¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte II y final: La hora de ni con esto ni con aquello)


 Iroel Sánchez

mascaras

He escrito antes sobre Fernando Ravsberg. Por ejemplo, comenté su cuestionario a Guillermo Fariñaspor los días en que el amigo de Luis Posada Carriles se ufanaba del muy cuestionable Premio Sajárov del Parlamento Europeo. Estas eran las preguntas a Fariñas de nuestro periodista crítico por la época en que acusaba a los medios cubanos de “periodismo adulón”:

  • ¿Como se siente después de recibir este premio?
  • ¿Por qué cree que se lo otorgaron?
  • ¿Qué le parece el papel de la Iglesia Católica?
  • ¿Qué piensas del cambio en la cancillería española?
  • Se acusa al gobierno cubano de estar desterrando a los presos políticos que excarcela ¿Qué cree usted al respecto?
  • ¿Que hará en el futuro?

(Ver el post “Un hombre de talento“). No había el menor matiz crítico para Fariñas pero en esas mismas fechas  Ravsberg comparaba con Torquemada y Stalin a uno de los proyectos más prestigiosos y auténticamente críticos  de la intelectualidad cubana, la revista Temas, y su director Rafael Hernández le respondía desde el sitio Cubadebate.  

Su habitual olfato periodístico y profesionalidad no impidió a Ravsberg ser el primero en reportar al mundo la “huelga de hambre del aguacate” que tanto hizo reír a los  cubanos allá por septiembre de 2012 para luego callar disciplinadamente cuando se supo el escandaloso destape de aquella farsa (#Elagroporlaventana, nuevo éxito humorístico en #Cuba, ¿será censurado? (+ video). Entonces escribió no sin cierto dramastismo   pero sin ningún sentido crítico acerca de aquel acontecimiento que quedará en los anales del humor nacional:

“Entre los huelguistas se encuentran 7 prisioneros políticos y 5 opositores que están en libertad. El caso más peligroso es el de Marta Beatriz [Roque] dado que sufre de diabetes y podría entrar en crisis apenas 48 horas después de iniciada la huelga.

“Sin embargo, la opositora de 63 años pidió que no se le de atención médica ni se la alimente de forma parenteral. Aseguró que la huelga será hasta las últimas consecuencias y que están dispuestos a morir si el gobierno no responde a sus reclamos.”

¿Qué escribe bien? Cierto. ¿Qué ha sabido aprovechar inteligentemente vacíos y errores de la prensa cubana y que no tuviera el predicamento que tiene si nuestra prensa fuera la que debe ser? También cierto. Tan cierto como que, en palabras de Enrique Ubieta, gusta “de poner una de arena, para justificar dos de cal” y a veces, como en este caso, la cal puede quemar.

Lo que ahora buscó contra quienes acudieron desde Cuba a los Foros de la Sociedad Civil en Panamá ya lo hizo con la delegación al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Ecuador (Ver Trampas para blogueros y cartas… ¿para quién?). Pero no han sido estas dos las únicas veces que ha intentado, cual si creyera manejar a los usuarios cubanos de las redes sociales con un ecualizador, regular su comportamiento y enfrentarlos entre sí:

“Cuando -luego del cambio de la política migratoria cubana- se produjo la estampida viajera de los “opositores” que Estados Unidos paga para un “cambio de régimen” en Cuba, el bloguero de Cartas desde Cuba salió en defensa desde el portal BBC Mundo de los viajeros financiados por la política estadounidense, llamando “blogueros progubernamentales” a quienes denunciaron esa maniobra que ya sabemos de qué fue. Entre sus defendidos de entonces estuvo Eliecer Ávila, un personaje al que la sagacidad periodística del corresponsal de BBC hizo tempranamente famoso.”

Gracias a su objetividad, los lectores de Fernando Ravsberg todavía no se han enterado de si los protagotanistas de la “huelga de hambre” de Martha Beatriz Roque y sus acompañantes -dispuestos a morir comiendo miles de calorías diarias- están vivos o muertos. Tampoco han sabido por él que Eliécer Ávila -quien según Ravsberg  “no entendía que se le prohibiera visitar el lugar donde cayó el Che en Bolivia”- ha dado la vuelta al mundo pagado por potencias extranjeras pero aún no ha puesto un pie en el altiplano de los quechuas y los aymaras.

Un comentario de Diego M. Vidal, periodista argentino que fue su colega de la prensa extranjera en Cuba, habla de sus tiempos como corresponsal de la emisora hispana en EE:UU.  TeleMundo:

“…en el 2003/2004 armó una bronca en [el mercado de Carlos III] para que un guardia lo sacudiera un poco y después hizo que su mujer llamara a la prensa internacional diciendo que le habían disparado… toda una mentira enorme que en ese entonces montó para Telemundo de Miami para quienes trabajaba…. varias veces amagó con irse de Cuba pero ahora la juega del buenito”.

Cuando se sintió bien colocado desde BBC Mundo, Ravsberg pasó el límite que sabía no le iban a permitir y puso en escena su salida de allí como un acto de valentía y censura por su posición crítica hacia Estados Unidos ¿No se parece eso demasiado a la dramaturgia de su bronca en Carlos III?¿Por qué no lo hizo antes sino justo cuando desde la BBC ya había posicionado su blog personal con el mismo nombre del que operaba en la corporación británica y estaba colocado como corresponsal del diario español Público, donde refritaba hacia la izquierda sus trabajos en BBC?  ¿Por qué ahora? ¿No era más urgente haber hecho esas denuncias sobre violaciones de derechos humanos por EE.UU. con W. Bush en el poder que con Barack Obama? Pronto sería contratado como editor de OnCuba, un proyecto  que el bloguero de Miami Emilio Ichikawa  caracteriza de la manera siguiente:

“La mezcla de la promoción de negocios con Cuba (y el levantamiento del bloqueo/embargo), con la incursión ocasional en la crítica del régimen político cubano, es el eje de la estrategia editorial de la revista OnCuba, de Hugo Cancio.

“Cancio, que es una persona habilidosa, le ha sabido cazar la pelea al oficialismo cubano cada vez que este ha resbalado en una decisión impopular; por ejemplo: el cierre de los cines 3-D, el cierre de las “trapi-shoping” o los astronómicos precios oficiales con que salieron los autos.

