¿Cómo Barack Obama puede poner fin a las sanciones económicas contra Cuba?


Salim Lamrani*  (Opera Mundi)

bloqueoDesde 1996 y la adopción de la ley Helms-Burton, el Congreso de los Estados Unidos es el único que puede levantar el estado de sitio contra Cuba. Pero el Presidente Obama puede obligarlo a hacerlo…

Desde la adopción de la ley Helms-Burton en 1996 –una aberración jurídica por su carácter extraterritorial y retroactivo que agrava las sanciones económicas contra la población cubana–, el Presidente de Estados Unidos ya no dispone de la facultad ejecutiva para poner término al estado de sitio económico anacrónico, cruel y contraproducente –según las palabras del propio Barack Obama. En efecto, sólo el Congreso puede poner fin a una política hostil condenada por la inmensa mayoría de la comunidad internacional, la opinión pública estadounidense, la comunidad cubana de Florida y sobre todo el mundo de los negocios de Estados Unidos.

La Cámara de comercio de Estados Unidos, que representa el mundo de los negocios y cerca de tres millones de empresas, exhortó a los responsables políticos, tanto al Gobierno como al Congreso, a que adoptaran una nueva política hacia La Habana. Según su presidente Thomas Donohue, “Es tiempo de eliminar las barreras políticas que se establecieron hace mucho tiempo y borrar nuestras diferencias. Eso está en el interés del pueblo americano y de las empresas americanas”.[1]

En su alocución histórica del 17 de diciembre de 2014 que anunció el restablecimiento de las relaciones con Cuba tras más de medio siglo de ruptura, el presidente estadounidense lanzó un llamado al Congreso para que optara por un nuevo enfoque hacia La Habana. “Animo al Congreso a que abra un debate serio y honesto sobre el levantamiento del embargo”, declaró Obama.[2]

¿La solución? Autorizar el turismo ordinario

En realidad, el presidente Obama dispone de un medio bastante simple para acelerar el fin del estado de sitio económico que afecta a todas las categorías y todos los sectores de la sociedad cubana y que constituye el principal obstáculo para el desarrollo de la isla. Basta con que permita a los ciudadanos estadounidenses que viajen a Cuba como turistas ordinarios. En la actualidad los ciudadanos de Estados Unidos pueden viajar a cualquier país de mundo, incluso a China, Vietnam o Corea del Norte, pero su Gobierno todavía no les permite que descubran la isla del Caribe.

Al romper esta barrera que separa a ambos pueblos, Barack Obama permitiría, según las estimaciones, que más de un millón de turistas estadounidenses viajasen a Cuba el primer año. Esta cifra superaría los cinco millones de personas anuales al cabo de cinco años, pues Cuba es un destino natural por razones históricas y geográficas evidentes. Así, se abriría un inmenso mercado para las compañías aéreas estadounidenses, la industria del transporte o las agencias de viajes, sin hablar de los demás sectores vinculados al turismo masivo. Hoy sólo 90.000 ciudadanos estadounidenses –fuera de los cubanoamericanos– visitan Cuba cada año por razones profesionales, académicas, culturales, humanitarias o deportivas, en el marco de licencias concedidas por el Departamento de Estado.[3]

El flujo masivo de turistas a Cuba sería desde luego benéfico para la economía cubana, cuyos recursos dependen en gran parte de este sector, pero también para la economía estadounidense. En efecto, los productores agrícolas estadounidenses serían también los grandes ganadores de un reinicio del turismo entre ambas naciones y se les solicitaría para alimentar a los millones de nuevos visitantes, ya que Cuba importa la mayor parte de sus materias primas alimenticias.

Con la autorización del turismo ordinario hacia Cuba, el mundo de los negocios no dejaría de presionar a los miembros del Congreso, cuya carrera política depende en gran parte de los financiamientos privados que reciben por parte de las empresas, para que pusieran definitivamente término a las sanciones económicas contra Cuba, que lo priva de un mercado natural de 11,2 millones de habitantes y potencialmente de 10 millones de turistas procedentes de todo el mundo. Efectivamente, Cuba acaba de superar los tres millones de turistas en el año 2014.

En un primer tiempo, el Presidente Obama podría dar órdenes al Departamento del Tesoro para que no persiguiera a los ciudadanos estadunidenses que viajan a Cuba fuera del marco definido por la administración, ya que las sanciones económicas que se aplican a los que se arriesgan a hacer un viaje sin permiso, a través de Canadá o México, son bastante disuasorias. Ello tendría como efecto flexibilizar los viajes turísticos a Cuba y –sobre todo – reparar una anomalía jurídica en la medida en que esta prohibición viola la Constitución de Estados Unidos que defiende el derecho de moverse libremente.

