcionar un importante volumen de negocio a la economía canalla del primer mundo (sobre todo a la economía de guerra).

    Si en Chile la solución fue convertir los avances logrados por Allende en un laboratorio experimental para las tesis neoliberales a base de mucha represión y manipulación, en naciones como Afganistán y Libia está consistiendo en la creación de escenarios de fanatismo religioso y confrontación militar, con lo que se está logrando canalizar el mayor porcentaje de recursos hacia el primer mundo (sobre todo a la economía canalla, cuyo poder es incuestionable) despojando a los ciudadanos de los derechos adquiridos en la etapa anterior y obligándoles a participar en una versión beli-woodiense de realidad, donde para sobrevivir suele ser imprescindible aceptar los papeles y guiones existenciales más abominables. El pueblo cubano debería tomar buena nota de hasta dónde puede llegar la maldad de las grandes potencias capitalistas.

  4. EE.UU. y sus satélites, situando en primer lugar a Francia (pero fueron más de 40 países los que atacaron a Libia), con su brazo armado: la OTAN, entraron en guerra contra Libia en 2011, tras una amplia campaña de mentiras y calumnias contra el líder de la revolución libia: Ghadafi, vulnerando incluso la resolución 1973 de la ONU (dictada por ellos) que prohibía dar un golpe de estado en ese país. Hospitales, puertos, aeropuertos, universidades, rebaños, barrios, colegios, mercados, archivos, las grandes infraestructuras de regadío…todo fue bombardeado, destruyendo el país más próspero de toda África, con la misma esperanza de vida de Alemania (78 años), y con logros sociales no alcanzados ni de lejos por la mayoría de países de la UE, ni mucho menos EE.UU. El país fue invadido de bandas armadas y mercenarios asesinos de distinta procedencia. 2.5 millones de libios (de un pais de poco más de 5 millones de habitantes) huyeron al exilio.
    Sin embargo esas mismas bandas armadas que ellos introdujeron se hicieron independientes y no permitieron a esa otra banda que se mueve a nivel mundial encabezada por EE.UU., saquear cómodamente la próspera Libia.
    Hoy Libia sigue siendo un caos -que es lo que lleva occidente a todos los países que toca- , en donde EE.UU. y sus satélites han tratado de imponer sin éxito un gobierno islamista (el de Trípoli), mientras una serie de personalidades, entre las que se incluyen mandatarios del anterior gobierno, apoyadas por las tribus -las tribus representan al pueblo libio y son la base de la sociedad y de la política libia- están tratando de poner en marcha un gobierno libio y retomar las riendas del país. Es el gobierno que actualmente se refugia en Tobruk.
    Mientras, los países occidentales montan una conferencia para “demostrar su preocupación por Libia” y tratar de dar una salida al país que destruyeron. Eso se llama cinismo.
    Dentro de las prioridades, y de la justicia que Libia se merece, hay una muy importante: Sentar ante el Tribunal Penal Internacional a Obama, Sarkozy, Zapatero, Cameron, Rasmussen y todos esos dirigentes asesinos de Libia y de los libios, y juzgarlos por genocidio y delitos de lesa humanidad. Porque además de justicia con Libia , ya es hora de que alguien ponga freno a esta banda armada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.