“Esta tercera posición, llamada de “centro” o “moderada”, suele ser en las transiciones la más artera a la vez que la más “exitosa”.

No es su nacionalidad extranjera, sino quién le paga y la coyuntura política lo que condiciona lo que Ravsberg escribe. Siendo la hora de la “tercera vía” en la política de EE.UU. hacia Cuba, Ravsberg creyó encontrar la oportunidad para imponer lo que fue el diseño principal de esa política de cara a la Cumbre en Panamá: si hay diálogo entre los gobiernos de Cuba y EE.UU. debe haberlo también “entre cubanos”, entendido como el diálogo con la contrarrevolución que estos últimos pagan.  Ese era el titular prediseñado, como detalla el historiador Elier Ramírez:

“La noticia que quería fabricarse era obvia: “Panamá como sede histórica de la reconciliación entre el gobierno de los Estados Unidos y Cuba y -de paso- entre los partidarios del régimen y la oposición interna”

Y Elier da en el clavo cuando dice:

“Ravsberg se equivoca cuando trata de contrastar el hecho de que Raúl y Obama sí pudieron dialogar, mientras la delegación cubana a los foros paralelos fue intolerante, incivilizada, expresión del pasado, al negarse a hablar con los enemigos. “En ese contexto regional es un suicidio político proclamar: nosotros no dialogamos con nuestros enemigos”, señala Ravsberg. No sé de dónde tomó la frase; pues al menos yo no la escuché en ningún momento en voz de mis compañeros. Lo que sí se reiteró es que no se dialogaría con mercenarios, que tienen la agenda de quienes les pagan. No son interlocutores creíbles. En su mayoría incluso se oponen al cambio de política iniciado por Obama y al levantamiento del bloqueo.”

Sólo discrepo con Elier cuando afirma “Ravsberg se equivoca”. Ravsberg no se equivoca, él hace su trabajo. Su postura no tiene nada que ver con si hubo más o menos tolerancia con la contrarrevolución en la Cumbre de Panamá sino con la descalificación de nuestro sistema político donde, según él, “no hay espacio para la mayoría de las cubanos”. Previo a la Cumbre de Panamá se  le escapó su verdadera opinión al decir a Harold Cárdenas Lema, del blog La Joven Cuba, en Facebook:

Es que solo va la sociedad civil que apoya totalmente al gobierno y la que lo rechaza de forma drástica. Lamentablemente en Cuba aun no hay espacio para la mayoria de los cubanos que se ubican en medio de esos extremos.”

Harold le respondió desmarcándose de la cómoda equidistancia donde Ravsberg lo quería colocar,

también desde la crítica, como hacemos nosotros… se “apoya totalmente al gobierno”. Estoy orgulloso de ese apoyo, lo que lamentablemente no sea con la dosis de obediencia que algunos esperan. No creo que Guiteras o Mella nos enseñaran a hacerlo de otra manera.”

Gracias a Harold por hacerme imaginar lo que dirían los nada equidistantes Mella y Guiteras de nuestro compañero Ravsberg. Como argumenté extensamente en el post “Cuba: La hoja de ruta y la tecera vía“, con la contrarrevolución visiblemente desprestigiada ante los cubanos hay un plan de construcción de una equidistancia imposible entre los que sirven explícitamente a Estados Unidos y la instituciones de la Revolución, donde deben aflorar los ejecutores de la ¿nueva? estrategia. Es parte del diseño que se hizo previamente a la Cumbre de Panamá y fue expuesto poco antes y argumentado en El Nuevo Herald de Miami: ni muy rápido ni muy despacio, ni cambios exclusivamente económicos ni exclusivamente políticos, ni “oficialistas”, ni “disidentes”…

Por qué Ravsberg -en vez de llamar a un diálogo entre asalariados de EE.UU. y patriotas cubanos, haciéndolo equivaler con el sostenido entre Obama y Raúl- no dice que el presidente Raúl Castro expresó en la Cumbre del ALBA en Caracas sobre la participación de los revolucionarios cubanos en Panamá:

“La sociedad civil cubana será la voz de los sin voz y desenmascarará a los mercenarios que presentarán allí como sociedad civil de Cuba y a sus patrones.”

Sus elogios a Raúl, seguidos de sus ataques a la delegación de la sociedad civil cubana a Panamá, como sus alabanzas al compañero Díaz Canel -dignas de aparecer en la revista Corea hoy-, seguidas de sus cuestionamientos al Departamento ideológico del Comité Central del Partido que éste atiende como Miembro del Buró Político, ilustran el equilibrismo del que sabe nadar y guardar la ropa.

Creo que sí, que debemos revisar autocríticamente el funcionamiento de nuestra prensa y particularmente el manejo que hicimos de las posibilidades de internet para la comunicación política en un escenario tan complejo como los Foros paralelos a la Cumbre de Panamá, a la que salvó de cualquier distorsión  la estelar e incensurable intervención de Raúl en la reunión de presidentes, pero no siguiendo el dictado de quien dista de compartir nuestros objetivos.

Dos comentarios en Cubadebate al texto de Elier replicado allí dan, desde una perspectiva comprometida con la verdad, el rumbo para lo que debemos mejorar:

Maria Jimenez dijo:

Mas claro ni el agua. Lo unico que te falto para estamparlo fue poner los vinculos a los datos que refieres, como los videos en youtube o los tabloides o entrevistas. Una idea, si ya sabemos que la prensa esta para el show y que va a sesgar u ocultar la informacion que le damos por qué no grabar nosotros mismos esa informacion en el momento que se la damos y luego publicarla nosotros mismos en youtube, blogs, o canales similares. Quiero decir, qué tan dificil puede ser que cuando uno de nosotros este dando una declaracion, otro este grabandolo aunque sea con un telefono y luego no importa si los medios intentan ocultarlo, nosotros mismos lo publicamos. Hasta sin editar, vaya. Ahora mismo, esas mismas provocaciones que expones, las cosas que hicieron, que sucedieron, tu mismo dices que la prensa estaba alli, de antemano, presta para coger lo que “iba” a pasar y como no pasó nada, pues no se enteró nadie. Bueno, pues por qué no hacer lo mismo nosotros? Vamos a grabar lo que en realidad sí paso y lo ponemos en el aire.