Así, Barack Obama dispone de un margen de maniobra suficiente para llevar al Congreso de Estados Unidos a poner término a unas sanciones económicas que suscitan el oprobrio por parte de la comunidad internacional y que han aislado a Estados Unidos en América Latina. El pueblo cubano pero también el pueblo estadounidense serían los principales beneficiarios de un restablecimiento de las relaciones económicas, comerciales y financieras normales entre ambas naciones.

*Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, SalimLamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Cuba, the Media, and the Challenge of Impartiality, New York, Monthly Review Press, 2014, con un prólogo de Eduardo Galeano.

http://monthlyreview.org/books/pb4710/

Contacto: lamranisalim@yahoo.fr ; Salim.Lamrani@univ-reunion.fr

Página Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

[1]RTL, «La Chambre de commerce américaine souhaite une nouvelle relation USA-Cuba», 30 de mayo de 2014 ; AFP, « La relation USA-Cuba doit changer maintenant, selon le président de la Chambre de commerce américaine », 30 de mayo de 2014.

[2]The White House, « Barack Obama’s Speech: Charting a New Course of Era », 17 de diciembre de 2014. http://www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba (sitio consultado el 17 de diciembre de 2014)

[3]Matt Beardmoredec, “How Travel to Cuba May Change”, The New York Times, 18 de diciembre de 2014.http://www.nytimes.com/2014/12/19/travel/how-travel-to-cuba-may-change.html?_r=0

11 pensamientos en “¿Cómo Barack Obama puede poner fin a las sanciones económicas contra Cuba?

  1. Cuba es el Museo Historico de Latinoamerica mas importante para el pueblo norteamericano el haber restablecido relaciones ha dejado sin habla a el mundo Occidental, buscar solucionar ese problema no sera dificil a pesar de las influencias del Partido Republicano con los recracitantes que viven en Miami, los norteamericanos a mi humilde forma de ver no dejaran que otros se adelanten y le coman el pastel, es una cuestion de logica, lo tienen servido a su mesa y estoy seguro que la solucion yo no la tengo, pero estoy seguro que es cuestion de meses, Cuba regresa como un Diamante en bruto y con un pueblo extremadamente preparado educativamente y con un apetito voraz por entrar en la mejor economia del mundo, ni siquiera los cubano-americanos poseen la preparacion cientifica que posee Cuba y eso es mas importante que cualquier cosa, le llego a Miami la hora de seder o le viraran la espalda, el cabildeo politico es alcaico, nadie los aguanta parecen bulgueses del siglo 19, y sus esclavos quieren liberarse de ellos, pero la politiqueria barata en que viven no aguanta mas, parecen idiotas con dinero, sus mentiras son tan exageradas que mataron la lastima que sentian por ellos, de economia y sus eatrategias no se mucho pero de ese tipo de cubanos lo se casi todos, son tan predecibles que la historia del embargo economico.

  2. Aceptada la solución momentánea, creo que los Estadounidenses deben hablar de eliminar el Bloqueo luego de poder viajar Libremente a Cuba y de poder vivir las realidades Cubanas, ellos son los que pueden hacer valer sus derechos, la mayoría de los que viajen no podrían argumentar nada que sea creíble o demostrable contra Cuba, Aplaudo la Solución

    • Todos deben poner su grano de arena. Al gobierno cubano tambien le toca hacer, en mi opinion, dejar de acosar a los disidentes. Tambien creo que se deberia modificar un poco el sistema electoral. Yo creo que los cubanos debemos dar nuestro voto por el presidente del pais y no que otra persona decida por mi, mas aun que Raul informo que este era su ultimo mandato, pero bueno, es solo mi opinion.

      • Por hablar no pasa nada, pero por difamar te podrías morder la lengua.

        John Kerry, y el presidente Barack Obama visitarán Cuba tan pronto como el país norteamericano abra su embajada en La Habana y podrán comprobar los logros de la gloriosa Revolución cubana y sin que la gU$Anera meta sus garras, una cosa es ser como tu dices Disidentes y otra es ser Delincuentes, U$A no permite que ningún País extranjero financie grupos en el Imperio, Todos esos que tu llamas Disidentes están financiados por la Democra-CIA Imperial de la Made In U$A.

      • Crean en Estados Unidos gran coalición agrícola contra el bloqueo a Cuba

        Una coalición de unas treinta organizaciones y empresas agrícolas y alimentarias se unieron hoy para promover el levantamiento del bloqueo de Estados Unidos a Cuba, que supone “un obstáculo auto-impuesto” al comercio.

        “Relajar las restricciones de financiamiento sobre el comercio agrícola con Cuba haría a los agricultores y ganaderos más competitivos en el mercado de Cuba”, dijo el presidente de la Federación Americana Agrícola, Bob Stallman, en conferencia de prensa.

        Aún cuando bajo el embargo los agricultores y ganaderos estadunidenses pueden exportar alimentos a Cuba, éstos enfrentan serias restricciones, que de acuerdo con Stallman los han colocado en una desventajosa posición frente a otros países, con quienes la isla mantiene relaciones comerciales.

        “A pesar de que muchos países han avanzado en sus relaciones y ahora comercian libremente con Cuba, nosotros aún tenemos onerosas restricciones. Los agricultores y negocios agrícolas deberían tener la oportunidad de competir en términos iguales”, dijo.

        La coalición está integrada por 28 de las principales agrupaciones del ramo, desde organizaciones que aglutinan a productores de sorgo, soya y maíz, hasta productores de leche y carne.

        “Va llevar un tiempo al Congreso relacionarse normalmente con Cuba. Pero necesitamos poner fin a este embargo”, indicó Paul Johnson, presidente de Chicago Foods International LLC y vicepresidente de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (USACC, en inglés).

        En el evento de presentación del grupo, el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, destacó la “oportunidad comercial” que significaría la normalización del comercio con Cuba, “un mercado a solo 140 kilómetros de nuestra frontera”.

        La iniciativa se produce apenas un mes después de que el presidente Barack Obama anunciase un giro histórico en las relaciones de Estados Unidos con Cuba, con la intención de avanzar en la normalización diplomática y en el levantamiento del bloqueo económico impuesto al país caribeño en 1961.

        “Los cambios políticos anunciados por el presidente Obama permitirán que los productos estadounidenses sean más competitivos, lo que facilitará que el pueblo cubano tenga más opciones de compra en sus tiendas y ampliar la base de clientes para los agricultores y ganaderos de Estados Unidos”, dijo Vilsack.

        El secretario de Agricultura remarcó que Cuba importa el 80 % de sus productos agrícolas y es un mercado de 1.700 millones de dólares.

        Aunque las empresas agrícolas pueden exportar sus productos a Cuba, las restricciones financieras y comerciales limitan la competitividad de los productos estadounidenses, apuntó la USACC.

        De hecho, subrayó la coalición, desde 2008 han cesado las exportaciones de arroz a la isla caribeña por estas trabas.

        Entre los miembros del grupo figuran grandes empresas agrícolas y ganaderas, como Cargill o Smithfield Foods, y las principales organizaciones empresariales estadounidenses de productores de arroz, soja, maíz, trigo y pavo.

        En representación de los estados de gran producción agrícola y ganadera de Estados Unidos, especialmente en el medio oeste, intervino el gobernador de Misuri, Jay Nixon, quien criticó el “complicado proceso” burocrático actual como “un obstáculo auto-impuesto”.

        “Las exportaciones agrícolas de Brasil” a Cuba, explicó Nixon, “se han multiplicado por cuatro en la última década” y los competidores extranjeros de España, Argentina o Canadá están ganando cuota de mercado gracias a que no enfrentan las restricciones de los estadounidenses.

        La gran batalla se producirá ahora en el Congreso, quien tiene la autoridad exclusiva para levantar el embargo, cuyas dos cámaras controlan los republicanos y quienes se han mostrado de manera mayoritaria en contra de la decisión tomada por el presidente Obama.

        El congresista por Dakota del Norte Kevin Cramer, uno de los pocos republicanos que dio la bienvenida al anuncio de Obama, resaltó que es sumamente importante vincular el “comercio a la diplomacia” en el caso cubano.

        “El comercio es una de las herramientas fundamentales para exportar la democracia”, afirmó Cramer, al destacar que el fin del embargo es también positivo para el pueblo cubano..

        http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/01/08/crean-en-estados-unidos-gran-coalicion-agricola-contra-el-bloqueo-a-cuba/comment-page-1/#comment-2857897