joseantonio dijo:

Elier: Gracias por tu artículo, muy esclarecedor. A los demás foristas comentarles que el Sr. F. Ravsberg no es ningún improvisado, es un buen periodista, solo que trabaja para medios que adversan a Cuba, por lo que, si pretende cobrar, otra cosa no puede escribir.
Coincido con María Jiménez, hay que ser proactivos. Nuestros medios y sus periodistas deben ser dotados de más independencia, poder de decisión y responsabilidad sobre su política editorial, para que tomen sus riesgos, estén siempre a la ofensiva y no a la riposta, pues cuando desde otros medios nos tergiversan los hechos, cuesta más trabajo realizar el control de daños.
Eso lo saben muy bien los periodistas extranjeros y, sobre todo, los que ejercen su profesión desde nuestro país.

Repito que como sugirió hace algún tiempo  El heraldo de Cuba, en un post titulado “Mami, ¿qué será lo que quiere Ravsberg?“: “una lectura avisada de sus posts revela que más que “Cartas desde Cuba” se trataría de “Cartas a los cubanos”” con los ingresos, los recursos y el posicionamiento que le ofrece su labor para un medio extranjero.

Fernando Ravsberg no puede ser para nada una víctima de los jóvenes que han sido descritos por él en equivalencia con terroristas, asesinos y asalariados de EE.UU. y a quienes cuestionó su representatividad:

 “¿Entonces a quién representan esos dos grupos que aparecieron en Panamá a nombre de la “sociedad civil cubana” y terminaron dando un lamentable espectáculo de provocaciones, insultos y golpes, el cual recorrió el mundo empañando la imagen de la nación?

“Por parte de Cuba fueron dirigentes de organizaciones de la sociedad civil, los cuales desconozco cómo se escogieron. Lo que sí quedó muy claro es que no representan el espíritu mayoritario de la sociedad, aunque sean representantes institucionales.”

En todo caso sería víctima de sí mismo, de sus manipulaciones e intereses. Deberíamos preguntarnos si quienes fueron víctimas de semejante insulto no pueden contestar y tratar de establecer respetuosamente la verdad sin que caiga sobre ellos la acusación de ser cazadores de brujas. Muy mal andamos y peor estaremos si pedimos a nuestros jóvenes que callen cuando la calumnia se lance sobre ellos y las instituciones que le confian su representación.

Ellos no han golpeado a nadie ni dicho ninguna mentira sino que han intentado establecer la verdad escamoteada sobre lo ocurrido en Panamá y como dice Paco Ignacio Taibo II en su excelente serie para TeleSUR son, en esta disputa, “Los nuestros”.

Ravsberg, creo yo, no es nuestro compañero. Aunque tal vez sí lo sea de otros, los que antes de la Cumbre de las Américas ya andaban diciendo, como él,  que aquí “no hay espacio para la mayoria de los cubanos”. Es curioso, cuando el ecuatoriano Rafael Correa decía en Panamá -recordando a José Martí– “ha llegado para América Latina la hora de su segunda independencia”, algunos creen que para Cuba es el momento de “ni con esto ni con aquello”.

Sobre lo ocurrido en Panamá, además de los escritos de Elier Ramírez (“Una respuesta Ravsberg”y de Yoerky Sánchez (¿Ravsberg se va con la primera bola?) se pueden leer los textos publicados en este blog: 

82 pensamientos en “¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte II y final: La hora de ni con esto ni con aquello)

  1. Saludos, ¿Por que te abrogas esa pregunta: quienes son nuestros compañeros? tu eres solo un empleado? interesante que expliques a tus lectores a quien representas? hazle caso a Silvio, el necio, el si sabe! pasa la pagina o perderás lectores!

      • Iroel, Fernando Ravsberg es el clásico camajan del periodismo. Ha sabido vivir de los mejor del capitalismo y el socialismo cubano en nombre del “buen periodismo”, al final nadie se acordará de él, y lo que sí lo hagan solo recordarán a aquel Uruguayo que se olvidó de ser lationoamericano, para ser británico hasta que la BBC lo expulsó. Al final su familia ha sabido vivir la seguridad de Cuba, su hijo la escuela y aprovecharse de los errores en nuestra política comunicacional. Ravsberg, es feliz y es de los camajanes que saben sacar provecho de cualquier sistema político en nombre de la libertad de prensa.
        Saludos Iroel.

    • Iroel representa la opinión de la mayoría de nuestro pueblo. Si eso no alcanza, también la de muchos hermanos latinoamericanos y de otras latitudes.

      • isidro tu hiciste una encuesta en las provincias de Cuba y en países latinoamericanos, que mala costumbre tenemos de hablar en nombre de los demás..
        Saludos

      • MUY ESCLARECEDOR IROEL: Los que estamos con el escudo o sobre el escudo, sí sabemos y sí conocemos el papel de Ravsberg y también de otros que van y vienen y no tienen definido en que bando están.
        Los hombres van en dos bandos los que aman y fundan y los que odian y deshacen,

      • No Iroel. Eso es lo que haces tú. Y a muchos, por suerte, no nos importa que no sea cubano. Lo importante son las ideas que plasma y el buen periodismo que hace.

      • Excelente periodismo: anuncia huelgas de hambre hasta la muerte y nunca nos enteramos que subieron de peso, viajes a Europa buscando Bolivia, etc. No sigo porque la lista es larga.

        Saludos.

  2. Muy interesante lo escrito por Iroel. Hay criterios y criterios.
    Lo que diga Emilio Ichiwaha es al final igualmente su criterio, no es santa palabra, por cierto en relación a este tema posteo hoy ” Hazte Rey” http://eichikawa.com/2015/04/hazte-rey.html
    Y La Joven Cuba ha entrevistado generosa y largamente al periodista Fernando y de alguna manera coinciden en algunos puntos de la “tercera vía” http://jovencuba.com/entrevistas/entrevista-a-fernando-ravsberg/
    También es bueno recordar sus “encuentros con Fidel” e hizo un artículo con relación a esto un poco pretencioso que se titula “Encuentros y desencuentros con Fidel”. http://www.bbc.co.uk/blogs/legacy/spanish/2008/02/encuentros_y_desencuentros_con_1.html
    Con todo, el debate es necesario, sin caer en el infantilismo de la perestroika de Gorbachov.

  3. Muy esclarecedor, Iroel. Ayer pudimos ver en la Mesa Redonda el famoso video de la bronca en el parque frente a nuestra embajada y escuchar a varios de los miembros de nuestra delegación, hoy continúa y habrá mas claridad de lo ocurrido. Bienvenido el debate, lo necesitamos, tanto como las aclaraciones necesarias para caracterizar bien a los de la “tercera posición”. En momentos como estos vale la pena recordar a Vladimir Ilich Ulianov, Lenin.

  4. Felicidades, Iroel, por tu EXCELENTE análisis con esto que acabas de escribir. Realmente me he quedado muy sorprendido con este artículo, sobre todo por la cantidad de fuentes tan valiosas que citas y que yo no conocía. Debo confesar que la mayor parte de los textos que me he leído de Fernando Ravsberg no me daban la imagen que ahora estoy mirando. Es natural, no acostumbro a leerlo, salvo cuando alguien me ha llamado la atención sobre determinado escrito. No conocía, quizás por falta de tiempo o por poco destaque de la noticia, el demoledor artículo del director de la revista Temas contra las posiciones de Ravsberg, o el tuyo sobre el Festival de la Juventud en Ecuador. En estos días he mirado el blog de FR y me ha llamado mucho la atención el destaque que le da a las distintas figuras que han salido a defenderlo en distintos comentarios dentro del blog de Silvio. Tu artículo debía llegar a Silvio, a Guillermo, a Amaury, ser ampliamente divulgado. En fin, amigo mío, con trabajos como este que has hecho ahora debía quedar definitivamente desenmascarado -que no linchado, como él quiere hacer ver a los cubanos- este señor que nos acompaña desde hace un buen tiempo con el propósito, tal vez, de oficiar en el complejo momento actual como el mejor referente ya afincado entre nosotros de “objetividad, buena dirección y ejemplo de la honestidad y la valentía” con que los cubanos debemos enfrentar la situación actual de nuestro país. Esperemos que los equivocados en su defensa se den cuenta de ello, esperemos también que nadie sostenga el sitial que este hombre ha querido alcanzar y esperemos igualmente que el propio Ravsberg, si es que tiene con que refutarte, defienda sus actuaciones y su verdadera estancia entre nosotros. Me ha resultado triste a estas alturas escribir este comentario, pero nunca es tarde para destacar el compromiso que debemos alimentar con nuestros compañeros de lucha y contra aquellos que puedan pretender dividirnos y ahogarnos en confusiones que reiteran cualquier posible división entre nosotros.

  5. Rasberg nunca valio la pena, facilmente se le leian la intenciones de tratar de
    pasar por lo que no era. y ahora sihue con lo mismo.

  6. Que el periodista viva en Cuba y que tenga familia cubana no lo hace compañero porque realmente no nos acompaña, no es uno de los nuestros como demuestra su sesgada producción periodística. Donde está la “fuerza concentrada, colérica, expectante” y el anhelo sagrado que nos impulsa a ¡rendir montañas y amasar estrellas!, allí es donde están nuestros compañeros, vengan de donde venga como ha quedado claro en la historia cubana con verso y sin verso.
    Por otra parte, criticar en estas circunstancias no es solo un derecho, sino un deber. La simpatía, cariño y aprecio por alguien que sí ha acompañado mi vida, no puede impedirme decir lo que pienso aunque me duela.
    La visión de Ravsberg puede estar desenfocada intencionalmente o no, es su derecho pensar como quiera, pero sus imprecisiones personales resultan ideas manipuladoras de la realidad que no se pueden dejar pastando en paz, sino que hay que desmontarlas con argumentos ciertos y verificables como se hizo oportunamente. Es otra manera que tenemos los compañeros para sacudir al gigante de Villena, en esta otra época donde hay tanto por hacer. Eso es ético y es lo justo. Dejar de hacerlo es todo lo contrario.
    Tildar de pandilleros a los periodistas comprometidos con responder a su colega para el bien público y para que él mismo considere con honestidad otros puntos de vista en su propia percepción crítica, es una falta de coherencia con la postura de evitar descalificaciones inmerecidas; mandarnos a todos a releer discursos para interpretar lo evidente, es una falta de respeto, sobre todo cuando uno mismo parece que debe darles otra ojeada.
    Me encanta la ironía bien utilizada, por eso independientemente de que se quisiera o se pudiera transmitir más información del evento, no comprendo la trampa a la inteligencia de nosotros los mortales que pueda haber en denunciar las intenciones y acciones provocadoras que enfrentamos en las actividades colaterales de la Cumbre. ¿Fueron acaso una mentira desde adentro para simplones que solo funcionamos con destellos maniqueos?
    Gracias a la gente que no ha renunciado a su ideología de revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, es que yo nunca tendré que decirle a la esposa de nadie que mi marido fue asesinado porque el suyo llamó a la violencia. Por suerte, no necesitaré el reconocimiento a mi serenidad ni decencia ante el dolor.

  7. Muy instructivo Iroel. Entre tanto escrito que ha corrido acerca del tema, tu artículo tiene el valor más importante: es útil. Vale la pena leerlo; mejor digo: estudiarlo.

  8. Todos tenemos que vivir de algo, cobrar es la única forma de pagar. Por ejemplo yo vivo de un retiro, después de cuatro décadas de labor. Ya que tanto se habla de quien paga a quien. Yo solo tengo una pregunta: ¿a usted quien le paga Iroel?

      • Y con solo eso vives, y alimentas a tu familia? viviendo en la Habana? Con un salario de 30 dolares?