  3. El cubanólogo Lamrani, admirable creador de “los sargentos Batista y Zaldívar”, se queda corto. El presidente puede, además de (1) incrementar los viajes a Cuba de ciudadanos y residentes que no son de origen cubano mediante interpretación extensiva de las 12 categorías legales de autorización, en particular investigaciones, actividades educacionales, presentaciones públicas, proyectos humanitarios, exportación de productos agrícolas y negocios de exportación e importación, dictar las siguientes medidas:
    2.Eliminar el límite de gastos (ca. $180 diarios).
    3.Dejar sin efecto la prohibición de usar tarjetas de crédito y débito, cheques personales y de viajeros.
    4.Autorizar a todos los aeropuertos para vuelos fletados.
    5.Restablecer el servicio de ferry.
    6.Autorizar a todas las agencias de viajes para operar con Cuba.
    7.Autorizar a los viajeros para que, sin límite de valor, compren productos cubanos de uso personal o como regalos y puedan llevarlos de vuelta.
    8.Levantar la prohibición de que empresas cubanas participen en la transportación.
    9.Autorizar bancos corresponsales y apertura de cuentas por entidades cubanas en bancos americanos para facilitar las exportaciones agrícolas.
    10.Derogar la prohibición de que los barcos con productos agrícolas a Cuba no puedan cargar mercancías allí para llevarlas a un tercer país.
    11.Incrementar la lista de productos exportables a Cuba.
    12.Autorizar sin trabas en los pagos tanto la importación de medicinas y productos biomédicos cubanos como la exportación de insumos para las industrias cubanas de biotecnología y productos médicos.
    13.Instruir a las instituciones financieras internacionales que no entorpezcan el otorgamiento de créditos a Cuba.
    14.Dejar que Cuba use el dólar en sus transacciones internacionales.
    15.Permitir que las subsidiarias extranjeras de compañías norteamericanas hagan transacciones de servicios con Cuba, ya que la Ley Torricelli (1992) prohíbe tan sólo el comercio de mercancías.
    16.Levantar las prohibiciones de que los barcos que hayan transportado mercancías a Cuba no puedan entrar durante 6 meses a puertos de los EEUU y de que estos puertos no puedan usarse para el transporte de mercancías o pasajeros hacia o desde Cuba.
    Y sobre todo, sacar a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

  4. No creo que el fin de las sanciones económicas pueda decidirlo Obama, y menos aún cuando no tiene todo el apoyo del Congreso, el tema es mucho más complejo. De todas formas, a los americanos siempre les ha interesado invertir en Cuba, y los más astutos sí apoyan la necesidad de levantar el bloqueo. Entonces viene la pregunta que empecé a hacerme desde ese día histórico: ¿estamos preparados para ese cambio? qué supone el levantamiento del bloqueo para Cuba y los cubanos?. A lo nuevo siempre hacemos resistencia- y no es que seamos masoquistas-, pero creo que los retos que debemos enfrentar son mucho mayores y difíciles, pues más sutil será su estrategia. Tratarán de vender la imagen de “enemigo benévolo y condescendiente”.

  5. La sugerencia de Salim demuestra que no estamos ante un problema jurídico sino político. Obama podría autorizar a sus ciudadanos para que pudieran viajar a Cuba, del mismo modo que se ha flexibilizado la movilidad de los ciudadanos de origen cubano. Es sencillamente escandaloso que la primera potencia mundial y presunta defensora de las libertades sea tan proteccionista con una nación que habitualmente se utiliza como modelo fallido en lo económico, político, cultural etc… Ahora que Cuba ha modificado sus leyes migratorias, concediendo plena libertad a sus ciudadanos, ¿acaso no es la hora de que Estados Unidos conceda la misma libertad a sus ciudadanos? Además, sería una oportunidad para muchas de sus empresas relacionadas con el turismo y la exportación de mercancías.
    Sin embargo, el oligopólico, irracional, consumista y proteccionista modelo económico norteamericano ofrece claras vulnerabilidades respecto del racional, humanista y ambientalmente sostenible modelo socialista, que le convierte en un competidor desleal. Salim menciona en su artículo las oportunidades para el turismo de sol y playa o el cultural y ambiental que Cuba puede ofrecer a los ciudadanos norteamericanos. Pero yo destacaría también el turismo sanitario frente a un tan irracional, ineficiente e injusto como el norteamericano, que ha convertido la enfermedad en un estilo de vida y focalizado la atención sanitaria en la medicina reparadora más sofisticada, fraudulenta y cara del planeta, gastando cerca del 20% del PIB en esta área y excluyendo a 50 millones de ciudadanos, potenciales clientes de las clínicas internacionales cubanas y de una próspera industria farmacéutica. Yo no dudaría en afirmar que las grandes corporaciones médico-farmacéuticas están entre los principales responsables de la prohibición de que los ciudadanos norteamericanos no tengan la oportunidad de aprovechar las ventajas que les ofrece el socialismo cubano. Además Cuba es un referente mundial del modelo sanitario incompatible con sus intereses. Tratándose de empresas que financian las campañas electorales y controlan a la clase política, a nadie le podría sorprender.

  6. El tema no es si Cuba esta preparada para una nueva politica norteamericana,todo se ajustara en la medida que cambien las disposiciones de Washington,hasta ahora todo ha sido perjuicios para la economia cubana,los cambios seran bien recibidos de ambos lados y punto,lo irracional quedara en el pasado

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s