      • Toni loco me imagino que el 58 no sea el año de nacimiento tuyo porque a la verdad que das unas muelas de secundaria, no se como Iroel tiene la paciencia de contestarte… que punto quieres dejar claro?
        Saludos

  9. Buenas Iroel… como ya lo comenté en el blog de Silvio, en su entrada “MI sincera opinión”, lo comento igualmente aquí, teniendo en cuenta que va con el tema en cuestión:
    Comentario enviado al blog de Silvio: Segunda Cita
    http://segundacita.blogspot.com.es/2015/04/mi-sincera-opinion.html?showComment=1429535529976#c530684836020660970

    Buenas Silvio, puede que después de tantos comentarios te sea un poco difícil llegar al mío; no importa, dejo mi opinión al respecto. Lo hago por el inmenso respeto que le tengo a tu obra y a esa contribución imperecedera que quedará en el corazón de nuestros pueblos cuando pasen los siglos.
    No he tenido nunca la suerte de conocerte personalmente (Ojalá algún día tenga esa suerte de darte un apretón de manos, y si se puede un abrazo) y creo que en tu blog nunca he realizado comentarios, aunque lo leo regularmente. Siempre hay una lección que se puede alcanzar.
    No se puede ignorar lo trascendental del encuentro entre Raúl Castro con Barack Obama, en paralelo a la Cumbre; así como el poner en la práctica las enseñanzas de Ernesto Che Guevara y Fidel Castro_ quienes, además, siempre dejaron claro que con el imperialismo, ni un tantico así (¿Cómo, entonces, hacerlo con sus secuaces?). Estoy plenamente de acuerdo que es de gran necesidad revolucionaria asimilar las palabras de nuestro Presidente en el cónclave; quien, por cierto, no se arrodilló a la frase de Obama: “No vivamos del pasado” (muy común por quienes defienden un sistema muy manchado en sangre) y puso sobre la mesa del debate toda una mesurada y resumida lección de historia… sin “injurias y chirridos”, con esa “serenidad” que hace falta, con inigualable “lucidez” para “no caer en actitudes que son trampas a la inteligencia”.
    Esto me lleva a la conclusión que por muy divergente que sea la opinión de una persona, sin faltar el respeto (como ha sido el caso de quienes desacuerdan con Ravsberg) hagan llegar su oportuna crítica a la falta de seriedad, al simplismo. No hay linchamiento a Fernando Ravsberg ni a todo su trabajo; de las críticas que he leído, hasta ahora, todos se han pronunciado con gran valoración a su obra y experiencia en la profesión. La crítica ha estado dirigida al desmontaje de su artículo sobre el encuentro, desafortunado, de quienes fueron representando a nuestro país con aquellos que fueron bajo el paraguas imperialista, con el deseo de ocasionar nuevamente daño, de ofender y agredir, de manipular y mentir… otra vez más a nuestro país, nuestro pueblo, nuestra historia.
    “Más allá de las imprecisiones que pueda haber en el escrito sobre la confrontación de la sociedad civil enviada por La Habana y la fletada por Miami”, Ravsberg ha dicho, por lo que aseguras, lo que “muchos piensan”; como de igual manera muchos otros, como yo, pensamos diferente, lo vivimos diferente, lo vemos diferente y por eso criticamos su artículo en consecuencia… sin “injurias y chirridos”, con esa “serenidad” que hace falta, con inigualable “lucidez” para “no caer en actitudes que son trampas a la inteligencia”.
    Ernesto Che Guevara y Fidel Castro nos han mostrado siempre el camino de la autocrítica, cuando hay razón para ello, por respeto a todos los que nos rodean (incluso al enemigo); pero también nos mostraron que las “imprecisiones” frente a quienes intentan señalar un resultado sin ajustarse al pasado y a la realidad de los hechos, de pasar por alto (con pura negligencia) una simple “imprecisión” de quien en reiteradas ocasiones ha incurrido en ello como un mero coqueteo, merecen sujetarse a la crítica.
    Esa actitud hipercrítica hacia la realidad cubana, en muchas ocasiones timorata con quienes nos han dado de golpes en el transcurso de nuestra historia, es parte de los que esos “fabricantes de obtusos saben convertir en banderolas a imitar, incluso en otros ámbitos, para complicarlo todo más”… y eso ofende, agrede, insulta, nos encrespa y merece rotunda respuesta.
    Comprendo que podamos sostener preocupaciones e insatisfacciones con nuestra prensa, siempre imperfecta; pero quienes señalaron las “imprecisiones” a Ravsberg no sobrevaloraron a la prensa cubana ni la citaron en sus críticas… no es decir que Ravsberg es malo y la prensa cubana buena… es tramposo ligar cosas.
    Confirmo que a quienes he leído, extendiendo su sincera crítica al artículo de Ravsberg, no han hecho mención de su nacionalidad; pero sí de la experiencia del mismo en la profesión. A mi opinión personal, el mencionar un hecho con si fuese un problema general, es como encerrar a todos, sin respeto alguno, en el mismo saco a los buenos y a los malos; lo cual también encuentro tramposo… dígase buenos, quienes ha sido respetuosos con su crítica y malos quienes se han ceñido incluso a una crítica discriminatoria por la nacionalidad de Fernando Ravsberg.
    Por lo demás, suscribo, una vez más, tus propias palabras: “Nuestra América no es una frase retórica, sino sangre de un mismo cuerpo que corre por nuestro continente, por nuestra Historia, con la hermandad como fundamento y destino.”
    Un fortísimo abrazo.

    Viendo que en la respuesta de Silvio mostró su desacuerdo con mis palabras; opté por darle un segundo comentario:
    http://segundacita.blogspot.com.es/2015/04/mi-sincera-opinion.html?showComment=1429543600471#c3369556216649920617
    Hola Silvio; te aseguro que mi percepción sobre tu persona tiene la misma altura que el valor de toda tu obra junta, multiplicada por mil… y repito que ojalá la vida me dé ese premio de estrecharte la mano. Te agradezco la deferencia por la publicación de mi comentario; aunque mi intensión no es la publicación en sí, sino hacerte llegar mi opinión personal. Te aseguro que en ella no hay intensión de ofensa alguna y si eso te ha parecido, de todo corazón te extiendo mis disculpas sinceras.
    Es natural no coincidir, cada persona tiene su opinión y nunca es exactamente igual al de otra; aunque puede que coincidan en principios.
    Deseo y espero que las críticas a las que haces referencias y que han sido dirigidas a Ravsberg no sean con ese objetivo que mencionas; más bien poner lo que sea correcto. Yo también he extendido en alguna ocasión mis críticas a Ravsberg en su blog y no soy periodista, no pertenezco a colla alguna y no tengo intensiones de propinarle “patadas”; aunque sí extenderle mi desacuerdo en algunos aspectos que acostumbra a esbozar u omitir en sus artículos… quizás cuestiones que para muchos no pasan desapercibidos.
    No espero de ti el silencio, cuando hasta en tu poesía eres directo y hablas con el corazón al mundo… todo lo contrario, por eso visito tu blog y me apego, como ya mencioné anteriormente, a las enseñanzas que siempre se pueden encontrar.
    Un abrazo fortísimo.

    Por tanto, en mi criterio, apoyo los escritos de Yoerky y Elier, más los expuestos por Iroel en sus entradas.

  10. Además, dando seguimiento al tema en casi todos los sitios que se están tocando; visito una vez más el blog de Fernando y encuentro la entradas: Pongámosle alegría al debate: “John Wayne frente a una tribu de indios Sioux”
    A la misma respondí a Fernando:
    Aunque esperaba un poco más de civilización, tengo que decir que no me sorprendió el leer un artículo como este en tu blog, Fernando. Aun con la esperanza puesta en la confianza que deposita Silvio en ti… que no sé por qué extraña razón te ha visto sólo y pateado hasta el linchamiento… pero cada cual con sus imágenes en su cabeza.
    Sin ser periodista ni conocer a ninguno de los que han criticado tu artículo sobre “la sociedad civil en Panamá” (excepto Iroel, con quien una vez me pude hacer una foto, muy a pesar de no ser de sus allegados, sino a un fortuito que conoció en un perdido día del almanaque), te confieso que soy uno de los comentaristas que en el blog de Silvio Rodríguez dejé plasmada mi opinión contrariada por tu escrito.
    Te agradezco, muy a mis pesares, que nos compares con aborígenes, los Sioux, que desde Hollywood no los pintaron siempre como salvajes pintorescos y plumados en la cabeza, porque sin tener accesos a la llamada civilización, encontraron el no rechazar la confrontación para defender lo que les arrebataban famosos y no tan famosos pistoleros. Muchos de ellos, aunque no trabajaban directamente para el propósito expansionista del gobierno que los representaba, indirectamente también se creyeron con el derecho de expulsar a comunidades autóctonas de sus territorios.
    Al menos los Soiux defendían su tierra, su cultura, su pueblo, su existencia y derecho a la convivencia que les negaron y aún, por momentos, les niegan.
    Por eso, tanto yo que me siento aludido por mi crítica, como la de los compañeros que no vieron en tu artículo un milímetro de acercamiento a la verdad que experimentaron ellos en situ (que no fue tu caso); prefiero que me compares con un Sioux… por lo menos defendemos nuestros principios y todo aquello que nos identifica y concierne a nuestra historia y verdad; aunque con este símil al estilo hollywoodense nos compares con “salvajes incivilizados”.
    Cada cual tiene su identificación. Eso, aun con “alegría”, destila desde el interior. Por eso me alegro no parecer un John Wayne (the Duke) con esa apariencia de narcisista con aspecto de tipo rudo y, como se sabe, mantenía una postura política conservadora y de apoyo al anticomunismo.
    No sé, por el consejo que te aporta tu cercano Siro4el, si la postura de Pablo te podrá “ayudar” para salvarte no sé de qué, o si el mercenario Yusnaby podría embarcarte (cubanamente dicho). Al menos, creo que por respeto al apoyo que te brinda Silvio (aunque no estoy de acuerdo con él en esto), encuentro desatinado escritos como estos, con descalificativos al estilo: lo digo riéndome, pero lo digo.
    Cada cual es un mundo y se representa a sí mismo como es, sólo recordarte que, aunque John Wayne “se bastaba sólo” para abatir a tiros a una tribu completa de indios (por eso no entiendo porque Silvio te ve en el suelo y pateado), no por ello la historia le dio la razón al expansionista sistema que representaba este personaje.
    Ahora, piensa, si así lo deseas, entre risas; pero piensa.

  11. A mi comentario, Fernando me dio la siguiente respuesta:

    Gustavo, espero que hayas entendido que la entrevista de los Sioux es falsa, la hizo un jodedor cubano al que ni siquiera conozco. Mejora tu sentido del humor hombre!. Por lo demás te agradezco que expreses su desacuerdo con tanta corrección, así siempre podremos entendernos, aunque no estemos de acuerdo. Lo más importante es que gracias a este debate ya sabemos que no todos los cubanos creen que lo de Panamá estuvo correcto. Un abrazo.

    En consecuencia con su respuesta, le hice llegar con la misma rapidez, la mía:

    http://cartasdesdecuba.com/pongamosle-alegria-al-debate-john-wayne-frente-a-una-tribu-de-indios-sioux/#comment-65282
    Ravsberg, este es el tercer comentario que hago en tu blog, el anterior fue el segundo. Por lo general, salvo muy muy muy raras excepciones, prefiero ser cortés hasta con el enemigo… la cuestión a la que le doy importancia no es si es cierta o falsa, sino lo que de ella se puede sacar… y que al final, por muy risueña que parezca a tu opinión y a la de ese cubano que no conoces, está publicada en tu blog y lleva un significado más allá de lograr una sonrisa; de lo contrario, no soy yo el del problema y lo demás lo veo como hipocresía.
    De todas formas, te aseguro que he visto chistes mejores en cuestión a contenido, y eso que mis amigos me dicen que soy muy risueño.
    Como todo en la vida de lo que se desea ver como correcto o no, depende desde el ángulo que se le quiere ver: algunos prefieren verlo de frente y sin coqueteos, otros con una timorata actitud y a 180º horizontal para evitar que le salpiquen. Yo me encuentro dentro del primer grupo que menciono.

    • no pe parece correcto ir repitiendo de blog en blog lo mismo, ya que creo que pierde algo el contexto que origino dicho comentario, por ejemplo en aquel yo di mi opinión después sobre el su comentario.
      Saludos

  12. La Polilla Cubana ofreció un enlace en Segunda Cita, que quisiera compartir en tu blog. A mí, me conmovió.

    Crónica de Panamá (I y II)
    Por Heriberto Feraudy Espino

    “En la loma del Jobito,
    donde el hierro se fundió
    Antonio Maceo gritó:
    machete que son flojitos,
    machete que son flojitos
    machete que son flojitos

    Y al ritmo de esa melodía avanzábamos sobre los oscuros provocadores.”

    Y, en otra parte de la crónica

    “… Fue entonces cuando aquella sala se estremeció con el grito latinoamericano: ¡Que se vayan! ¡Que se vayan! Y Vivas a Fidel, Chávez, Raúl, Maduro, Correa. Eran voces de ecuatorianos, venezolanos, mexicanos, chilenos, nicaragüenses y cubanos, entre otros que después de haber exigido el dialogo entre los verdaderos representantes de la sociedad civil latinoamericana, ahora reclamaban con más fuerza la expulsión de quienes eran considerados mercenarios y vende patrias. Ante la fuerza de la razón, los farsantes y farsantas allí presente no tuvieron otra alternativa que abandonar  la sala.”

  13. Reblogueó esto en El blog de La Polilla Cubanay comentado:
    ¡Pintaíto, cará!! “¿Qué escribe bien? Cierto. ¿Qué ha sabido aprovechar inteligentemente vacíos y errores de la prensa cubana y que no tuviera el predicamento que tiene si nuestra prensa fuera la que debe ser? También cierto. Tan cierto como que, en palabras de Enrique Ubieta, gusta “de poner una de arena, para justificar dos de cal” y a veces, como en este caso, la cal puede quemar”

  14. Estoy de acuerdo con usted. Yo creo que en día existe en Cuba un grupo de personas que, inconcientemente o a exprofeso pretenden hacer un análisis de la realidad cubana intentando quedar bien con dios y con el diablo. Es lo mas parecido al promulgado fin de las ideologías, por supuesto no definir una linea de pensamiento concreta les permite estar en el punto medio, ese donde estan los amigos de todos, los que le caen bien a todo el mundo. Los que no podemos caer en la trampa son los que leemos. Y hay que entender que detras de cada opinión, detrás de cada escrito esta implicitos las características de clase del escribidor.

  15. Iroel, lamento que aun exista quien un sentido de amistad, o el deslumbramiento ante la pericia, esta es innegable, de un periodista como Ravsberg, el cual tiene un olfato desarrollado para saber hacer, y hacerse, noticia canten loas a su imparcialidad.
    No pretendo ser un cazador de brujas, menos con Silvio, a quién siempre he admirado y seguido desde mi infancia, cuando muy pocos lo seguian, pero no creo que se trata de ver las cosas en blanco o negro, se trata de que no se puede sentar nadie en la cerca de la imparcialidad a ver cometer una injuria, pues se sería parte de ella. Y como recordé en otros blogs, la presencia de aquella basura ante Martí era una afrenta, solo recordar el poema Por la tumba del cortijo, mejor explicación de la opinión de Martí sobre los traidores es dificil. Al menos yo, que me considero razonable y no muy adicto a violencias no me podría quedar impasible, y pensaría en el “bofetón” al traidor.
    En lo personal no nos conocemos, pero creo tenemos un amigo comun que me vio nacer, Chang,
    Saludos y mis respetos

  16. Gracias Iroel, creo que en medio de todo lo que se ha escrito y dicho en estos días acerca de este tema, tiene un valor extraordinario este análisis tuyo, que no me sorprende, por supuesto. Di una opinión en estos días sobre los planteos últimos de FR sobre nuestra representación en el Foro de la Sociedad Civil en Panamá y alguien respondió medio ofendido, lo dije a mi manera, claro, pero la esencia está en este escrito tuyo. Ubieta lo había dicho antes también: refiriéndose a Ravsberg decía “…aunque a veces juegue a estar y a no estar, y guste de poner una de arena, para justificar dos de cal… y demostrara después que o no leyó nada o no sabe leer, o manipula a su antojo lo leído (http://la-isla-desconocida.blogspot.com/2011/05/la-extrana-confusion-de-ravsberg.html). Más claro ni el agua.

      • No es “pensamiento”. Pensamiento es lo que las personas tienen en su cabeza, esto es autonomía de las instituciones y los medios de comunicación, muy lejos del cuadro que el propio Ravsberg pinta de las instituciones cubanas y de la prensa. Casa de las Américas es una insitución emblemática de la Revolución y Juventud Rebelde es el segundo diario del país, perteneciente a la Juventud Comunista.

      • Lo cortez no quita lo valiente o lo valiente no quita lo cortez.
        A propósito de Lenin (ayer no pude comentar mas),fue un mordaz crítico de lo que hoy llamamos “tercera posición”. Sus ideas no están muertas ni mucho menos, a pesar de las barbaridades de Stalin, de los errores de muchos dirigentes soviéticos, de la Perestroika y las traiciones, y los embelezos de algunas “izquierdas”. Enseñó a pensar y su relectura nos invita a reflexionar en estos tiempos complejos, y sobre todo a la acción en la teoría y en la práctica del socialismo en el siglo de una aplastante revolución científica y técnica, de las enfermedades emergentes y re emergentes, del hambre y la miseria de dimensiones avergonzantes, a la par de hazañas increíbles en los deportes, de desarrollo cultural, de las comunicaciones, aunque paradógicamente, en este preciso momento estén muriendo cientos y miles de personas que dejaron este mundo sin saber siquiera qué es Internet o cuál es la última canción de Shakira o la película que ganó el Oscar,. Cualquier parecido con el gigante que aún nos guía no es pura coincidencia.

  17. colega, todo esto debiera ser del conocimiento de más personas, para que de una vez y por todas se sepa que Fernando es un camaleón que va por donde sopla el viento, y responde a líneas que le dan ganancias. Por otro lado debiéramos aprender, también de una vez y por todas, que tenemos que dar primero y adelantarnos a lo que ya está pensado. Como siempre muy esclarecedores tus trabajos

  18. Iroel, el asunto tuyo no es con Ravsberg. A lo que en realidad le has tendido la trampa es a On Cuba. Ya usaste al joven e inteligente periodista Carlos M. Alvarez, quien tambien escribe en esa publicación. En ambos casos deslizas una velada critica a la revista. Como policia, eres el mejor.

  19. No me interesa defender ni atacar a Ravsberg. Solo hablaré del despectivamente mencionado “ni con esto ni con aquello”. Las posiciones ideológicas de los cubanos no pueden clasificarse solo como a favor de la revolución o en contra. Hay muchísimas posiciones en el medio. Está incluso el que le da lo mismo siempre que viva bien. Hay gente que quiere el bienestar del país pero no están de acuerdo en la forma en que se hacen las cosas y eso no quiere decir que apoyen los intereses de EEUU. No reconocer esto es ihnerente del centralismo que vivimos y nos estanca.

    • Hay dos cosas que han unido a los cubanos a lo largo de la historia y l Revolución ha llegado hasta aquí en medio tantos obstáculos ajenos y propios porque ha sabido encarnarlos y unir a las mayorías alrededor de ellos: Independencia nacional y justicia social. Eso no quiere decir que no existan desacuerdos, críticas y diferencias.
      Pero colocarse equidistante, igualando asesinos, terroristas y personas a sueldo de EE.UU. a quienes defienden la Revolución es otra cosa y me hace recordar a mi amiga Ángeles Diez:

      “La equidistancia es sin duda un refugio ideal para las buenas conciencias y tiene la ventaja de la ambigüedad que permite posicionarse en un lado o en otro según discurran los acontecimientos. Se trata de una falsa simetría que coloca en el mismo plano al agresor y al agredido.”

      • Precisamente el problema es que personas con “desacuerdos, críticas y diferencias” no se sintieron representadas por los que vinieron de la Habana y mucho menos por los que vinieron de Miami. Si la revolución no logra ser más convincente la fruta se madurará para mal del pueblo cubano.

      • Yo tengo desacuerdos, críticas y diferencias y suscribo punto por punto lo que escribieron Elier, Yosvani, Esteban Morales, Fernando Martínez Heredia, el Reverendo Raúl Suárez que allí estuvieron. Ellos fueron consecuentes con lo que decía Antonio Gramsci: “Odio a los indiferentes. Creo que vivir quiere decir tomar partido. Quien verdaderamente vive, no debe dejar de ser ciudadano y partisano. La indiferencia y la abulia son parasitismo, son bellaquería, no vida. Por eso odio a los indiferentes”.

      • Por Dios, o por Gramsci! Mas respeto a ese prestigioso pensador marxista! Bush, lamentablemente porque fue presidente del país mas poderoso de la Tierra, se creyó tener un mandato divino y dijo e hizo tantas barbaridades que no vale la pena ni mencionarlo en una discusión como esta. Yo también disiento de lo que considero está mal, pero no vendo mi alma al diablo, ni pretendo ser neutral o adoptar una “tercera posición”. Apruebo ser autocrítico y aprender las lecciones de nuestros propios errores, pero el mas grande error que pudiéramos cometer es dialogar con mercenarios, asesinos, y aquellos que promocionan la coquetería con los nuevos anexionistas.

      • El dialogo con los pagados por EEUU no es una opción pero la realidad es muy compleja como para tener ese pensamiento binario. La unanimidad es imposible y hay mucha gente que no se sintieron representados porque en la práctica los cubanos no tienen poder sobre las desiciones del estado. Lo que ha llevado a la falta de motivación y que las cosas se hagan por cumplir o por pena. Me parece que no tengo que mencionar algunas organizaciones en la que esto se ve claramente.

      • Dime en qué otro país del mundo la mayoría de las personas debate el programa económico del gobierno y lo modifica utilizando “esas organizaciones”.

  20. La complejidad no nos puede cegar, ni los problemas que nos golpean, pero nada justifica el coqueteo o el romanceo con los que no quieren perfeccionar nuestra sociedad, sino entregar la Patria a un poderoso, aún el mas poderoso, por desgracia.

  21. Dejé de darle responder porque se estaba poniendo muy chiquito el espacio. Bueno, aquí van unos ejemplos:
    -precio de los carros multiplicado por 8 y más
    -restricciones de la aduana para importaciones hechas por personas naturales
    -tasa de cambio en el mariel de 10X1
    -tasa de cambio en el resto de las empresas extrajeras de 2X1

    Estos son temas que han creado mucho descontento entre la población y ni siquiera se ha dado explicaciones, solo el silencio.

    • La población que en su mayoría puede comprar carros a 1×1, pasa por la aduana el 90% sin pagar y se contrata en gran medida en empresas extranjeras. ¡Esos son los problemas que tiene la población en Cuba!!!!
      No lo vayas a decir a las poblaciones de cualquiera de los países del entorno de Cuba, se van a reír de ti

      • No sé si te equivocaste escribiendo pero no entiendo tu comentario.
        -Mucha gente no puede comprar los carros aunque estén al 1×1 pero subir el precio como si fueran carros de lujo es injustificable. Ahora son menos los que pueden comprarlos.
        -En vez de autorizar las importaciones con carácter comercial con un impuesto justo a personas naturales se restringió aun más las importaciones no comerciales. Así que ahora en vez de tener una vía de aliviar la escacés y lo que hay es más contrabando, corrupción y subida de precios en el mercado ya no tan negro.
        -El estado creó una empresa intermediaria (parásito) para la negociación y pago de los trabajadores cubanos de empresas extranjeras. Además cambia de manera arbitraria la tasa de cambio afectando al trabajor. Lo que trae como consecuencia que el trabajador recibe un pequeño porciento del salario real que paga la empresa.

        En pos del centralismo se pierden oportunidades de mejorar la economía sobre todo la economía a nivel de familia. Y la gente se queja pero nadie los escucha, si hay una razón válida o no nadie la dice, si hay alternativas como la que mencioné de la aduana no se debate ni se modifica nada.

      • Entonces los que pueden viajar fuera de Cuba no son cubanos ni tampoco los que trabajan para empresas extranjeras o los pocos que pueden pagar pagar un carro. Y tampoco son cubanos los que contraten los emprendedores en caso de tener exito

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s